Mitos de SEO

Los 17 mitos de SEO que perjudican tu estrategia y tus resultados

Redactor Rock Content
¿Cómo va tu estrategia de SEO? ¿Más o menos? Pues, puede estar trabajando con 17 mitos de SEO que perjudican tu resultados, ¡descubre cuáles son!

El SEO es un tema rodeado por diversas teorías y prácticas sobre factores de posicionamiento, penalizaciones y actualizaciones de algoritmos. Es tanta información que a veces, es difícil filtrar lo que es cierto o errado.

Y, para complicar un poco más las cosas, este es un tema bastante dinámico.

Por ejemplo, una técnica que funcionaba bien hace algunos años, puede no tener efecto alguno actualmente.

Así como existen las prácticas que resultaban inútiles, pero que todavía ejercen un peso significativo en los resultados de búsqueda.

Esta confusión caracteriza bien los mitos de SEO. Estos son algunos de los mayores villanos de los profesionales de marketing, que luchan arduamente para poner a tu sitio o blog, en la primera página de Google.

Por esta razón, vamos a apuntar y a derrumbar los 17 mayores mitos de SEO que están dificultando tus estrategias de marketing digital. ¡Acompáñanos!

1.   Los principales resultados de búsqueda son rápidos de alcanzar

El primer mito a ser eliminado es que el SEO puede producir resultados a corto plazo. Así como el marketing de contenido, las estrategias de optimización para motores de búsqueda necesitan de más tiempo para atraer un retorno perceptible.

Eso dependerá mucho de la competencia por las palabras clave escogidas. Por ejemplo, si vas a comenzar un trabajo de SEO sobre el término “marketing digital”, debes saber que debes sudar bastante la camiseta para lograr un espacio en la primera página.

A final de las cuentas, se trata de una palabra clave con una enorme competencia, donde las agencias de marketing, universidades y blogs especializados, disputarán el mismo espacio.

Por eso, se recomienda mucho apostar a las palabras clave de cola larga, como “curso de marketing digital” o “marketing digital para principiantes”.

Además de ser más específicas y segmentadas, la competencia es menor. Por lo tanto, la cima podrá ser alcanzada con menores dificultades.

2.   La cima está garantizada después de la conquista

Si después de mucho trabajo, conquistaste el top 3 del posicionamiento de Google o de Bing para una de las palabras clave, ¡felicitaciones!  ¿Eso es señal de que ahora la publicación debe ser dejada allí para no perder el trono? ¡De ninguna manera!

¿Cuáles garantías tienes de que otro competidor no va a mejorar un artículo o una página que perdió lugar en la clasificación anterior?

También puede suceder que el abordaje que hayas hecho un año ya sea desfasado para el siguiente. Es como escribir sobre SEO, ya que las nuevas técnicas y teorías son abordadas a lo largo del tiempo.

Por lo tanto, mantente atento constantemente con el posicionamiento de tus páginas en el posicionamiento y, si es necesario, actualízalo con nuevas informaciones y datos.

3.   Las palabras clave se volvieron irrelevantes

Muchas personas pensaron que, después del lanzamiento de Google Hummingbird (nueva versión del algoritmo de Google implementado en el 2013), las palabras clave perderían toda su fuerza como factor de búsqueda.

El hecho es que las palabras clave siguen siendo muy importantes, en vista de que aún es la manera más fácil de que Google corresponda a un sitio en una búsqueda hecha en su campo de búsqueda.

La diferencia es que el algoritmo se volvió más inteligente. Este sabe enviar resultados de “Fútbol Sala” para las personas que busquen “Futsal”, así como mostrar “notebooks” para quien busca por “laptops”, por ejemplo.

En fin, Google ha hecho que la relación entre los sitios, resultados de búsqueda y entre los usuarios sea más natural. Pero las palabras clave continúan siendo muy importantes en este filtro.

4.   Guest blogging no da más resultados

En los años 2014 y 2015, diversas publicaciones sobre la muerte del guest blogging aparecieron en los sitio web y blogs que hablaban de SEO.

La verdad es que la práctica de escribir como invitado en otras páginas nunca ha sido condenada por Google, es más, es difícil para el algoritmo identificar un guest post.

Los sitios que estaban siendo penalizados eran aquellos que enviaban links a otras páginas de forma exagerada, sin tener contexto o un enlace lógico entre los contenidos.

Google entendía eso como una práctica maliciosa y ponía a los malos sitios a perder el posicionamiento e incluso llegaba a removerlos de su indexación.

