redactor freelance

¡Cómo convertirte en un redactor freelancer!

José Fermín
Ya sea en las redes sociales o en la mesa del bar con tus amigos, probablemente ya conoces a alguien que dice ser un redactor freelancer, o un redactor web. Debido a la creciente popularidad del Marketing de Contenido, esa modalidad de trabajo es cada vez más común.

Como los horarios y tareas de un freelancer son más flexibles, se puede convertir en una manera de complementar la renta y garantizar dinero extra al final del mes.

¿Pero cómo convertirse en un redactor freelancer? ¿Qué es exactamente esa profesión? ¡Nosotros tenemos las respuestas a esas preguntas! ¡Velo por ti mismo!

 

¿Qué es un redactor freelancer/escritor fantasma?

Redactor, freelancer o escritor fantasma es una persona contratada especialmente para la elaboración de un texto con una idea definida, público objetivo, lenguaje adecuado, palabras clave, referencias y direccionamiento textual.

Cuanto más organizada sea la empresa que contrata sus servicios, más completo es el pitch (la idea del texto a ser escrito), con toda esa información que eventualmente debe estar presente en el producto final.

El redactor recibe dinero por cada tarea realizada y no necesita aceptar todos los trabajos que le son ofrecidos. Cuanta mayor sea su afinidad con los temas propuestos y con el lenguaje del texto, mejor será la calidad del trabajo final.

 

¿A quién pertenecen los derechos editoriales del texto?

En la relación entre el redactor freelancer y la empresa que lo contrata, independientemente de la naturaleza de la empresa, los derechos editoriales del texto que elaboras pertenecen a la empresa.

O sea, qué estás vendiendo los derechos sobre uso del texto.

Así, las publicaciones de blogs, e-books y otros contenidos textuales eventualmente elaborados pueden ser publicados bajo la autoridad de quien te contrató, sin referencias a ti. Y eso también impide que el texto sea reproducido o copiado sin autorización de la empresa.

 

¿Dónde serán usados tus textos?

Esos textos son utilizados en los más variados lugares, con diversos propósitos. Por ejemplo, si escribes un e-book sobre finanzas personales y consejos sobre cómo organizar tu presupuesto, ese material puede ser distribuido por una empresa y sus clientes, como forma de atraer más visitas y negocios a su sitio.

Lo mismo ocurre con las publicaciones en blogs institucionales que normalmente buscan aumentar el número de visitas al sitio de la empresa y, eventualmente, transformar esos usuarios en clientes.

 

¿Cuáles son los objetivos de tus clientes?

Lo más importante al escribir un texto como redactor freelancer es atender los objetivos del cliente. De nada sirve un texto muy bien escrito si, al final, acabas haciendo una crítica al producto del cliente, o recomiendas que se utilice algo de la competencia.

La verdad, seguir el pitch al pie de la letra es la mejor estrategia para que eso no suceda. Ten en mente que tu artículo es una parte bien pequeña de una estrategia mucho mayor del cliente, que puede ser generar prospectos, educar al consumidor sobre su producto, aumentar el número de visitas a sus páginas y las conversiones en ventas, entre otras cosas.

 

¿Por qué convertirse en un redactor freelancer?

Existen diversas ventajas relacionadas al trabajo como redactor freelancer. La primera de ellas es la comodidad, ya que puedes escribir tus textos desde casa, sin necesidad de cumplir un horario fijo.

La flexibilidad también es otro aspecto importante, ya que tú eliges los textos que quieres escribir, en la medida que tengas más o menos tiempo para hacerlo.

Si tienes mucho tiempo libre durante el fin de semana, por ejemplo, puedes tomar varias tareas de una sola vez. Así, garantizas ese ingreso extra al final del mes, y no necesitas dejar tu trabajo para hacerlo.

 

¿Qué necesitas saber para ser un redactor freelancer?

¿Sabes esos conocimientos que nadie le suelta a quién está comenzando una profesión? Pues nosotros separamos la información más esencial que necesitas saber para convertirte en un redactor freelancer. ¡En serio!

 

Crea un portafolio online

En el mercado de freelancers, es bastante común que una empresa o un cliente pida algunos textos que has escrito antes de solicitar tus servicios como redactor.

Por medio de ese material, ellos evalúan la calidad del trabajo, analizan tu conocimiento en relación al formato de escritura para web y comparan el lenguaje que utilizaste de acuerdo con el proyecto que tienen en mente.

Por lo tanto, es recomendable que tengas un buen portafolio para impresionar al cliente. Opta por tenerlo en formato digital, pues ese tipo de presentación demuestra el poder de tu creatividad y habilidad con las herramientas web.

