branding para ecommerce

Branding para e-commerce: entiende cómo construir una marca desable y que genere resultados

Redactor Rock Content
El branding es una estrategia de gran importancia para empresas de diversos sectores, y con las tiendas online no podría ser diferente. ¡Entiende cómo desarrollar el reconocimiento de marca de tu e-commerce y cómo esto puede generar resultados positivos para tu marca!
Kit domina googlePowered by Rock Convert

Trabajar branding es que trabajar la gestión de tu marca. Esto implica realizar estrategias para tornar tu empresa más conocida, más deseada y plantar tu semilla en la mente y en los corazones de los consumidores.

¡Parece simple, pero no lo es!

Este proceso es complejo e implica desde la concepción hasta las acciones de marketing de la empresa.

En el e-commerce, el branding tiene una importancia fundamental para las tiendas que quieren tener resultados cada vez mayores.

¿Quieres entender más sobre el asunto? ¡Síguenos!

Branding para e-commerce

¿Alguna vez has parado para pensar por qué algunas tiendas virtuales son más conocidas y adoradas que otras, incluso en el caso de productos similares?

Probablemente, el gran diferencial de estas tiendas virtuales es el branding.

Trabajar con la gestión de tu marca es importantísimo, principalmente en el ambiente virtual.

Esto puede traer varias ventajas, como el aumento del ROI, mayor LTV, disminución del CAC y por ahí va. Además, es una excelente forma de traer a los defensores de tu marca.

La gente pasa a comprar en tu tienda por una identificación con los valores y la historia, creando un vínculo de fidelidad. Una óptima marca es la moneda más poderosa que una tienda virtual puede tener, su mayor ventaja competitiva.

¡Y eso es totalmente posible!

En este artículo vamos a entender cómo construir una marca fuerte para las tiendas virtuales y diferenciarte de los competidores, para que no necesites pelear por el precio. Te presentaré algunos pasos que puedes seguir para desarrollar el branding de tu marca.

¿Vamos?

1. Comienza por lo básico

Pocas marcas invierten temprano y poseen una cierta frecuencia en su estrategia de branding.

En realidad, a menudo es una reflexión tardía después de que cierto éxito ya se ha alcanzado. Es decir, es algo que las marcas empiezan a pensar cuando consideran tener tiempo y dinero.

Pero tú no tienes la oportunidad de causar una primera impresión varias veces, ¿verdad? Y eso es importante desde el primer día.

Entonces, antes de ir a fondo con algunas estrategias de branding, es esencial entender mejor el propio negocio.

Un gran comienzo es reunir a tu equipo y hacer una pequeña reflexión para averiguar si tu marca es realmente notable o no. Responde las siguientes preguntas:

  • ¿Tu negocio de comercio electrónico tiene una misión?
  • ¿Hay algún problema que tu producto resuelve?
  • ¿Qué piensan tus clientes actuales de tu empresa?
  • ¿Qué piensan los clientes potenciales de tu empresa?
  • ¿Qué estándares deseas que los clientes asocien a tu empresa?

En el mundo ideal tú serías capaz de responder a estas preguntas sin pensar mucho, pero sabemos que no funciona así.

Será necesario un cierto trabajo para responderlas.

Por eso, debes estar atento a los comentarios de los clientes en tus redes sociales, comentarios en tus productos e incluso comentarios en tu página de “Quiénes somos”.

Para adquirir más datos, también sugiero una pequeña investigación de mercado.

Envía un email a tus clientes para entender lo que piensan sobre tú y tu producto, ofreciendo algún beneficio para aquellos que participan en la investigación, como un descuento.

Así tú consigues el máximo de participación para dejar las respuestas mucho más completas.

Consejos extras para mejorar tu branding:

  • Desarrolla un logotipo fuerte creado por alguien con experiencia en branding;
  • Integra tu marca en todos los medios de comunicación que utilices, usando la misma imagen de perfil en todos tus canales;
  • Crea una Branding Persona y sé coherente con tu tono y estilo en todos tus canales.

Ahora que entiendes quién eres a los ojos de tu cliente, vamos a las estrategias que van a diferenciarte de los competidores.

2. Comparte tu historia

¿A quién no le gusta una buena historia?

Por toda la caminata de la humanidad muchas historias fueron contadas. Como seres humanos, tenemos más facilidad de recordar y relacionarnos emocionalmente con los demás a través de la narración que cualquier otro medio.

Debes contar la historia de tu marca de una manera que transmita confianza a tus clientes potenciales, el objetivo es pasar el sentimiento, para que seas recordado.

“¿Por qué existe?”

Estoy de acuerdo que tu producto puede hacer que algunos clientes se enamoren de ti. Pero, ¡un producto de excelente calidad es el mínimo que tu marca puede hacer!

La mayoría de tus posibles clientes quieren conocerte, y por supuesto, tú también debes conocerlos.

Entonces, deja bien claro:

  • Por qué comenzaste el negocio;
  • Quién eres tú;
  • Qué te gusta;
  • Qué representas;
  • Que defiendes;
  • Qué es importante para ti.

