Cómo hacer link building

Cómo hacer Link Building con contenidos optimizados

José Fermín
Ni gifs animados, ni fotos de gatitos, ni videos de Pewdiepie. Al contrario de lo que muchos piensan, la cosa más importante para mantener el buen funcionamiento del Internet son los vínculos, esos pequeños vínculos que nos llevan de un lugar a otro en la red y hacen del Internet un lugar tan interactivo.

¡Si, así es! No son solo capaces de ligar un asunto a otro, sino también de medir la relevancia de una determinada página. Los vínculos siempre estuvieron presentes en la historia del Internet y hasta el día de hoy son usados como indicadores de popularidad para un determinado contenido online.

Sin embargo, como mucha gente que está deseando aprender a escribir para la web, tal vez todavía no sepas cuál es la relación que existe entre la creación de vínculos (o link building) y el éxito de un sitio. En este texto, intentaremos resolver todas tus dudas y explicar cómo mejorarás tus resultados haciendo buen uso de esta herramienta.

¿Te gusta la idea? ¡Iniciemos!

 

Entendiende lo que es el Link Building

Antes de todo, para que puedas saber lo útil que es el link building, es bueno mirar un poco hacia atrás para entender porque rayos los links son tan importantes para la clasificación de una página dentro de la web. Pero no te preocupes, no vamos a volver mucho tiempo atrás, solo unos 30 años.

¡Exactamente! Hace varias décadas, cuando no existía Google ni Yahoo y el Internet era cosa del submundo nerd, ni esa historia de clasificar un sitio dentro de la red, o de intentar hacer que un contenido apareciera en frente de otro; existían los vínculos o links. Lo demás no existía porque no había una herramienta que buscase todo el material presente en la web. Así de simple.

Por eso, con la popularización del Internet y con la llegada de los motores de búsqueda, la cosa fue cambiando poco a poco hasta que fue necesario pensar en un sistema que sacase el máximo de las páginas online y las clasificara de acuerdo a su relevancia en el medio, aprovechándose de la existencia de los vínculos. Y para medir esa relevancia del contenido se pensó en un método que hoy conocemos como pagerank.

 

De acuerdo, ¿pero qué es pagerank?

Desarrollado en 1995, pagerank es una evaluación de relevancia (de 0 a 10) que mide la cantidad, calidad y el contexto de los vínculos para una determinada búsqueda en la red. Esta es la misma evaluación que, algún tiempo después, fue usada como base para el algoritmo de búsquedas de Google y que está presente hasta el día de hoy. ¿Pero cómo funciona esa evaluación?

Es muy simple: primero, ve la cantidad de vínculos que apuntan a una determinada página; y ahí vale tanto los vínculos internos de tu sitio como de las redes sociales y hasta los blogs de tus amigos. Después, mide la calidad de esos vínculos, observando si entre ellos hay algún nombre con relevancia en Internet. Finalmente, evalúa si el contexto de aquel vínculo es correcto. Con esos tres puntos evaluados, el sistema presenta una lista de resultados y voilá!: tenemos la nota del pagerank.

Ahora que ya sabes la importancia de pagerank para los resultados de Google, te podemos explicar un poco más sobre el link building y de cómo entra en esta historia.

 

De vuelta al link building

De forma bien directa, el link building es la creación de vínculos dedicados a mejorar el pagerank de un sitio o hasta de una determinada página web. Todavía, como sabemos que el análisis de pagerank no solo envuelve la cantidad, sino también la cantidad y contexto de los vínculos, no es suficiente colocar un montón de referencias en una página y esperar a que eso funcione.

Para que esas referencias traigan resultados, debemos saber cómo y dónde colocarlas, tanto dentro como fuera de nuestro sitio. Y como estamos aquí para eso, te mostraremos cómo usar correctamente esos links en tus textos para web.

 

Cómo usar links internos

Primero vamos a hablar sobre la parte más fácil del trabajo de link building, que es la generación de links para el contenido interno de un blog o de un sitio.

Como puedes ver, tener referencias internas en tus contenidos es de extrema importancia para la buena clasificación de una página dentro de Google. Sin embargo, mucha gente olvida hacer auto referencias en sus contenidos, llevando a sus lectores a más artículos externos que internos. Aunque eso es algo que puede ser fácilmente resuelto con algunos de los consejos que dejaremos por aquí.