El Guest blogging bien hecho, con contenidos de calidad en páginas relevantes, que tengan que ver con tu blog y direccionen a links contextuales, sigue funcionando muy bien.

5.   Todo el link externo recibido es bienvenido

Este es un argumento que comenzamos a desmitificar en el tópico anterior. La cantidad de links recibidos de otros sitios no son la misma cosa que hablar de calidad.

Por ejemplo, si tienes un blog que habla sobre fútbol y recibe muchos links de sitios sobre moda, celulares o informática, puede ser malo.

Al final, como Google no ve la relación entre esos temas, y probablemente entre los contenidos tampoco, es natural que lo entienda como una tentativa de engañar el algoritmo.

Google siempre consideró el link building como una de las principales maneras de crecer en el posicionamiento, desde que esos direccionamientos tengan sentido y relevancia.

6.   Todo link externo enviado es malo para tu sitio

Si es tan bueno que tu sitio reciba links relevantes de otras páginas, ¿por qué no podrías hacer lo mismo?

Pues sí, hay mucha gente que cree que enviar links a otros sitios va a expulsar sus visitantes.

La pregunta aquí no es perder tráfico, pero sí apreciar por una buena experiencia de aprendizaje del público.

Por ejemplo, si traes un dato de una investigación hecha por otro sitio, haz un redireccionamiento a esa página. Las demás informaciones de ese tipo, pueden interesar a tu público.

Además de ayudar a tus lectores, puedes ganar algunas menciones de esos sitios, pero es importante avisarles que están siendo enlazados.

En fin, se trata de aquella vieja frase: “gentileza genera gentileza”.

7.   Las meta descripción no son importantes

Quien consume SEO como contenidos hace ya algún tiempo debe haber leído que las metas descripciones (aquellas que quedan debajo del título de la página en los resultados de búsqueda) no ejercen una influencia directa en la clasificación.

Realmente, estas no son un factor de posicionamiento. No obstante, no podemos olvidar que conversan directamente con el público. Son espacios de hasta 160 caracteres que pueden y deben ser usados para convencer a los usuarios que hicieron clic en los títulos.

Por lo tanto, si esta puede influir en la decisión de las personas, ¿por qué no sería relevante para los resultados de búsqueda?

8.   Google encontrará tu nuevo contenido rápidamente

Otro mito que corre por las prácticas de SEO es que basta con que publiques una nueva publicación en tu blog para que Google lo indexe prontamente.

Sentimos mucho decirte que Google no hace ese tipo de magia. Alguien o algo necesita notificar a los algoritmos que una nueva página ha sido puesta al aire. Sin una indicación, este proceso podrá demorar algunos días en suceder.

Por otro lado, puedes facilitar la vida del buscador si usaras algún tipo de plugin que genere y actualice el mapa de tu sitio automáticamente (como Google XML Sitemaps, para WordPress) o compartir la publicación en alguna red social.

9.   Contenidos largos no son garantía de conquista del primer lugar en los resultados

Muchos creen que cuanto más palabras tenga un artículo, mejor posicionado será. Pero una vez más caemos en el mito de que la cantidad es más importante que la calidad.

No hay garantías de que un texto con más de 2 mil palabras será mejor posicionado que uno de 800 para una misma palabra clave o asunto.

De un modo general, estos pueden incluso posee un desempeño mejor por ser detallados y presentar más información, sin embargo, esto no es regla.

Un texto de 800 palabras, siendo conciso, objetivo y bien explicativo sobre un determinado tema, puede agradar mucho más a los usuarios y, consecuentemente, Google.

10.     Cuanto mayor sea la cantidad de páginas, mejor será el posicionamiento del sitio

Otro grave error esta en la relación cantidad-calidad que tiene que ver con el número de páginas en tu sitio.

Querer que los motores de búsqueda indexen más páginas sobre una palabra clave no hará que tu dominio suba en la clasificación – a no ser que esas páginas creadas tengan un alto grado de relevancia y calidad.

Pero, de modo general, es más ventajoso hacer un único artículo pero completo sobre un asunto en vez de dividirlos en varias páginas.

Al final, es mejor tener una página excelente en los principales resultados que varias medianas al final de la primera, en la segunda o en la tercera páginas de Google.

11.  Campañas de links patrocinados ayudan en los resultados orgánicos

Anuncios en Google Adwords pueden incluso hacer que tu sitio aparezca en el top de los resultados de búsqueda, pero no de los orgánicos. Una cosa no tienen nada que ver con la otra.

Los dos medios utilizan criterios bien distintos. La principal diferencia está en uno de los métodos de clasificación de Adwords, que es el valor pago para una determinada palabra en la subasta.

