Transformación digital

Transformación digital: ¿qué es y cuáles son sus impactos en la sociedad?

Redactor Rock Content
La transformación digital es un proceso en el cual las empresas hacen uso de la tecnología para mejorar el desempeño, aumentar el alcance y garantizar mejores resultados. Es un cambio estructural en las organizaciones que da un papel esencial a la tecnología.

¿Has escuchado hablar sobre la transformación digital? Este término ha ganado la atención de las empresas de todos los sectores alrededor del mundo.

Pero, ¿qué es eso exactamente? Hay quien piense que se trata de un esfuerzo de TI o que envuelve la mejora de la experiencia del cliente, además de una infinidad de otras ideas y definiciones.

No obstante, la transformación digital no es un concepto para el futuro, sino algo por lo cual las empresas de hoy deben enfocarse al máximo para continuar vivas.

Por eso, es necesario entender exactamente qué significa esa transformación, cuál es su impacto en la sociedad y cómo aplicarla en los procesos de negocio.

Pensando en esto, preparamos esta guía con todo lo que necesitas saber sobre la transformación digital. ¿Preparado? ¡Entonces vamos!

En este artículo encontrarás:

  • ¿Qué es transformación digital?
  • ¿Cuál es el impacto de la transformación digital en la sociedad?
  • 6 mitos sobre la transformación digital que necesitas olvidar
  • Entiende el desarrollo del progreso tecnológico
  • Los 3 pilares en el camino de la transformación digital
  • La jornada para el éxito: 3 pasos que necesitas seguir

 

¿Qué es transformación digital?

La transformación digital es un proceso en el cual las empresas hacen uso de la tecnología para mejorar el desempeño, aumentar el alcance y garantizar mejores resultados. Es un cambio estructural en las organizaciones, dando un papel esencial a la tecnología.

Pero entonces, prácticamente, todas las empresas están invirtiendo en eso, ¿verdad? ¡Te equivocas! Este concepto es mucho más amplio que tener una fan page o un blog corporativo.

En lugar de eso, se trata de un cambio radical en la estructura de las organizaciones, en la cual, la tecnología pasa a tener un papel estratégico central, y no solo una presencia superficial.

Esto toma tiempo y consume recursos, pero no son solo las grandes organizaciones quienes pueden implantar programas de transformación digital, porque esto no se resumen a quien tiene más dinero.

Antes, es necesario entender todo el proceso que lleva a este cambio y a trabajar de forma colaborativa para alcanzarla.

Esto, por sí solo, vuelve a la transformación digital en un desafío mucho más de gestión que solo de marketing o tecnología.

Entre otros factores que necesitamos entender, está el impacto de ese tipo de cambios en la sociedad, de forma general.

 

¿Cuál es el impacto de la transformación digital en la sociedad?

Es esencial comprender que la transformación digital, tiene un profundo impacto sobre la sociedad, de manera general. A partir de esta conclusión, se torna más claro el valor de implementar programas de cambios en las empresas.

Pero, ¿cómo se da ese impacto? Es simple, piensa en cómo el uso de la tecnología viene transformando nuestras vidas cada día.

Todo se volvió más rápido, el volumen de la información es infinitamente mayor que antes y no para de aumentar.

Todo esto hace que las personas estén más distraídas y exigentes que nunca. Ese es el primer cambio, hay una clara alteración del comportamiento.

Fuera de eso, nuestra vida se volvió “más fácil”, pues los servicios y los productos automatizados ofrecen una comodidad que era impensada algunos años atrás.

Pensando en el punto de vista de los servicios de utilidad pública, como en el caso de los hospitales, autoridades policiales y bomberos, esto significa más vidas salvadas gracias a la tecnología.

Por otro lado, surgen nuevos desafíos como los trastornos ligados al vicio en la tecnología, crímenes virtuales, etc. ¿Esto qué quiere decir?

Con la evolución de la tecnología, surgen tanto nuevas soluciones como problemas que necesitan de atención, lo que obliga a las empresas a adaptarse para suplir las demandas de la sociedad.

Es ahí donde entra la transformación digital, por medio de lo que puede hacerse con mejores resultados. Las posibilidades son limitadas.

 

6 mitos sobre la transformación digital que necesitas olvidar

Ya da para tener una noción de cuánto la transformación digital impacta la vida de las personas en todas las esferas de la sociedad.

Consecuentemente, esto también afecta profundamente la manera que tenemos de hacer negocios hoy en día.

El problema es que muchas empresas todavía no logran iniciar un programa de transformación digital porque se atan a mitos sobre el asunto.

