branding

Branding: cómo hacer una gestión de marca increíble

Redactor Rock Content
El branding es la gestión de una marca. Todo el trabajo realizado con el objetivo de hacerla más conocida, más deseada, más positiva en la mente y en el corazón de los consumidores. Implica desde la concepción de la marca hasta las acciones cotidianas del marketing de la empresa.
Kit domina googlePowered by Rock Convert

¿Alguna vez has parado para pensar en lo que hace que una marca sea más recordada que otra? ¿Por qué tenemos la sensación de que algunas marcas son increíbles aunque fabriquen productos o entreguen servicios tan buenos como los de sus competidores?

¿Habrá algo que esté fuera del escopo de la entrega y que realmente pueda influenciar en la impresión que tienes acerca de una determinada empresa? ¿Qué es lo que verdaderamente diferencia las marcas?

Entender cómo diferenciar tu marca es esencial en el marketing digital: con tantas empresas en el ambiente online, ¿qué tienes de diferente para ofrecer? (Descubre lo que otras marcas están haciendo y no te quedes atrás).

Hoy te vamos a mostrar cómo un buen trabajo de marca puede hacer que te destaques en el mercado y porque deberías empezar a pensar en ello.

¿Qué es Branding?

El branding es la gestión de una marca. Todo el trabajo realizado con el objetivo de hacerla más conocida, más deseada, más positiva en la mente y en el corazón de los consumidores. Implica desde la concepción de la marca hasta las acciones cotidianas del marketing de la empresa.

La construcción del Branding es algo relativo y un trabajo que, en general, envuelve un conjunto de acciones con resultados que se sienten algún tiempo después, al final de cuentas, una marca fuerte y consolidada, normalmente no se construye de la noche a la mañana. Puedes acceder a un material aún más completo en nuestro e-book sobre el tema:

Pero antes de hablar sobre la construcción de esa reputación, ¿qué tal hablar un poco sobre el concepto de “marca”?

¿Qué es una marca?

Tu marca no es tu logo. Tu marca no es tu nombre, tampoco tu mascota, ni es tu sitio.

Todas esas cosas forman parte de lo que construye tu marca, pero están lejos de ser el componente único de la esencia de tu marca.

Tu marca es todo lo que hace que la gente se acuerde de ti. Puede ser tu logotipo, tu nombre, pueden ser hasta tus colores principales. Pero podemos ir aún más lejos. ¿No me crees?

Pues mira este ejemplo: Harley Davidson es reconocida por el ruido del motor de sus motos. En 1990, conquistó judicialmente el derecho de ser la única poseedora del ruido característico que sale del escape de sus motocicletas.

Tu marca es el conjunto de cosas que te representan, te anuncian, te premeditan. Y más, también es algo que no depende únicamente de ti, porque también es aquello que envuelve la percepción de las personas sobre tu marca, algo que puedes trabajar, pero no necesariamente imponer. Como dijo el publicitario Walter Landor: “Los productos son creados en la fábrica. Las marcas son creadas en la mente”.

Por lo tanto, es básicamente lo que diferencia un producto de determinada empresa de otro y, cuanto más clara y obvia sea esa diferenciación, más la marca se enraíza en la mente de sus potenciales consumidores, ya sea de forma positiva o negativa.

La marca es la que, de hecho, transforma tu producto en algo único y especial. Y la verdad es que, la mayoría de veces, ningún producto es único o especial. Para saber cómo sacar provecho de todo eso y comprender cómo el branding puede ayudarte, necesitas entender por qué las personas compran cosas.

La gente no compra lo que vendes, compra porque lo vendes

El primer tip fundamental para hablar sobre la gestión de tu marca es conocer la teoría de Simon Sinnek acerca del motivo por el cual las personas se identifican con determinadas marcas, ideales o políticos.

La gran verdad sobre nuestra elección por determinada marca se basa en nuestra identificación con su propósito y los sentimientos que nos transmite acerca de los objetivos que la marca tiene al hacer lo que hace.

Vamos a usar un ejemplo similar al que el propio Simon Sinnek utiliza en su TEDx. Apple no vende un aparato celular con acceso a Internet e integración con diversas funcionalidades. Apple te muestra que quiere cambiar el mundo y la forma como la gente se comunica, y que cree que puede hacerlo a través de un dispositivo capaz de realizar cosas increíbles, incluso acceder a Internet e integrarse con diversas funcionalidades.

Si te identificas con los motivos, creas una conexión con la marca y comienzas a crear lazos con ella. Luego quieres mostrar a las personas que también piensas de esa forma.

Comprar productos de Apple significa pensar como Apple piensa, y la gente lo hace por ellos mismos, por una afirmación de ideales, no por el hecho de adquirir el producto en sí.