Aún así, lo recomendado es trabajar con las dos estrategias al mismo tiempo, ya que se complementan de los que compiten entre sí.

12.  Las redes sociales no afectan en nada la clasificación de los motores de búsqueda

Esta puede ser considerada una polémica en el universo del SEO, ya que no hay nada que pruebe que, por ejemplo, una publicación muy compartida en las redes sociales tenga como garantía, un mejor posicionamiento.

No obstante, debe ser considerado más el factor humano que el algoritmo de Google. Al final, si una publicación está siendo compartida e ingresada por una gran cantidad de personas, eso serán una señal de que la página es relevante.

¿Quieres conocer más al respecto? Ingresa aquí: Mito y realidad de lo que es el SEO Social.

13.  Optimizar imágenes es una bobada

Quien se olvida de esto, puede llegar a desconocer prácticas importantes como insertar una etiqueta alt text, llenar la descripción o ajustar el nombre del archivo de la imagen.

Son tres acciones simples, pero que hacen que Google y otros motores de búsqueda lean las imágenes que publicas en tu sitio.

Esto impactará positivamente tanto en las búsquedas textuales como en las búsquedas de Google Imágenes.

14.     La búsqueda de palabras clave es innecesaria

Este mito puede ser derrumbado con dos argumentos. Lo primero es que, como las palabras clave siguen como uno de los principales criterios de calificación de páginas, la búsqueda continúa siendo necesaria para encontrar los mejores términos para cada página.

El segundo es que no siempre el insight o intuición tienen las mejores sugerencias de palabras clave. Trabajar con datos que revelan la relevancia y la popularidad de los término es mucho más segura, ¿no es verdad?

Por lo tanto, continúa haciendo la búsqueda de palabras clave y no dejes de lado las herramientas que pueden ayudar con esto, como Keyword Planner y SEMrush.

15.  Palabras clave en el dominio tiene un mejor posicionamiento

De unos años hacia aquí, tener la palabra clave principal en el dominio ya no significan mucha cosa para los resultados de búsqueda.

Antiguamente, si un taller especializado en la manutención de carros importados  o tu sitio como www.mecanicadecarrosimportados.com.br, tenía más oportunidades de aparecer en los primeros resultados para las búsquedas por “mecánica de carros importados”.

Actualmente, el contenido y la usabilidad de la página son otros factores más importantes, ya que eso hace más la diferencia en el público de lo que el dominio del sitio.

16.    Las etiquetas de cabecera influyen directamente en la clasificación de los resultados

Este es un mito que todavía no acostumbra a ser bastante propagado por la internet. En primer lugar, no queremos desvalorizar las famosas etiquetas H1, H2, H3, etc., que sirven para clasificar y organizar jerárquicamente el contenido de una página.

Estas nos ayudan a dividir un texto en bloques y a facilitar nuestro entendimiento sobre el contenido. Para los motores de búsqueda, las etiquetas también ejercen esa función de jerarquizar un contenido.

No obstante, no son consideradas factores de posicionamiento. Pero sí es importante usarlas, pues, las etiquetas, al contribuir con la experiencia de navegación del público, influyen indirectamente en clasificación de las páginas.

17.    Si el contenido es excelente, eso será suficiente para posicionar bien

Un contenido útil, valioso y memorable para el público, puede traer innumerables beneficios para una página, pero este no hará todo el trabajo de posicionamiento solito.

Al final, si los otros sitios están escribiendo contenidos tan buenos como el tuyo para las mismas palabras clave, ¿qué te estaría diferenciando en la clasificación?

Es en esos momentos es que otros factores pesan en la balanza, como:

  • Cantidad y calidad de links externos recibidos;
  • Número de veces  que se comparte una publicación en las redes sociales;
  • Imágenes optimizadas;
  • Buena usabilidad;
  • Diseño responsivo
  • Velocidad de carga, etc.

El problema de estos mitos de SEO es que muchos de ellos se volvieron prácticas y pensamientos habituales de diversos profesionales de marketing. Por eso, no es tan simple apuntar que ellos puedan ser la causante de una posible falta de tráfico, engagement o conversiones en tu sitio.

Pero si observas bien, notarás que estos han sido desmitificados porque no tienen más sentido en lo que se refiere a la entrega de una buena experiencia al usuario y de relevancia para los motores de búsqueda.

En fin, pon en práctica y verifica si tus resultados no mejoran.

Si llegase hasta aquí y develaste los 17 mayores mitos de SEO, es bueno que sepas que el asunto todavía no ha sido agotado.