Mira 6 de esos mitos que necesitas borrar de tu cabeza ahora mismo, y cuál es la forma correcta de pensar sobre cada uno de ellos:

 

Este asunto es solo para empresas de tecnología

Es muy fácil esconderse tras el pensamiento de que la transformación digital solo debe suceder en empresas que ya nacieron en un contexto digital, como e-commerce, SaaS y otros negocios “nativos digitales”.

No es gratis que existan tantas herramientas pagas o gratuitas disponibles para prácticamente cualquier tipo de iniciativa digital que logres imaginar.

 

Todo se resume en la experiencia del cliente

Otro mito es que la transformación digital se resume en crear la mejor experiencia posible del cliente. Es verdad que esto realmente importa, pero no es suficiente.

Escuchar casos de cómo la experiencia del cliente es cada vez más valorada en empresas como Zappos, que va más allá de los límites conocidos por el hombre para satisfacer a los clientes, refuerce esa idea.

Pero nuevamente, vale la pena destacar: la transformación digital es un proceso que necesita estar esparcido por toda la empresa, entonces naturalmente, no se resumen en la experiencia del cliente.

 

La transformación viene de iniciativas pequeñas

¿Qué tal dejar que las pequeñas iniciativas de los colaboradores se desarrollen a fin de crear, poco a poco, una organización realmente digital?

En teoría, esa idea hasta puede parecer tener sentido, pero las cosas no funcionan de esa forma. La transformación necesita venir desde arriba. ¿Por qué?

Un cambio tan grande necesita no solo de libertad, sino de la iniciativa de los líderes para desarrollar programas claros de cambios e implementarlos en las empresas.

De esta forma, la empresa podrá cambiar la forma organizada y eficiente, y los colaboradores entenderán lo que se espera de ellos en esta transición.

 

Quien realice la transformación es el sector de TI

La tecnología de la información, o tan solo TI, necesita estar muy bien estructurada para garantizar el nivel de actuación que una empresa digital necesita.

Sin embargo, entre afirmar eso y decir que la transformación digital es responsabilidad solo del equipo de TI, ¡existe un abismo!

Lo que necesita haber es una aproximación entre los gestores y quien ponga la tecnología a funcionar y no una tercerización de responsabilidades de esa forma.

El sector de TI es tan solo uno de los envueltos en la transformación digital de cualquier empresa. Pero es importante sin garantizar que esté afiliado para atender a la demanda del día a día.

 

Es posible esperar para ver, dependiendo de la industria

La demanda por innovación es real y urgente en todo el mercado y quien decide esperar para ver lo que sucede, probablemente no le gustará el escenario que encontrará.

Piensa, por ejemplo, en el agronegocio. Antiguamente, esa industria era prácticamente sinónimo de actuación libre de procesos tecnológicos. Pero, ¿qué decir hoy en día?

Es uno de los sectores que hacen mejor el uso de la tecnología para prever posibles dificultades, optimizar procesos y, por cuenta de eso, obtener mejores resultados.

Esto muestra que no importa el segmento, arriesgado incluso es, posponer ese cambio importante de enfoque.

 

Basta con desarrollar varias iniciativas digitales

Esta, tal vez, sea el mayor engaño por parte de los ejecutivos y tomadores de decisiones en las empresas.

El pensamiento es más o menos así: “si mi empresa ya tiene x iniciativas digitales en marcha, ya hago parte de esa transformación”.

Quien diría que fuera así de fácil, pero la verdad es que la cuestión es más profunda que eso.

Es muy bueno desarrollar estrategias como el marketing de contenidos –que, además, tiene una gran participación en la transformación digital-, pero esas estrategias son tan solo PARTE de la solución.

Por eso, continúa firme con tus estrategias digitales, pero no caigas en la ilusión de que ellas son la transformación en sí.

 

Entiende el desarrollo del progreso tecnológico

La transformación digital no es solo una palabra más de moda, un término bonito para decir que vale la pena invertir en Facebook Ads o algo de ese tipo.

Por el contrario, hace parte de un proceso mucho más grande, que es llamado: proceso tecnológico. Son tres fases principales, siendo la transformación digital la última.

Mira en qué consiste cada una de esas etapas y cómo culminan en este movimiento que estamos presenciando actualmente.

 

Digitación

La digitación es descrita como el proceso de transición de información analógica para una forma digital. ¿Cómo así?

Se trata de la representación de señales, sonidos, imágenes y objetos para el medio digital por medio de valores binarios (cada valor es representado por 0 o 1).

En otras palabras, los datos son transformados en bits y almacenados en dispositivos electrónicos.

Industrias enteras se benefician de ese proceso, pues se volvió más fácil guardar y proteger la información importante y a veces, confidencial.

 

Digitalización

La digitalización es mucho más amplia y se refiere a los cambios reales realizados en las organizaciones por medio de la tecnología.

Eso incluye algunos conceptos más avanzados, como Big Data, internet de las cosas, blockchain, cripto monedas, entre otros.