Tu portafolio no necesita ser una gran obra de arte hecha a mano, pues en el Internet hay diversas herramientas prácticas y gratuitas para que presentes tu trabajo a los clientes.

Además de que existen varias plantillas listas y gratuitas en el Internet, dentro de los patrones habituales de un buen diseño, lo que más puede llamar la atención de tus clientes es el contenido expuesto en tu portafolio.

Si aún no tienes textos publicados, no te preocupes. Haz un blog y muestra tu trabajo. Comienza por el área que más dominas.

No importa si tu tema favorito son los deportes, la medicina, la tecnología, la música o las novelas. Practica y muestra lo que tienes antes de que sea demasiado tarde.

 

Aumenta tu networking

Una de las mejores formas de convertirse en un redactor freelancer es ampliando tu red de contactos, después de todo, quien no aparece no es recordado. Para conocer nuevos profesionales y encontrar posibles clientes puedes seguir algunos caminos:

  • Participar en ferias y eventos de tu área;
  • Inscribirte en cursos que puedan mejorar tu trabajo;
  • Unirte a la plataforma de Rock Content.

La plataforma de Rock Content puede ofrecer trabajos diarios de redacción en más de cincuenta áreas del conocimiento.

Además de eso, posee una comunidad de freelancers fuertísima, cuyos miembros pueden hacer contacto dinero con especialistas dentro de la empresa y también entre sí.

Para entrar en ese equipo de redactores, haz una candidatura en las áreas disponibles. ¡Seguramente encontrarás un área en la que eres experto!

 

¡Estudia!

Todo el mundo sabe que un buen texto debe seguir las normas de la gramática, tener coherencia y cohesión para impresionar al cliente y, especialmente, al lector de un blog.

Sin embargo, en Internet la situación es un poco diferente. Por eso, además de esas características, tu artículo necesita ser escaneable.

Entonces, ¿cómo desarrollas esa técnica?

¡Practicando y estudiando!

 

Encuentra trabajos en los lugares correctos

Para evitar problemas como pagos no hechos y estrategias mal explicadas, busca tareas de freelancer en empresas de confianza.

Antes de definir los términos del trabajo, pregunta a tus colegas de profesión si ellos ya trabajaron con la persona que te está ofreciendo trabajo. Eso es fundamental para que haya más confianza entre la empresa y tú.

 

¡Sé persistente!

Para tener éxito como un freelancer profesional es fundamental que seas perseverante. Como ya destacamos en este texto, el proceso de escritura en Internet es diferente.

Adaptarse al cambio puede llevar un tiempo. Pero no hay nada mejor que la práctica para conseguir la calidad que las empresas y los clientes buscan.

No te desanimes por el primer “no” que escuches. ¡Eso es completamente normal! Aprende a lidiar con la retroalimentación para perfeccionar tu trabajo y conquistar cada vez más la confianza de tus clientes.

 

¿Qué es lo que un redactor freelancer necesita saber para destacar?

Ahora que ya sabes cómo convertirte en un redactor freelancer, ¿qué tal si te revelamos algunos secretos para que resaltes? Mira abajo las orientaciones que preparamos para ti:

Investiga y utiliza buenas referencias para tus textos. ¡Pero nada de plagiar contenido!;

Nunca está demás reforzar la siguiente frase: ¡es necesario seguir la idea de la redacción! De otra manera, tendrás que rehacer tu texto hasta producir exactamente lo que pidieron de ti;

Aprende a impresionar a tu cliente con el título de tu artículo. Tómate tu tiempo en esta etapa del texto. Es muy importante, pues la persona solo continuará con la lectura si le parece interesante. Usa números, escoge adjetivos correctamente, despierta la curiosidad de tu lector;

Evita la procrastinación: puedes que seas un freelancer, pero eso no es sinónimo de falta de profesionalismo.

Atención al español: por más informal que sea el lenguaje del texto, eso no significa que puedes jugar con la gramática a tu antojo. Cuidado con los regionalismos y coloquialismos y procura, siempre, mantener un texto sin errores de gramática y ortografía.

Para permanecer en el mercado freelancer, es necesario producir buenos materiales para destacar en relación a otros redactores. Por lo tanto asegúrate de seguir al pie de la letra las orientaciones del cliente.

Como pudiste darte cuenta, es más fácil de lo que te imaginas ejercer esta profesión. Independientemente de tu ocupación o formación académica, cualquier persona puede convertirse en un redactor freelancer.

¡Basta con tener la dedicación, disposición de aprender y la voluntad de escribir! Y tú, ¿ya estás listo para convertirte en redactor freelancer?