Estas respuestas van a ayudarte en la construcción de tu branding y posicionar tu marca como diferente de las otras.

3. ¿Qué representas?

¿Qué representa tu marca? Toda empresa está formada en torno a un conjunto de ideas, sueños y objetivos, ¿verdad?

Entonces, ¿por qué no contárselo al mundo? Los clientes deben entender tu promesa de marca.

Asocia tu marca a proyectos (o crea los tuyos) que tengan como objetivo ayudar al desarrollo de la sociedad. Las personas van a participar si encuentran una visión que se combine con la suya.

Aquí, encuentra algo que realmente creas, de lo contrario esos ideales se perderán con el tiempo.

Asegúrate de defender este cambio no sólo en tu página “Quién somos”, sino en cualquier lugar. Esto forma parte de tu marca.

4. Alínea las expectativas

Falsas promesas no le agradan a nadie. La decepción causada por tu empresa puede provocar grandes pérdidas para tu marca.

¿Has oído decir que los clientes insatisfechos diseminan su descontento por todas las esquinas? No deseas que esto suceda con tu marca, ¿correcto?

Lo más importante, para que esto no suceda, es nunca hacer falsas promesas: no hables lo que no puedes cumplir.

Construir una marca fuerte es un trabajo a largo plazo, pero destruir todos las conquistas que has luchado para alcanzar puede tomar segundos.

Un ejemplo de este tipo de error son las políticas de devolución y envío. No ofrezcas plazos surrealistas de entrega. Aquí la honestidad es extremamente importante. Es probable que todavía no consigas buenos plazos como los grandes (eso es cuestión de tiempo), pero sin duda evitar un detractor en tu marca es siempre la mejor opción.

Entonces, recuerda que tu plazo, flete y devolución, no necesitan ser las mejores del mercado, sino ser claras y honestas.

5. Experiencia del cliente

La experiencia del cliente abarca básicamente todo tu trayecto y ya sabes que debe ser impecable, tanto en el sitio hasta la entrega del producto.

Sin embargo, una de las cosas que muchas tiendas virtuales dejan de lado, es la experiencia post-venta: el producto se envía y los detalles (como el embalaje del producto) se olvidan, además del propio desarrollo de una relación con el cliente después de la compra.

Apple, por ejemplo, se hizo famosa por sus increíbles embalajes. Quien ya compró un producto de la manzana sabe que la sensación de sacar el producto de la caja es fantástica.

Cuando sorprendes completamente a tus clientes con una experiencia post-venta, has llegado al punto correcto y cuanto más personalizada mejor.

Un ejemplo de buena relación con el cliente es NuBank, una empresa de tarjetas de crédito que a menudo sorprende a sus clientes con itinerarios de viajes para clientes que solicitan desbloqueo internacional, cartas escritas a mano, regalos a las mascotas que terminan destruyendo las tarjetas de sus dueños y muchas otras acciones personalizadas que terminan creando cientos de promotores de su marca.

Comienza con pequeñas personalizaciones. No es necesario gran inversión para empezar a sorprender: utiliza la creatividad.

6. Sé siempre agradecido

Hoy en día las marcas son capaces de posicionarse bien en el espacio online, pero a veces dejan mucho que desear cuando se trata de retribuir a sus clientes.

No importa cuántos cientos de miles de ventas realizaste en tu tienda online, siempre busca la oportunidad de expresar gratitud a tu cliente, ya sea en tus redes sociales, e-mail o en otros canales.

Pero es bueno huir de lo obvio e ir más allá de lo mecánico. No envíes mensajes genéricos como “Gracias por la compra, aquí está su número de pedido”. Piensa en algo que traduzca tu lenguaje y tus ideas.

¡Sé agradecido, reconoce el apoyo de tus clientes y haz que se comprometan contigo!

7. Concéntrate en tu mercado

Ya hemos escuchado ese dicho “no puedes agradar a todos”. Eso nunca fue tan cierto.

Enfocar tus esfuerzos a un determinado público elimina considerablemente la molestia de “agradar a todos”, tu mensaje será mucho más asertivo.

Define tu mercado y con quien deseas hablar, desarrolla una persona para que tus estrategias de branding sean enfocadas y nunca te olvides de que tus acciones se dirigen hacia esa persona y no a ti.

No todo el mundo es tu público objetivo, y no es necesario que le gusta a todo el mundo tu mensaje. Ta sólo es importante que esté de acuerdo con los valores, lenguajes y objetivos de tu persona.

 

Branding no es sólo un logotipo bien hecho, no es sólo un nombre llamativo y un diseño bonito.

Es toda una estrategia mucho más compleja que puede llevar tu marca a otro nivel.

Recuerda: no construirás una marca fuerte de la noche al día. Dedica tiempo para gestionar tu marca de manera eficaz y sigue estos consejos. Estoy seguro de que los resultados serán espectaculares y convertirás a los clientes en los promotores de tu marca.

Espero haber aclarado tus dudas y, si ya has hecho o está haciendo algunas de esas acciones de branding, ¡comparte con nosotros tus experiencias dejando tu comentario! Será un placer ver cómo te estás saliendo.

cta ebook marketing digital