claves para diseñar campañas de email

7  Claves Para Diseñar Tus Campañas de Email

Autor Invitado
¿Cuantos emails aterrizan en tu bandeja de entrada cada día? Has perdido la cuenta, ¿verdad? El email marketing es una estrategia increíblemente poderosa y representa una oportunidad única para afianzar la relación con tus clientes y vender tu producto o servicio, pero no todos saben como sacarle el máximo provecho.

Entonces, ¿cómo te aseguras de que tus mensajes destaquen en las bandejas de entrada repletas de tus destinatarios? Hay varios factores en juego y todos igualmente importantes, pero si tu objetivo es hacer que tus emails destaquen entre la multitud, debes prestar particular atención a cómo diseñas tus campañas de email.   

En este post te contamos cuáles son la siete claves que debes tener en cuenta, sí o sí, a la hora de crear una campaña de email para que consigues unos resultados óptimos.

7  claves para diseñar tus campañas de email

1. Estructura tu email

La estructura del email es uno de los primeros factores que debes tener en cuenta antes de empezar el diseño de tu email. Para cumplir con los objetivos de tus campañas, asegúrate de que la estructura del email respeta una jerarquía clara que permita al usuarios escanear la página rápidamente e identificar en un vistazo los elementos más importantes.

Una de las técnicas más utilizadas para estructurar un email es la pirámide invertida. ¿Nunca has oído hablar de este modelo? Bueno pues, consiste básicamente en estructurar los elementos de la newsletter para que juntos guíen el ojo del usuario hacia la acción, un poco como una flecha. Normalmente se empieza por un título y una imagen, seguidos por un bloque de texto no muy extenso y se termina con un botón de llamada a la acción prominente.

En este ejemplo puedes ver como la atención se dirige progresivamente hacia abajo, hasta llegar al botón de “Impulsa tus eventos”. Si quieres minimizar la distracciones presentes en tus emails y mejorar la eficacia de cada campaña que envíes, pon a prueba este modelo.

2. Envía información relevante

Seamos sinceros, a nadie en el mundo le gusta recibir un email sabiendo que es exactamente el mismo que reciben otros miles de usuarios. En el fondo, todos queremos sentirnos un poco especiales.

Piensa por ejemplo cómo se sentirían tus contactos de Argentina si les mandaras una felicitación navideña llena de copitos de nieve, cuando en esa época allí se encuentran en pleno verano. Es muy probable que empiecen a pensar que tus emails no son relevantes para ellos y dejen de abrirlos (¡horror!).

Por eso, conocer a fondo a tus suscriptores es la clave para poder crear contenido relevante que interese a la gran mayoría de ellos. Recoge toda la información que puedas (sin ser demasiado exigente) sobre tus contactos a través de los formularios de suscripción (como la fecha de nacimiento o la ciudad de residencia) y luego segmenta tus listas en base a esos criterios.

En seguida te darás cuenta de que el nivel de engagement aumentará a medida que empieces a segmentar tus listas.

3. Cuida tu lenguaje

No te preocupes, con esto de cuidar tu lenguaje no queremos acusarte de nada, ya sabemos que no usas improperios en tus emails (y si lo haces, es por una buena causa, como hacer pruebas con tus líneas de asunto). Nos referimos, más bien, al tono de voz de tus emails.

Muchas veces nos centramos tanto en el tono de voz de nuestro web, artículos de blog y redes sociales, que nos olvidamos que los emails también son un canal que nos permite conversar con nuestros clientes. De hecho, es una de las vías de comunicación más directas, puesto que ellos mismos nos dan su permiso para “entrar” en su bandeja de entrada, un poco como si de su casa se tratara.

Por tanto, si dotas a tus emails de esa voz única e identificable (la misma que usas en los otros canales de comunicación), tus destinatarios podrán diferenciarte en seguida de las otras marcas que populan su bandeja de entrada, y notarás cómo eso afecta también a tu tasa de apertura.  

4. Apuesta por el contenido interactivo

Uno de los requisitos si quieres sobrevivir en esta jungla llamada “Buzón de Entrada” es saber ofrecer constantemente algo novedoso a tus clientes, a ser posible antes que nuestra competencia.