Un error común es que la digitalización significa usar más TI, pero los ejemplos citados muestras que van más allá de eso, pues envuelve una visión más holística de la tecnología con el fin de causar cambios.

 

Transformación digital

Ahora llegamos, por fin, a la transformación digital, que es descrita en el proceso tecnológico como “el efecto total y general de la digitalización en la sociedad”. ¿Esto qué quiere decir?

Con la digitalización en su estado completo, nuevas oportunidades de cambio y evolución se abren para organizaciones de todo tipo.

Es posible –y a veces necesario- cambiar estructuras socioeconómicas, patrones organizacionales, barreras culturales y hasta leyes.

De esta forma, podemos decir que la digitación es la conversión, la digitalización es el proceso y la transformación digital el efecto.

 

Los tres pilares de la transformación digital en las empresas

Ya vimos que la transformación digital no es solo para empresas de tecnología, ni debe basarse solo en un sector.

Hay un proceso común que debe ser seguido por todos los que desean iniciar un programa de ese tipo y es basado en tres pilares básicos:

 

Experiencia del cliente

Con el aumento de la competencia y el poder de decisión entero en las manos del consumidor, la experiencia del cliente es fundamental para atraer y fidelizar a quien te compra.

Por eso, este es uno de los pilares de la transformación digital, y engloba una serie de aspectos como:

  • Segmentación del público: con base en herramientas de analytics, es posible segmentar el público con base en diversos datos y abordar los leads de forma personalizada;
  • Monitoreo de las redes sociales: saber lo que las personas piensan de la marca, es otra forma de conseguir retroalimentación honesta que lleva a mejorías en la experiencia del cliente;
  • Marketing de precisión: fidelizar a quien ya es cliente por hacer ofertas únicas, alineadas con sus respectivas inclinaciones, es una tendencia que vino para quedarse;
  • Proceso de ventas simplificado: el cliente actual no quiere complicación, es necesario quitar las barreras para facilitarle la llegada hasta la compra;
  • Atendimiento al cliente: estrategias como el soporte Premium, SAC 2.0 y Customer Success garantizan que el cliente tenga todas las necesidades suprimidas todo el tiempo;
  • Conveniencia e identificación: atender en varios canales y ser coherente en el lenguaje, son formas de crear identificación con los clientes sin dejar de lado la conveniencia.

 

Procesos operacionales

A pesar de no ser tan evidente como los cambios en la experiencia del cliente, también hay muchas ventajas por dedicarse en la mejoría de los procesos operacionales internos.

La sensación de realizar el trabajo de manera más simple o eficiente, da motivación extra, aumenta la productividad y contribuye al buen relacionamiento de todos.

Para eso, algunos puntos necesitan ser observados:

  • Comunicación más rápida: mientras más rápida y amplia sea la comunicación entre todos en la empresa, más ágiles serán los procesos sin perder tiempo;
  • Integración de sectores: integrar diferentes sectores es una de las mejores formas de ampliar el concepto de colaboración y hacer que todos trabajen en sintonía;
  • Transparencia organizacional: es mucho más fácil seguir orientaciones cuando se comprenden los porqués y la transparencia lleva exactamente a eso;
  • Decisiones basadas en datos: las decisiones basadas en datos están más allá de la discusión, además de tener más oportunidades de acertar. Solo lo que funciona mejor, debe mantenerse.

 

Modelos de negocio

Por último, pero no menos importante, está el cambio en los modelos de negocio, que ganan nuevos contornos cuando son incluidas las posibilidades del mundo digital.

Si de forma general la sociedad es fuertemente afectada por la evolución de la tecnología, se torna imperativo cambiar la forma de hacer negocios.

Eso sucede principalmente por medio de:

  • Ampliación de productos y servicios: crear recursos digitales para expandir la utilidad de un producto o servicio físico es algo común y bien eficiente;
  • Transición de lo físico a lo digital: tiendas físicas que cierran las puertas para dar lugar al e-commerce son ejemplos perfectos de esa transición;
  • Productos digitales desde la concepción: empresas SaaS, apps y fintechs son algunos de los productos y servicios que ya nacen digitales y tienen mucho éxito.
  • Servicios compartidos: hoy en día existen servicios de aventones o viajes compartido (alô Uber!), alquiler de espacios (Airbnb) y por ahí va, y eso exige una integración inmensa entre lo digital y lo físico.

 

6 desafíos en el camino de la transformación digital

El propio uso de la palabra “transformación” indica que se espera mucho trabajo de las empresas dispuestas a iniciar un programa de este tipo.

Como en todo proyecto grandioso (y lucrativo), podemos esperar desafíos en todas las etapas de ese proceso, pero principalmente a iniciarlo.

