edición de textos

Todo lo que necesitas saber para hacer una edición de texto ejemplar

José Fermín
Independientemente del tipo de texto, el cuidado de la gramática, la adecuación del tono, la atención a la ortografía y el dominio de la puntuación son necesidades básicas para cualquier editor, ¿verdad?

Si también has decidido aventurarte en la vida del editor y piensas que tener eso es suficiente, ¡estás muy equivocado! La verdad es que para hacer una edición de texto ejemplar necesitas mucho más.

Pero, ¿entonces qué necesitas para hacer que tu trabajo suba al siguiente nivel? ¿Para pasar de novato a profesional? Pues, el secreto está en los detalles, especialmente cuando se trata de la edición online. Y es exactamente sobre eso que hablaremos en la publicación de hoy, con consejos sencillos y prácticos para que cualquier cliente quede satisfecho. ¿Preparado para el reto? Si lo estás, mantén los ojos abiertos y toma nota:

 

Formato

Vamos a empezar por el formato, el primer ajuste que se debe hacer antes de empezar cualquier revisión. Créeme: ¡acomodar todo ayuda mucho a ver los errores!

Un camino de Enters  sin propósito, párrafos no justificados y subtítulos con diferentes formatos, no ayuda en absoluto. Por lo tanto, el primer paso es establecer un modelo para empezar a poner orden.

¿Quieres una pista? Todo justificado, con la inclusión del apropiado espaciamiento después de los párrafos y títulos. Por lo tanto, primero limpia cualquier señal de formateo de texto y selecciona texto normal, con espaciamiento después del párrafo y deja el texto justificado.

Los subtítulos pueden, en principio, estar en título 2, en cuyo caso, si tiene un sub-subtítulo, se selecciona el título 3 y así sucesivamente, siguiendo la jerarquía de los subtítulos. Puede parecer mucho al principio, pero con el tiempo se convertirá en un hábito automático.

Ah, y sólo un detalle más: eliminar los espacios dobles es lo que separa a los editores malos de los meticulosos. Cuidar este detalles es también parte del trabajo, ¿de acuerdo? Y, para demostrar tu profesionalismo, basta con añadir a su lista de hábitos la costumbre dar un simple “ctrl + H” y sustituir los espacios dobles por simples. ¡Esto por sí solo ya encuentra todas estas anomalías y las repara de una vez!

 

Título

Texto formateado, vayamos al título. De hecho, lo mejor es no cambiar el título demasiado, pero hay veces que es necesario hacer excepciones.

¿Tiene un error de digitación o de ortografía? ¡Es tu obligación encontrarlo!

¡Imagínate empezar a leer una producción con un descuido de ese tamaño! Ahí se va la credibilidad restante del texto y por cierto, todo tu trabajo. Del mismo modo, si el título tiene el formato “X algo”, y el número no corresponde con el contenido, asegúrate de cambiarlo. Después de todo, la primera impresión es lo más importante, así que intenta verte bien bien de entrada.

 

Introducción

Nos guste o no, en la práctica es común que la mayor parte del tiempo y del esfuerzo de la revisión se inviertan en la introducción. No es que el resto del contenido sea menos importante, pero es al principio del texto donde se captura o se pierde por completo la atención del lector.

Por lo tanto, si permites que se queden media docena de líneas introductoras que no aportan nada nuevo al lector ni atraen su atención simplemente porque están gramaticalmente correctas, es una falta grave a tu responsabilidad como editor de texto.

Así que, aunque no seas el mayor experto del mundo en agregar un infalible atractivo a cada introducción, puedes hacer uso de un recurso que dominas: el lenguaje. Hay mil maneras de decir exactamente lo mismo de una forma más interesante y, obviamente, otras muchas de decirlo de manera aburrida.

En este contexto, puedes cambiar el orden de las ideas, las palabras o incluir preguntas, siempre y cuando seas meticuloso y analítico al hacerlo. Si te das cuenta que la introducción realmente deja mucho que desear y tienes algo de tiempo, puedes realizar una búsqueda rápida en Internet para encontrar información valiosa que te ayudará a colocar insights interesantes para mejorar el contenido. ¡Haz la prueba!

 

Subtítulos

¿Están el título y la introducción en orden? Entonces ahora toca avanzar al desenvolvimiento del texto para asegurarnos que todo está bien.

Piensa en esto: si los subtítulos están mal, el enfoque del texto puede perderse. Por eso, el formato ideal para “X algo”, es que cada una de esas cosas se convierta en un subtítulo.

Por ejemplo, si tomas un post con el título “X colores absolutamente impresionantes” para editarlo, uno de los subtítulos puede ser de color amarillo, otro rojo, otro violeta y así sucesivamente.

Incluso si el título es “¿Qué debe hacer para eliminar el estrés a diario,” cada subtítulo debe consistir en una propuesta para cumplir con esa meta. No es tan difícil, ¿no?

Y si todavía te queda alguna duda, debes tener muy claro que los contenidos de texto corrido no son una opción para la edición web. Toma como regla que la cantidad mínima aceptable de subtítulos es de 3, teniendo en cuenta un artículo de 500 palabras.

¿El texto llegó sin ninguna división, como si fuera un gran bloque de información? ¡Endereza el contenido para que se vea mejor! Seguro no es necesario recordarte que los subtítulos necesitan estar estandarizados, ya que esto ayuda a hacer la lectura más clara y escaneable.

¿Uno de los subtítulos está en forma de pregunta, otro comienza con un verbo imperativo y el tercero con una cita bibliográfica? Elije el modelo que mejor se adapte tanto al título como al contenido y mantenlo. Se ve muy mal tener distintos tipos de subtítulos.

 

CTA

Todo el contenido tiene que tener un principio, desarrollo y final, y estar acompañado por la cohesión y la coherencia, como probablemente ya sabes de sobra.

Pero, ¿también sabes cual es una de las mejores herramientas a tu disposición? El famoso CTA o Call to Action. En caso de que seas el editor más novato del universo, vale la pena mencionar que el CTA no es más que una llamada a la acción que se encarga de crear la proximidad deseada entre el lector y la marca.

Para esto, se le puede invitar al visitante a que descargue un determinado e-book previamente publicado en el portal del cliente, que vaya a la página de la empresa en las redes sociales, que comparta el material que acaba de leer,  que complemente la lectura con otro contenido relacionado o simplemente que comente en el post.

¿El escritor saltó esta lección, incluyendo un párrafo final con el fin de sumar el número mínimo de palabras para aquél material? Entonces es tu responsabilidad mejorar el CTA para que se dirija a la persona y se ubique en la etapa del embudo de ventas en la que se encuentra esta.

 

SEO

Además de esos detalles que se deben revisar en cada parte del material, hay otros detalles que son especialmente aplicables al texto como un todo, y que son responsables de incrementar el valor inestimable del contenido: palabras clave y link building. Estas son partes esenciales de las estrategias de SEO, e incluso de esos recursos que dan buena forma al texto y demuestran tu pericia a la hora de editar contenidos web.

Si el escritor se olvidó de agregar los términos pedidos por alguna razón, tampoco está demás ponerle un poquito de esfuerzo y buscar publicaciones relacionadas. ¡Manos a la obra!

Busca rápidamente por el blog del cliente alguna nota sobre el tema en cuestión, y no te olvides de incluir tanto las palabras clave explícitas como sus variaciones a lo largo del material. El ranking de las herramientas de búsqueda lo toma muy en cuenta, ¡así como tu reputación de buen editor!

Con todo esto en mente (y por supuesto, con tu dominio del español), hay un montón de oportunidades de trabajo y de obtener comentarios positivos.