A partir de la revolución de los dispositivos móviles (empezada hace casi 20 años) nuestra capacidad de atención media se ha reducido de 12 a 8 segundos, llegando a ser, según la revista Time, incluso inferior a la de un pez dorado. 😱 Por tanto, captar y mantener la atención de tus usuarios en un mundo plagado de estímulos es cada vez más complicado.

Los elementos interactivos, como los carruseles de imágenes o a las encuestas dentro del email, te ayudan a sorprender a tus destinatarios con elementos innovadores y que a la vez te permiten facilitar la conversión dentro de la misma newsletter. Sin hablar de que los dejarás boquiabiertos.

5. Piensa en los dispositivos móviles

Ser responsive es hoy en día un requisito fundamental para cualquier email y no es difícil entender el por qué. Admítelo, tu tampoco puedes vivir sin tener móvil al alcance de tu mano y esta tendencia ha hecho que, en los últimos años, más de la mitad de los emails se abra en un dispositivo móvil.

Con estos datos, no hay excusa que valga para no dar al usuario un email que pueda visualizarse sin problemas desde su smartphone. Si utilizas un editor de email de “arrastrar y soltar”, es muy probable que sus plantillas ya estén codificadas para adaptarse a cualquier pantalla. Si, por otro lado, te van los retos y lo que te gusta es codificar, prueba el lenguaje de código abierto MJMLun lenguaje de marcas creado específicamente para el email y que es responsive por defecto.

En este ejemplo, dado que la plantilla es responsive, puedes ver como las columnas del centro se apilan una encima de la otra cuando se visualiza en un dispositivo móvil. Esto asegura que el texto y los botones sigan teniendo un tamaño adecuado para ser leídos y cliqueados con facilidad. Sin embargo, nuestro consejo es utilizar plantillas de una única columna, ya que no suelen tener problemas de adaptabilidad.

6. Haz tests A/B

Desgraciadamente, no tenemos una varita mágica que nos ayude a diseñar campañas de email perfectas (¡ojalá!), pero sí conocemos una herramienta que puede ser una digna sustituta: el test A/B.

Las posibilidades que te ofrece el test A/B en un email son casi infinitas, sobre todo si hablamos de diseño: puedes probar con la imágenes, los colores, la disposición del contenido, el tamaño del CTA… ¡el límite es tu imaginación!

Pero cuidado, no te dejes llevar por el entusiasmo y prueba solo un elemento a la vez, o no sabrás cuál de ellos da resultados y cuál no.

7. Trabaja en equipo  

Puede que nunca hayas pensado en esto, pero el trabajo en equipo es clave para crear y enviar campañas de email impecables. A menudo hay varios profesionales involucrados en su creación, como por ejemplo el responsable del contenido, el diseñador o el programador, y todos aportan sus conocimientos y talento para lograr el objetivo común. 

Pero ya se sabe, cuántas más personas o departamentos haya involucrados, más se complica la tarea. Por eso, la comunicación y la coordinación entre equipos es fundamental.

Por suerte, una vez más, ¡la tecnología viene en nuestro rescate! Si aún no estás al tanto, existen muchísimas herramientas de colaboración y organización que agilizan las tareas compartidas y permiten evitar las infinitas iteraciones a las que estamos acostumbrados, como por ejemplo Slack, que facilita la comunicación interna de las empresas, o Mailjet que permite trabajar con tu equipo en tiempo real dentro de una campaña de email.

En resumen

Antes de despedirnos y dejarte para que pongas en práctica nuestros siete consejos para diseñar campañas de email (sabemos que lo estás deseando 😁), vamos a hacer un repaso:

  1. Define la estructura.
  2. Segmenta tus emails para ser relevante.
  3. Respeta el tono de voz de tu marca también en tus emails.
  4. Apuesta para el contenido interactivo.
  5. Diseña para dispositivos móviles.
  6. Haz tests A/B en tus campañas.
  7. Agiliza el trabajo en tu equipo.

Recuerda: el email marketing es uno de los canales más efectivos que tenemos a disposición los profesionales del marketing, pero la clave está en saber cómo sacarle el máximo partido. ¡Ahora, no te queda más que ponerte manos a la obra!