Qué es la experiencia en el marketing

Todo pasa, solo la experiencia permanece

Camilo Parra
Todos recordamos el primer beso, aquel día de la graduación o ese cumpleaños inolvidable, seguro que todos recordamos esos momentos únicos, por una razón, porque generaron una experiencia.

Muchas de esas experiencias que tanto recordamos no necesariamente son positivas, quizá también recordamos el día que nuestro equipo perdió esa final o cuando nos rompieron el corazón. Pero de eso trata la vida, de vivir experiencias tanto positivas como negativas.

Al igual que la vida, las marcas también buscan generar experiencias

Claramente esas marcas que seguimos y consumimos buscan generar una experiencia positiva en nuestras vidas. Con la llegada del mundo digital y la inmediatez de contenidos, más los cambios constantes en las comunicaciones, las marcas buscan acercarse de una manera acertada a sus consumidores y lo hacen por todos los medios posibles.

No solo se busca la satisfacción del consumidor, ahora se busca la conexión a través de experiencias, porque estas son generadoras de emociones y estas a su vez, son las encargadas de la toma de decisiones. Hoy por hoy sabemos que las marcas que no estén digitalizadas, simplemente serán irrelevantes, también podemos asegurar que las marcas que no tengan la capacidad de generar experiencias positivas con sus públicos perderán terreno frente a los competidores que sí lo hacen.

Marketing tradicional al marketing Experiencial

Para clarificar mejor el concepto de “Marketing experiencial” o también conocido como “marketing de experiencias o marketing de emociones” debemos retroceder en el tiempo, al momento cuando el marketing solo era en una sola vía. Porque el marketing tradicional buscaba la compra de un producto, un uso y una recompra, centrándose en su calidad, sus características diferenciales y sus beneficios tangibles, de aquí nace la necesidad de extender el concepto de marketing tradicional a marketing de experiencias, el cual se centra en el propio cliente y las experiencias que este obtiene durante la comercialización y uso del producto o servicio.

La clave del marketing de experiencias

La clave está en que el cliente elija un producto de la categoría por lo que le ofrece antes de la compra, durante el uso y lo que genere después de su uso.

Un ejemplo de ello, nos lo brinda la marca Harley Davinson. Sin duda una marca deseada en el segmento de las motocicletas, que, más allá de vender a un precio bajo o la idea de una moto que brinda mayor velocidad (características de producto que se venderían desde el punto de vista del marketing tradicional), se convierte en experiencia gracias a que lo que vende es un estilo de vida, genera deseo y anhelo antes de comprarla, se disfruta durante su uso y deja grandes experiencias después de su uso; además de convertirse en historias y experiencias memorables.

Otro claro ejemplo del buen uso del “marketing de experiencias lo hace la reconocida marca de bebidas gaseosas de color rojo y blanco, no tengo que decir su nombre y seguro ya sabes cuál es, porque aparte de hacer un gran trabajo en generar experiencia, también lo hace desde su imagen corporativa. Dejaron de vender gaseosas para vender felicidad, un territorio con muchos caminos para explorar y de los cuales recorren todos para llegar sus públicos con experiencias que de verdad generan felicidad.

Cajero de la felicidad

Máquina de la amistad

Podría usar 10 ejemplos más de la misma marca, pero con estos dos bastan para entender el concepto, lo más importante es encontrar nuevas opciones para acercarte a tu público y generar experiencias diferentes.

Ante un mercado saturado de marcas, productos y servicios, el marketing experiencial o marketing emocional viene a jugar un papel concientizador a los responsables de las marcas.

¿Cómo aplicar el marketing de experiencia a las marcas?

  1.   Usa los sentidos, genera experiencias que despierten diferentes sensaciones en tus usuarios, hazlos sentir sabores, olores, juega con el tacto y hazlos mirar cosas nuevas, hazlo en tu próxima campaña.
  2.   Aprovecha el poder de los datos, para segmentar y encontrar insights poderosos que te permitan acercarte a través de los gustos reales de tus públicos. Conoce qué música les gusta bailar, a qué sabores no se pueden resistir y cuál es su color favorito; esos datos que encontrarás en la data, serán claves para generar una experiencia diferente.
  3.   Hablan más los hechos por sí solos que las palabras, por eso deja que tu producto demuestre todo su potencial en acción, aquí radica el verdadero poder de la experiencia en uso.
  4.   No trates de vender siempre, genera espacios de conciencia, es decir dale a tus seguidores espacios de diversión, espacios de deporte, de distracción, patrocina eventos musicales, deportivos, bríndales una experiencia inolvidable, y verás que tus productos se venderán solos, además generarás voz a voz entre tu público y eso vale más que cualquier inversión publicitaria.

Cuando una marca logra que la sigan

Apple es una marca reconocida a nivel mundial por el status y el confort que consiguió al haber dejado de tener clientes y consumidores para obtener seguidores. Así es, los seguidores, sin duda, se conectan emocionalmente con su gente, y logran que año tras año convoquen miles de personas más, para que esperen por la nueva versión del dispositivo móvil, sin importar el agua, el sol o las largas filas. A eso es a lo que definimos como fidelidad de marca y se logra creando estrategias de marketing experiencial.  

Las personas son escépticas

La gente cada vez cree menos en las marcas y hay algunas marcas que aún no son conscientes de esto. De ahí la importancia de que los anunciantes realmente entiendan el poder de generar experiencias y busquen los mecanismos y herramientas alternativas para que su marca o producto despierte interés en las personas por la experiencia que les genera.  

Por último, recuerda que tu marca debe lograr que las personas actúen y reaccionen ante tu estrategia de marketing experiencial, solo así generarás historias que le aporten a los valores de tu marca y permita que te establezcas en el “top of mind” y porque no, en el “top of heart”.