Muchas veces quieres empezar tu argumento hablando sobre los beneficios de tu producto, pero debes empezar siempre por la razón por la cual haces lo que haces.

Walt Disney y Barack Obama son grandes ejemplos de cómo los motivos y los sueños son grandes impulsores de Branding.

Tu marca adquiere personalidad, forma y posicionamiento cuando transmite sus motivos en sus piezas gráficas, sus discursos y sus acciones de marketing.

Eso fortalece. Eso crea presencia; también crea vínculos y crea valor.

El valor de una marca

El valor de una marca es algo totalmente abstracto. Si pudieras pagar para poder comprar la marca Coca-Cola, ¿cuánto crees que costaría? Piensa en todo el valor que esa marca tiene, todo el trabajo que se ha construido a lo largo de todo ese tiempo y todo lo que ya está en la cabeza de los consumidores.

¿Cuánto crees que vale todo eso? Existen diversos rankings que clasifican las marcas más valiosas del mercado, y en su mayoría son ejemplos increíbles de trabajos de branding bien hechos.

Aún así, la medición es complicada, pues el análisis debe realizarse individualmente. Como hemos dicho antes, la marca es una construcción de la percepción del consumidor y eso, por supuesto, dependerá de tu consumidor.

Una marca puede despertar sensaciones diferentes en públicos diferentes, y tu papel es conseguir realizar un trabajo que impacte positivamente, en gran parte, al público que es de tu interés.

Podemos decir que McDonalds es una marca que tiene un buen trabajo de branding, puesto a que es bien conocida y establecida en la mente de las personas, pero tal vez para determinados nichos no tiene un posicionamiento positivo debido a cuestiones ideológicas. Nuevamente, retomando el tema de las motivaciones: si son claras, irás a atraer a las personas que se identifican contigo y con aquello que crees, y al fin y al cabo son esas personas que te interesan.

¿Cómo hacer un buen trabajo de Branding?

Hay varias formas de proteger, asegurar y medir el valor de tu marca. Es importante dividir las responsabilidades con tus públicos internos y externos.

Para empezar, es fundamental que sepas que los principales defensores de tu marca deben ser las primeras personas en tener contacto con tus productos y servicios: tus colaboradores directos.

Por ejemplo, dentro de tu empresa, puedes percibir que tu marca está bien conocida, reconocida y absorbida a través de elementos como:

  • Conocimiento: cuánto la gente entiende los valores y objetivos de tu marca.
  • Protección: cuánto está protegida de diversas maneras.
  • Compromiso: cuánto la empresa se compromete con lo que la marca defiende.
  • Capacidad de adaptación: cuánto la marca está alineada al mercado.

En cuanto a los factores externos, es decir, hablando de la percepción de las personas acerca de tu marca, podemos enumerar los siguientes elementos como decisivos para la evaluación de tu trabajo de Branding:

  • Autenticidad: tu marca necesita tener valores claros.
  • Importancia: necesita provocar cambio en la vida de las personas.
  • Diferenciación: debe distinguirse claramente de la competencia.
  • Presencia: debe estar presente en los lugares adecuados, en los momentos adecuados y en las situaciones adecuadas.
  • Entendimiento: la gente necesita entender a lo que has venido.
  • Consistencia: tu marca necesita atender las expectativas.

DNA de la marca

Tus campañas de marketing pueden cambiar, puedes realizar acciones regionales y modificar muchas cosas, pero algunas cuestiones deben permanecer en el ADN de tu marca, eso colabora para que el trabajo de Branding tenga una perennidad más efectiva y que el efecto acumulativo de lo que inviertes sea más grande.

Es decir, si mantienes una constancia en tu mensaje, la posibilidad de obtener un retorno mayor cuanto más tiempo dediques en eso es muy grande.

Piensa hace cuánto tiempo Coca-Cola trabaja en el concepto de “compartir la felicidad”. Dentro de ese mote, ya existieron diversas campañas, diversas maneras diferentes, pero eso permanece.

Son cosas con las que las personas se identifican y, de cierto modo, ya lo esperan de ti. Trabaja con eso a largo plazo y sentirás los efectos acumulativos del Branding aplicado a los conceptos de un ADN fuerte de un concepto de valor aplicado.

Definir quién eres y demostrarlo de diferentes formas para tu consumidor: eso es realizar un buen trabajo de Branding.

¿Qué tal empezar ahora mismo a aplicar los conceptos de gestión de Branding en tu marca y transformar tus simples consumidores en clientes apasionados por tus productos?

¿Quieres saber más? ¡Aprende todo sobre branding digital aquí!