Revisión de textos escritos

Aprende a editar un texto con maestría

José Fermín
¿Eres una de esas personas a las que le encanta escribir de todo, tienen un blog como hobby o escriben simplemente para ganarse la vida? Entonces debes saber lo gratificante que es recibir elogios sobre tus artículos y ver que muchas personas disfrutan aquello que hiciste con tanto cariño — o apuro —, ¿no es así?

Por eso, ver una palabra repetida o mal escrita, puede ser decepcionante. Además de hacer desagradable el texto, los errores afectan negativamente el prestigio del autor. Sin embargo, equivocarse no es el fin del mundo; a todos nos pasa, somos humanos y es normal que se nos vaya algún pequeño error, lo importante es ser capaz de mejorar para que esos errores sean más y más escasos. Justo por eso, en esta publicación te vamos a ofrecer algunos consejos para enriquecer tus capacidades de edición de textos. ¡Acompáñanos!

 

Jamás hagas una revisión justo al terminar de escribir

Este tal vez sea el consejo más importante. Por más perfeccionistas que seamos al revisar un material, nuestra lectura no es muy objetiva cuando acabamos de terminar de escribir. Muchas de las frases aún están grabadas en nuestra mente y muchas veces ya sabemos la palabra que viene antes de leerla.

Hacer una lectura rápida al terminar para detectar los errores más visibles, o para estar seguros de que la idea principal del texto fue alcanzada, es una buena idea. Pero la revisión final debe ser hecha, de preferencia, al día siguiente. Si no es posible, procura, por lo menos, esperar dos horas antes de volver al texto. Ve por algo de comer, toma agua, distráete en Internet o lee sobre otros asuntos. Cuando tu mente esté relajada nuevamente, entonces será momento de terminar.

 

Asegúrate de que el texto tenga párrafos y subtítulos suficientes

Si a la hora de volver a tu texto, te das cuenta de que luce como un “bloque”, presta atención al hecho de que leer el contenido será incluso engorroso para ti: ¡imagínate, entonces, cómo será para los demás! Textos sin párrafos o sin subtítulos son extremadamente pesados y no invitan al lector.

Por eso, garantiza que el artículo tenga párrafos suficientes y subtítulos interesantes y bien posicionados. De esta manera, el lector podrá escanear el material de un vistazo, ver de qué trata el contenido y decidir si le interesa. Utiliza los subtítulos como una herramienta para agudizar la curiosidad del lector. Por ejemplo, una buena forma de conseguir eso, es usar subtítulos en forma de preguntas.

 

No dejes que la estructura comprometa el texto

Comenzar a leer un texto en el que no se entiende muy bien “para qué vine”, o que termina sin concluir nada, es muy frustrante para cualquier lector. Por eso, presta atención a la estructura del artículo, asegurándote de que tienes introducción, nudo y desenlace. Esas etapas deben ser seguidas casi como una guía: si consigues cumplirlas, ya estarás a medio camino.

Vale mencionar la importancia de verificar si el texto cumplió con lo que prometía el título. Si eso no sucede, ten por seguro que habrá otro lector decepcionado en el mundo.

 

No dejes de usar los correctores ortográficos

Como dijimos antes, todos los humanos podemos cometer errores, y justamente son los errores más pequeños y simples simples (¡como esa palabra repetida que acabaste de leer!) los que insisten en aparecer después que hiciste una buena lectura y revisión del material. Para evitar eso, nunca olvides pasar el contenido por un corrector de ortografía.

Hoy en día, existen muchos programas que pueden identificar errores ortográficos, palabras repetidas y espacios dobles. Por lo tanto, busca un buen corrector (puedes optar por Libre Office Writer o FliP, por ejemplo) y mejorar considerablemente tu capacidad de edición.

Cuando entregamos a nuestros lectores textos bien escritos, — con sentido y coherencia — estamos demostrando que sabemos de lo que estamos hablando y nos convertimos en una “autoridad” sobre un asunto o artículo. Por lo tanto, vale la pena prestar mayor atención a esos detalles.

¿Qué dices? ¿Nuestro artículo te ofreció algo útil para que puedas convertirte en un maestro de la edición? ¿Quizás algún conocido pueda beneficiarse también?

¡No olvides dejar tu comentario y continúa disfrutando de nuestro blog!