Esos son algunos de los principales obstáculos que impiden a las empresas implementar la transformación digital:

 

Falta de iniciativa

La falta de iniciativa es el primer problema que las empresas enfrentan para abordar la transformación digital.

Un estudio reciente lanzado por McKinsey & Company reveló que las industrias, en general, son menos del 40% digitalizadas, a pesar del uso relativamente amplio de la tecnología.

Eso deja en claro que es necesario más que acciones aisladas para causar cambios reales en la empresa, y eso exige iniciativas de los líderes.

 

Dificultades técnicas

La falta de personal calificado es otro problema que muchas empresas todavía enfrentan en la búsqueda por implementar programas profundos de transformación.

Para resolver ese problema, es necesario buscar los mejores profesionales e invertir en el entrenamiento y calificación constante para quien trabaja en la empresa.

En caso contrario, será imposible ver progreso, ya que las soluciones serán planeadas y ejecutadas sin la eficacia necesaria.

 

Reputación y seguridad

Otro problema serio es el temor que muchos ejecutivos y gestores tienen al respecto de la reputación de sus empresas, y la posible brecha de seguridad con la adopción de estrategias digitales más robustas.

El riesgo de manchar la reputación de empresas reconocidas –hasta centenarias- es un factor que pesa bastante en contra de la transformación digital.

Ese es el caso especialmente de grandes corporaciones que lidian con informaciones confidenciales, como datos de seguro, información financiera, historiales médicos, etc.

Un simple smartphone que caiga en manos erradas, podría poner a las empresas en el suelo, y eso es algo que ningún CEO va a considerar.

 

Garantía de retorno

La mayoría de las empresas toman decisiones con base al ROI de las iniciativas presentadas, y esa es una de las prácticas que nosotros aquí en Rock Content también seguimos y recomendamos.

Pero, en el caso de una transformación total con esa, queda difícil cuantificar el retorno sobre la inversión, incluso porque los beneficios no se sentirán a corto plazo.

Se trata de una adaptación para mantener las empresas vivas por mucho más tiempo, entonces ese no debe ser un motivo para dejar de experimentar.

 

Cultura de la empresa

La cultura de la empresa es determinante en el tipo de proyectos que serán desarrollados o abandonados, y en caso de un cambio grande como ese, lo más común es que la segunda opción se concretice.

Por eso, es necesario hacer un esfuerzo enorme y cambiar ciertos aspectos culturales de las compañías antes de desarrollar programas de transformación digital y ponerlos en práctica.

Ese es uno de los desafíos más complejos de resolver, y tal vez lo que más toma tiempo.

 

Problemas de TI

El sector TI ha actuado fundamentalmente en todas las etapas de la transformación digital, es decir, los problemas en ese departamento representan un gran obstáculo para el buen funcionamiento de un programa así.

En este sentido, la solución es capacitar a los profesionales para lidiar con los desafíos nuevos que surgirán, además de ponerlos en un papel más central dentro de las decisiones estratégicas.

 

La jornada para el éxito: 3 pasos que necesitas seguir

Si llegaste hasta aquí es porque te tomas enserio la idea de transformar tu empresa para sacar el mayor provecho de los recursos digitales.

Entonces, nada mejor que aprender de forma práctica lo que será necesario para llegar al final de esa jornada con el objetivo realizado.

Son 3 pasos que necesitas dar. Mira cuáles son:

 

Visualiza el futuro digital del negocio

El primer paso es ver las posibilidades que se abrirán para tu negocio para saber si realmente está preparado para sacar provecho del ambiente digital.

Con esto, serás capaz de montar un plan de acción, con cada etapa de cambios hasta llegar al punto ideal.

Es claro que eso no debe hacerse solo, sino con la ayuda de otras figuras líderes en la empresa.

 

Invierte en iniciativas digitales y en nuevas habilidades

Ya destacamos aquí algunas de las iniciativas digitales que hacen parte de la transformación digital, como el marketing de contenidos, pero hay muchas otras que vale la pena explorar.

Además de eso, no dejes de ayudarle a tu equipo a desarrollar nuevas habilidades, que serán importantes para la transformación digital, como la persuasión.

 

Lidera el cambio

Ya hice mucho énfasis sobre esto en este post, pero voy a terminar recordándote una vez más: el cambio debe venir desde arriba, entonces no dejes esa transformación a cargo de otros.

Es necesario que tomes la iniciativa y establezcas un plan para liderar su ejecución. Si haces esos, los resultados llegarán.

La transformación digital es un concepto complejo que necesita partir desde las altas esferas y esparcirse por todas las decisiones estratégicas y procesos de la empresa. Pero hay motivos de sobra para invertir en eso ahora, y la mejor forma de hacer eso es siguiendo los pasos que te hemos relatado aquí. Entonces, ¡manos a la obra!