 

Ten en mente aquellas cosas de las que escribiste antes

Como mencionamos en otro artículo, es muy importante estudiar para producir contenido de calidad para blog. En ese estudio también hablamos respecto al contenido ya producido para el blog de tu cliente o para tu blog personal.

Por eso, antes de comenzar a escribir algún artículo, ve si existe algún material de tu propio sitio que pueda ser insertado por ahí y que sea relevante para aquel asunto.

 

¡Divide y conquistarás!

Otra forma bastante eficaz de producir buenos links internos para tu sitio es creando materiales que pueden ser divididos en partes (como series sobre autores donde puedes hablar semanalmente, vinculando siempre el contenido actual con los anteriores).

 

Amplía tu contenido

Si escribes para algún sitio web que también produce podcasts, videocasts y otro tipo de contenidos para web, puede ser una buena idea vincular tus artículos con otro tipo de multimedia – especialmente si hay alguna manera de producir todo sobre el mismo tema.

De esa forma, además de crear un buen sistema de link building, también amplías la experiencia del visitante con aquel contenido generando una experiencia más rica para él.

¿Viste como no es muy difícil crear buenas referencias para tus propias páginas? Pues entonces, ahora ha llegado el momento de hablar sobre la etapa más complicado del link building: cuando buscamos que nuestros links aparezcan en otros sitios.

 

Cómo usar links externos

Como explicamos previamente, tanto la cantidad como la relevancia de los links externos son partes muy importantes para la clasificación de nuestra página en Google. Sin embargo, sabemos que eso no es una tarea fácil de ser realizada.

Bien, no es fácil pero tampoco imposible, ya que así como existen consejos para producir vínculos internos para tu contenido, también existen otros para intentar colar uno que otro link en sitios externos al tuyo. Como por ejemplo:

 

Velocidad

Nada mejor para intentar promover un artículo que ir con alguna polémica o hype actual. Y, puedes tener la certeza, eso siempre funciona.

Hacer un artículo sobre la presentación de Lady Gaga en el Super Bowl inmediatamente después de la competición, funciona. Responder artículos polémicos de un Medium con otro artículo de un Medium, funciona. Pero todo eso depende de una cosa: velocidad. Es necesario medir tus tiempos de manera correcta para que el material tenga relevancia.

 

Representatividad

Otro asunto muy importante que ya abordamos aquí en nuestro blog es la necesidad de pensar en las personas correctas a la hora de escribir tu contenido. Y pensar correctamente en este aspecto te puede ayudar mucho a aumentar las probabilidades de colocar tu contenido en otros sitios.

Por ejemplo: quien escribe un texto defendiendo a los taxis frente a Uber hoy en día, tiene grandes probabilidades de ver su contenido publicado en sitios enfocados en agradar a ese público.

Basta con crear un material que converse de verdad con un determinado público que busca ser representado de alguna forma en ese momento.

 

Contenido atemporal

Así como las publicaciones con los asuntos más hypeados tienen su oportunidad de ser compartidos, existen otros que siempre pueden ser encontrados y vinculados por ahí. Son aquellos contenidos atemporales que puedes ser leídos y releídos en cualquier época y continúan siendo relevantes. Especialmente si los estás actualizando periódicamente.

¿Quieres ver un ejemplo? Artículos con contenido histórico. A pesar de no ser un tipo de investigación con mucho volumen en la web, siempre existe alguien buscando material relacionado a una determinada etapa de la historia. Por eso, si puedes crear un buen contenido sobre eso, es fácil que te encuentren por mucho tiempo.

Ahora, nada te impide continuar con las viejas costumbres y procurar mantener contacto con otros productores de contenidos para que quieran intercambiar vínculos contigo.

Pues entonces, ahora que ya sabes qué es el link building y cuál es su importancia para la creación de un buen contenido para web, no te olvides siempre de echarle un ojo a los vínculos internos de nuestros artículos y también a nuestras referencias. A final de cuentas, como descubriste aquí, escribir para alguien no envuelve solo escribir: es también pensar en la relevancia de aquello que estás diciendo al lector.

¿Te gustó el artículo? ¡Entonces compártelo con tus amigos y si tienes una duda, cuéntanos en los comentarios!