Qué es branding digital

Branding digital: marcas que viven para siempre

Paula Obeso
Tal vez ya has escuchado hablar sobre branding digital y te preguntarás qué es y en qué se diferencia del branding “a secas”. Y es que no hemos terminado de conocer un tema cuando surgen otros mil nuevos...

Pareciera que estar al día en esto del marketing es cada vez más difícil, ¿no? Aunque suene a cliché, el mundo para el que nos preparamos profesionalmente ha cambiado (y seguirá haciéndolo), por lo que no solo debemos estar aprendiendo constantemente, sino que además debemos construir marcas que sean lo suficientemente fuertes para mantenerse vigentes ante estos cambios.

 

Pero volvamos a la pregunta:

 

¿Qué es el branding digital?

Para responder, primero necesito aclarar la diferencia entre marketing y branding:

 

  • El marketing o mercadotecnia básicamente busca identificar necesidades y satisfacerlas a través de productos y servicios. Su objetivo es desarrollar estrategias que acerquen esos productos y servicios a las personas, generando ventas. En ese sentido, el marketing digital encierra todas las acciones enfocadas a este fin  que se dan en el entorno digital.

 

  • El branding en cambio va “más allá” de los productos y servicios. Apoya las estrategias de marketing, pero su fin es crear y gestionar marcas que comuniquen los valores de las organizaciones y se conecten con la gente. Es mucho más que un logo y un slogan.

 

El término  “branding digital” viene a ser simplemente una manera de decir que el branding como lo conocemos evolucionó, ya que hoy existen otros escenarios para las marcas además de los tradicionales. Escenarios digitales que implican relaciones más profundas entre las marcas y los seres humanos.

 

Esos escenarios o nuevos puntos de contacto son múltiples y nunca dejan de crearse. El social media, el marketing de influencia, el marketing de contenidos y la publicidad digital son solo algunos de ellos. Estos se complementan y juntos trabajan para lograr diferentes objetivos, sean de branding o marketing (que también van de la mano).

 

Ahora,

¿Por qué es tan importante el branding digital?

Construir marca es un trabajo esencial para cualquier empresa (más de lo que la mayoría se imagina). Muchos gerentes y directores de mercadeo consideran que tener un buen producto o servicio es suficiente. Pero aunque es vital, no es lo único que importa.

 

Las personas no se “enamoran” de un producto, se enamoran de lo que la marca representa. En palabras de Sasha Strauss, fundador y director de Innovation Protocol, no basta con ser los mejores en temas funcionales, hay que crear un “belief system” o “sistema de creencias” alrededor de las marcas: una forma única de ver el mundo.

 

Los seres humanos estamos en constante búsqueda de sentido, y el consumo de productos y servicios es una manera de hacerlo. Hoy estamos rodeados de información, hay miles de marcas que quieren llamar nuestra atención y solo lo consiguen aquellos que se arraigan profundamente en nuestra mente y corazón. Por eso ahora el branding es más importante que nunca.

 

Los medios digitales nos brindan inmensas posibilidades para conectarnos con la gente, ya que nos permiten dialogar con los usuarios, escucharlos y construir con ellos.

 

¿Qué debo tener en cuenta para desarrollar una estrategia de branding digital?

  • Coherencia y flexibilidad

Una marca debe tener valores bien definidos que se adapten de manera natural a los distintos medios. Todo lo que hagas hablará de tu marca, desde un video en Youtube hasta la manera como respondas una pregunta.

 

  • Definir los medios

No todas las marcas deben estar en tooodas las plataformas. Para tomar esta decisión debes pensar en el usuario: dónde se encuentra, qué hace para divertirse, cómo se informa, etc.

 

  • Piensa en personas, no en pantallas

En el branding digital como en el marketing de contenidos, el foco es la gente. Se trata de generarles valor enseñándoles algo, ofreciéndoles información valiosa o incluso divirtiéndolos. Piensa cómo vas a hacer esto a través de los distintos puntos de contacto, tanto on como offline.

 

  • No hables tanto de ti mismo

Personalmente, no me gusta nada la gente que habla y habla de lo maravillosa que es su vida sin siquiera preguntarle a uno cómo está. Lo mismo pasa con las marcas, nos gustan esas que comparten intereses con nosotros y se preocupan por escucharnos y hacernos la vida un poco mejor.

 

  • Por eso, investiga

Es la mejor manera de conocer a tu audiencia y brindarle valor. Por ejemplo, Netflix investiga qué ven sus usuarios, dónde y cuándo, lo que le da insumos para brindar contenidos relevantes que generen conexiones verdaderas con la gente.

 

  • Sé transparente

Tarde o temprano todo se sabe, y más en un mundo digital. Por eso ten cuidado con lo que prometes, no vaya a ser que se vuelva en tu contra.

 

  • Co-crea

Las marcas “inmortales” no son estáticas, se reinventan y aprenden de la gente. No temas escuchar a tus usuarios y crear con ellos. Tal vez te sorprendas.

 

  • Debes estar alerta

Este es un mundo de respuestas rápidas. Si alguien te hace una pregunta por redes sociales, responde rápido. Si sucede algo en el mundo que es relevante para tu público, ¿adivina qué? Responde rápido.

 

Conclusión:

En temas de branding y marketing nada está escrito. Por eso nunca asumas que ya te las sabes todas, la mejor actitud que puedes tomar es ser curioso y aprender constantemente.

 

Así mismo, las marcas también son una obra en permanente construcción. Asegúrate de que la tuya tenga cimientos fuertes, bases que vayan más allá de lo funcional y se vinculen profundamente con las personas. Pregúntate en qué cree tu marca y cómo le ayuda a la gente a mejorar su vida. Solo así podrás saber cómo dialogar con ellos y ofrecerles valor a lo largo de los distintos puntos de contacto.

 

Espero que esta información te sea útil y te ayude a desarrollar una marca que dure para siempre en la mente y corazón de tus consumidores.

¡Nos leemos luego!