Cómo empezar un negocio

Aprender a emprender

Camilo Parra
Hola amigos lectores de marketing de contenidos, para nosotros es una alegría que una vez más nos busquen para leer todo lo que tenemos para ustedes.

Esta vez hablaremos de la importancia de saber crear un negocio propio.

Así que si estás pensando en darle vida a esa idea de negocio que tanto tiempo lleva dando vueltas en tu cabeza, este artículo es para ti. O si aún no lo has pensando, igual esta información te será útil para el momento en que tomes la decisión o ayudes a alguien más en el proceso de la creación de una idea de negocio.

50 y 50

Para arrancar, lo primero que te aconsejamos es que tu negocio o marca, tenga ese plus diferenciador que causará relevancia en tu público objetivo.

Es decir que te asegures que esa idea, sea una buena idea. Recuerda que tenerla es solo el 50% del camino, y aunque este 50% parece el más fácil, tendrás que arrugar muchas hojas en blanco y quebrar muchos lápices, para que tu idea empiece a ver la luz en el camino.

Aunque esta mitad es clave y fundamental para la implementación, lo más importante es saber desarrollar una idea de negocio, la mayoría de los emprendedores pierden motivación. En el otro 50% del camino, la cual consta de bajar todo lo escrito al papel, es para empezar a darle forma tangible a esa idea, es decir pasar del lápiz y el papel, al Word y al Excel, para después volverla realidad.

Conocer tu idea

Otro valor importante en este proceso, es tener total conocimiento de la idea de negocio, es decir que tu marca o nuevo producto llevar en el ADN, tu entendimiento y conocimiento de la misma.

Asegúrate de investigar, averiguar sobre todo lo relacionado a tu idea, procura que no se te escape nada, ni nada quede al azar. Si en el camino aparece una dificultad, debes saber tratarla y solucionarla basada en el conocimiento de la misma. Tu eres la cara de la idea, así que no puedes quedar mal ante los futuros compradores de ella.

Conocer tu público

Y no solo deberás conocer tu idea de pies a cabeza, también lo deberás hacer con tu público objetivo, entender qué hacen, cómo lo hacen y cuándo lo hacen, conocer sus sueños y problemas.

A partir de ese conocimiento entenderás cómo llega tu idea de negocio a hacer parte de sus vidas y a brindarles las soluciones que realmente están buscando, de esta manera llegarán a ti una, dos, tres y cien veces más.

Recuerda que la gente cambia, al igual que sus gustos y sueños, es por eso que tu idea debe ser moldeable y adaptable con el tiempo, genera ideas que sean líquidas, es decir modelos de negocio que no sean estáticos, que se muevan y fluyan con las personas. Naturales y adaptables.

El mercado

Analiza cómo se vería tu producto o idea de negocio en el mercado, y realízate las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo se vendería?;
  • ¿quienes serían sus competidores directos e indirectos?;
  • ¿cuál sería el precio al público general?;
  • ¿se venderá en una tienda, supermercado o quizá vía web?.

Este tipo de preguntas deben tener una respuesta clara en tu cabeza, ten cuenta que en la creación de una idea de negocio, no basta con una buena idea y su realización, deberás tener en cuenta otros factores externos como su venta y distribución para que vaya tomando forma.

La motivación

Es una de las claves fundamentales para trabajar tu idea día a día, bajo sol y agua. Llevarla del punto 0 al punto final, requiere de constancia, trabajo, dedicación, un poco de fe y mucho de motivación.

Todos los días traerán retos nuevos y diferentes, los cuales deberás afrontar con mucha pasión y motivación.

¿Dónde encontrar esa motivación?

Eso depende mucho de cada uno, cada quien tiene gustos y pasiones diferentes, lo que te recomendamos, es explorarlas más, encontrar en la música y el deporte un valor agregados como motor y gestor de buena salud, para darle frescura a lo que verdaderamente importa en tu idea y es que sea realizable. Por eso nunca te quedes quieto, conoce, mira, analiza, cuestiónate, cree y crea y nunca pero nunca pierdas la motivación.

Pasión

Los grandes empresarios que ostentan de su éxito como creadores y generadores de ideas de negocio funcionales y rentables, cuentan con la característica de ser personas muy apasionadas por lo que hacen.

Aman lo que hacen y en su amar encuentran oportunidades actuales en el mercado. Muchos de ellos han tenido que sufrir el fracaso de una idea, y seguramente han fallado en repetidas ocasiones, hasta finalmente encontrar el éxito en alguna de ellas. Por esto no hay que bajar los brazos, ni desistir de ideas que aunque puedan ser simples, se puedan convertir en una idea lo suficientemente buena y original como para convertirla en una idea de negocio exitosa.

En resumen

  • Tu idea de negocio, debe ir acompañada de unas metas y objetivos claros de mercado.
  • Tiene que tener una propuesta de valor diferencial.
  • Debes entender el modelo de negocio y como tu idea entra en el mercado.
  • La diferenciación será el valor agregado.
  • Debe ser rentable y sostenible.
  • Tu idea debe ser líquida, o sea, moldeable y ajustable a tu público y al mercado.
  • Debe ser una idea desarrollada bajo la pasión, la dedicación y la motivación.

Esa idea que no te deja dormir, conviértela en tu sueño del futuro.

Para eso no olvides todos los lineamientos y tips que te acabamos de dar. También esperamos ver tu idea de negocio muy pronto en el mercado.

¡Nos cuentas como te va! No vemos más adelante con más artículos de tu interés sobre el mundo digital.

  • Ronald Montes Are

    Gracias por este articulo es bastante interesanta y en lo particular motivador, y como lo dice al final ya estaremos conociendo por medios de nuestros nuevos emprendimientos, ssaludos desde Bolivia.