Diferencias entre texto web y texto impreso

¿Cuál es la diferencia entre un texto para web y un texto impreso?

José Fermín
Cuándo quieres conocer más detalles sobre algún tema, ¿cuál es tu primera reacción?

La mayoría de las personas van enseguida a buscar en Internet – más específicamente, en Google – y es muy probable que tú seas una de esas personas, sino no estarías leyendo este post, ¿correcto?

 

Hoy en día, el universo digital es la mayor fuente de información que existe y le ha robado el protagonismo a los medios impresos.

 

Una leída rápida en la página de un blog, ya es suficiente para darse cuenta que el tipo de texto en un medio impreso es muy diferente. Pero, ¿sabes cuáles son las diferencias? Bueno, si estás un poco perdido con esa pregunta, ¡entonces es señal de que esta publicación puede ser más importante para tus textos de lo que imaginas!

 

Acompáñanos en el texto de hoy para que entiendas un poco más sobre las diferencias entre estos tipos de contenido.

 

El medio de comunicación hace al lector

El perfil del lector de artículos online es muy diferente del de aquellos que se sientan a leer el periódico el domingo: en el mundo virtual, pocos minutos son suficientes para conseguir la información que deseas. Si captar la atención del público objetivo era algo difícil en los tiempos de los medios impresos, imagina lo complicado que es cautivar al lector ahora que solo cuentas con unos pocos segundos.

 

Además de eso, existe otro detalle importante que dificulta el proceso: el universo virtual ofrece muchas opciones al internauta. Normalmente, el usuario tiene varias ventanas abiertas al mismo tiempo, y si el contenido no fue atractivo y satisfactorio, basta un clic del lector y ¡hasta pronto! Perdiste la oportunidad de que lean tu texto.

 

El lector actual es dinámico, rápido y, muchas veces, ansioso. Por eso, a la hora de escribir un texto para la web, es importante tener en consideración algunos principios que hacen que ese tipo de publicación sea esencialmente diferente de los textos impresos.

 

La formalidad (o falta de ella)

Los textos en Internet acostumbran ser más informales que los medios impresos – salvo algunas excepciones de textos más técnicos – y acostumbran permitir cierto grado de personalidad al momento de expresar las ideas de opiniones de una forma más directa.

 

En un periódico impreso, por ejemplo, ese grado de personalidad solo sería posible en crónicas. El lenguaje periodístico tiende a ser más serio y objetivo, sin mucho espacio para la informalidad.

 

Sin embargo, a pesar del tono más relajado, es preciso tener moderación a la hora de escribir para la web. Las publicaciones de blog acostumbran ser más abiertas a comentarios personales, un lenguaje más informal y próximo al lector, aunque sigue siendo importante que el autor esté atento al tipo de texto que construye y al lenguaje adoptado por el blog. Ten cuidado a la hora de tomar partido o expresar opiniones: el “yo creo que” nunca es una buena idea. ¡Vale recordar que el sentido común es el mejor amigo de cualquier escritor!

 

Los hipervínculos y la nueva experiencia de lectura

Una de las grandes innovaciones traídas por la era digital y móvil ofrecida al lector. Por medio de los hipervínculos, es posible conducir al lector de una publicación a otra que complementa su lectura y además genera tráfico para el blog – ¡todo el mundo gana!

 

Ahora piensa en esa experiencia en los medios impresos: estás leyendo un periódico y quieres saber más sobre un determinado tema. Para eso, será necesario buscar otros ejemplares o hasta otros medios de comunicación para profundizar en el asunto. En Internet, ese problema es fácilmente resuelto con el uso de los hipervínculos que te llevan a las respuestas que necesitas en un clic.

 

Pero no te olvides de un detalle muy importante: los hipervínculos en exceso, en palabras que no tienen nada que ver con el contenido o que no tienen relevancia, fatigan la lectura y pueden convertirse en puntos de escape de tu texto – además de hacer que tu post pierda posiciones en los grandes buscadores. Siendo así, evalúa el contenido y haz vínculos en palabras o términos que realmente son significativos para tu texto.

 

Interacción: el interlocutor activo

Otro punto que diferencia los textos para la web de los textos impresos es la posibilidad de comunicación entre el autor y el lector, lo que hace que la experiencia sea más dinámica e interactiva.

 

Mientras que en un periódico o en una revista el lector se ve restringido a absorber la información, en las publicaciones de los blogs o textos de las redes sociales es posible compartir el contenido y hacer comentarios con dudas, sugerencias e ideas.

 

Eso no beneficia solo al lector: por medio de los comentarios es posible tener una retroalimentación real sobre lo que los lectores están pensando sobre tus artículos. Midiendo el número de likes y shares, es posible saber también cuál es la verdadera relevancia de tu contenido. Utiliza Calls to Action interesantes e invita a tu lector a comentar y compartir el artículo.

 

Formato dinámico

Imagínate abriendo un periódico: en la parte de arriba, ves machetes destacados con pequeñas descripciones de las noticias e imágenes de manera muy similar a las páginas iniciales de los blogs, ¿no es así? Pero la gran diferencia en lo que se refiere a formato de textos impresos y para web son las “pausas” y los espacios en blanco.

 

Puede sonar extraño, pero, para el lector de Internet, los espacios entre los párrafos, el uso de bullet points y de subtítulos dividiendo las secciones del texto son indispensables para tomar la lectura y hacerla más dinámica.

 

¿Recuerdas cuando hablamos sobre la rapidez a la hora de leer? Para el lector apurado, conseguir encontrar la información que necesita con agilidad es esencial para tener una buena experiencia de lectura. En un texto corrido de periódico, con el formato tradicional, ese grado de dinamismo sería prácticamente imposible.

 

¿Tienes una buena idea de cómo los textos para la web son diferentes de los textos hechos para medios impresos?

 

Si quieres convertirte en un buen redactor, mantén presente estas diferencias y usa y abusa las ventajas del Internet. ¡Tu lector te lo agradecerá!

 

Y entonces, ¿te gustó el post? ¿Conseguiste recordar alguna otra diferencia esencial entre las publicaciones para web y los medios impresos? ¡Cuéntanos en los comentarios!