Cómo usar subtítulos en un texto

Divide y conquistarás: cómo usar subtítulos en tu texto

José Fermín
¿Te ha sucedido que estás buscando algo en Internet y te cruzas con un texto que luce como un bloque? En ese tipo de estructura es imposible encontrar una dimensión y da la impresión de que se trata de un texto pesado y tedioso de leer. Por mucho que te interese el tema, es muy probable que desistas de leer todo el material, ¿cierto?

Los subtítulos son frases puesta a lo largo del artículo, constituyendo diferentes bloques de texto y enriqueciendo el contenido que el título promete. Son una herramienta extremadamente importante para artículos web porque ayudan a organizar, visualizar y comprender la información.

Preparamos esta guía para que puedas entender un poco más sobre cómo usar subtítulos y, consecuentemente, hacer un texto genial para Internet. ¿Listo?

¿Para qué sirve un subtítulo?

Normalmente, los internautas procuran contenido de lectura fácil y rápida. Un texto fragmentado en subtítulos permite a la persona hacer una especie de escaneo. El lector analiza si realmente el contenido se ajusta a lo que está buscando y obtiene una previa del tema que será tratado.

Los subtítulos también hacen que el texto se vea más organizado. Son herramientas para introducir y separar los temas en diferentes secciones del texto, facilitándole la tarea a quién busca una información aislada. Así, la lectura se hace más fluida y direccionada.

Imagina que te distrajiste e interrumpiste tu lectura de un  artículo por cualquier motivo. Si el texto era largo y sin divisiones, probablemente te demorarás en encontrar el sitio en el que te quedaste o, incluso, podrías desistir de leer. Con los subtítulos, la lectura interrumpida puede ser retomada con más facilidad, ya que es muy probable que el lector recuerde el tema en el que se quedó.

¿Cuál es la relación entre subtítulo y palabra clave?

Siempre que sea posible, debes usar la palabra clave de tu texto en un subtítulo – recuerda que eso debe suceder de manera natural, sin forzar la presencia de la frase. Poniendo en práctica las técnicas de SEO, tu blog será encontrado fácilmente y aparecerá en las primeras páginas de los motores de búsqueda, como Google.

Si la palabra clave de tu texto es “subtítulo”, por ejemplo, una forma de utilizarla sería: ¿Cómo hacer un subtítulo eficiente?

¿Cómo hacer un subtítulo eficiente?

¿Sabías que el título es una promesa que el contenido del texto debe cumplir? Los subtítulos funcionan de una manera similar: la información que ellos representan debe obedecer a su propuesta. De otro forma, el lector se frustrará y abandonará la lectura – haciendo que tu contenido pierda credibilidad y afectando, por consecuencia, tu imagen.

Otra cuestión importante es no responder con un subtítulo lo que el texto entero debe presentar. Para evitar que, en el momento que el lector “dé un vistazo” al contenido,  identifique su respuesta y pierda el interés en leer el texto hasta el final.

Crea listas enumeradas

¡Todos los subtítulos deben estar relacionados con el título del texto! Por eso, presta atención a la propuesta de tu artículo. Si el título es “6 consejos para abrir tu tienda virtual”, cada tema debe presentar un consejo. Esto es coherencia. Comunica autoridad y seguridad.

La propuesta de ese tipo de texto es instigar la curiosidad del lector y hacer que tenga la voluntad de descubrir cuál será el próximo consejo – evita que la lista sea larga o demasiado corta.

Si pretendes destacar alguna idea o necesitas citar información en los tópicos, haz también uso de bullet points.

Apuéstale a las preguntas

Cuando usas una pregunta en tu subtítulo es como si dieras una consultoría al lector, permitiéndole que exprese sus dudas y sienta que estás preparado para ayudarlo. Por ejemplo:

  • ¿Qué es un software de gestión?
  • ¿Cuándo debo cambiar mis neumáticos?
  • ¿Cuáles son los síntomas del dengue?
  • ¿Cuáles son los beneficios de ese sistema para mi empresa?

Usa verbos en imperativo

Al seguir este consejo, estás contribuyendo a que el lector tenga confianza en tus palabras. Da orientaciones claras que pueden ser transformadas en acciones prácticas. Un subtítulo vago, además, es señal de duda y acaba siendo ignorado.

Observa el subtítulo de arriba. En él, usamos un verbo en imperativo como una forma de inducir que lleves a cabo una acción – en este caso, usar verbos en imperativo en tus subtítulos.

Algunos ejemplos que puedes usar como base son:

  • Produce contenido de calidad;
  • Crea a la persona;
  • Personaliza tus mensajes;
  • Mejora tus resultados;
  • Evita escribir por períodos largos.

Mientras tanto, ten en mente que si sigues nuestros consejos, pero exageras en el tamaño del contenido, escribes párrafos muy largos y no haces un formateo de calidad, todas tus estrategias habrán sido en vano.

Y ahí tienes, querido lector, ¿te gustaron nuestros consejos? ¿Ya sabías todas estas funcionalidades del subtítulo? ¿Tienes alguna duda? ¡Si es así puedes contar con nosotros! ¡Solo deja tu comentario!