¿Cómo escribir asuntos de email para que las personas no se queden sin abrir?

¿Cómo escribir asuntos de email para que las personas no se queden sin abrir?

Redactor Rock Content
Muchas personas dicen que la era del e-mail terminó, que es una táctica anticuada y sin valor para las empresas. Se engaña quién piense que eso es verdad. Cualquier individuo o compañía puede realizar una campaña de e-mail marketing ganadora, siempre y cuando haya una buena estrategia como telón de fondo.

Pensando en esas dificultades, hay que entender que los asuntos de e-mail son el eslabón entre el contenido a ser transmitido y las metas que estableciste para tu campaña. Esto ocurre, porque el asunto es un mensaje del cual el receptor no puede huir, es la primera frase que será visualizada por tu interlocutor. Esta frase, por lo tanto, debe captar la atención del lector a través del estímulo a la curiosidad.

El asunto es como un título para tu e-mail, debe llamar la atención sobre un universo de novedades y posibilidades contenidas en el mensaje. Anticipar al lector sobre el valor de las enseñanzas contenidas en un e-mail puede ser cautivante. Es la mejor receta para garantizar un clic, que llevará a la lectura del cuerpo del texto.

Con base en el desafío de conquistar más clics y aumentar la eficiencia de tus campañas, creamos esta mini- guía sobre cómo crear temas de e-mail capaces de transformar tus acciones digitales en éxito! ¡Guarda bien los siguientes consejos!

Antes de crear asuntos de e-mail, enfócate en una meta

Para todas las acciones de marketing hay que enfocarse en un objetivo, pues es lo que va a guiar todos los pasos hacia las acciones de conversión. Si tu objetivo es vender productos en liquidación, por ejemplo, el título debe mencionar esta cuestión implícitamente.

Si tu objetivo es educar al lector a través de las actualizaciones del blog o la oferta de materiales ricos (e-books, info-gráficos, webinars) para descargar, el asunto debe incluir esta acción.

Entiende que, incluso antes de abrir el e-mail, es fundamental que el lector pueda identificar de qué se trata y la intención real de tu mensaje. ¡Cuanto más transparente sea la relación entre empresa, cliente y prospecto, mejor para los negocios!

Busca conocimiento y entiende a tu público

El marketing digital exige que mejoremos progresivamente nuestro conocimiento sobre nuestro público. La idea de definir tu público a través de un perfil, del tipo “hombres y mujeres de tal edad, de las clases X e Y”, no es suficiente para la creación de estrategias de e-mail marketing efectivas.

Además, es necesario utilizar esta información de perfil para generar una representación semi-ficticia de tus clientes ideales. Este storytelling sobre el público objetivo se llama persona, y es en ese personaje que debemos enfocarnos.

A partir de la identificación de las personas que componen tu estrategia, la etapa siguiente consiste en realizar un análisis minucioso: identificar posibilidades, comportamientos y tendencias frente a determinados formatos de comunicación.

Con esto, también vamos a saber qué tipo de asuntos, por ejemplo, se identificarían como interesantes en un e-mail, nos encontramos con el enfoque más adecuado para cada persona y trabajamos directamente para hablar de la mejor manera posible con dicho público.

¡Cuidado con las palabras que se consideran spam!

Muchas palabras son consideradas spam de forma automática por las herramientas de envío de e-mails. Evite palabras como: gratis, oportunidad, urgente, gane dinero, renta extra y expresiones de ese tipo, pues son muy utilizadas por spammers. Los servicios de e-mail tienden a interpretar mensajes con estas palabras como invasivos, y pueden desviarlos de la bandeja de entrada del destinatario.

De hecho, es posible que en algunos casos las personas reciban el e-mail a pesar de las palabras consideradas maliciosas. Existen situaciones en las que, incluso con ese contenido, los e-mails llegan a la bandeja de entrada. Sin embargo, es una práctica no recomendada. El método “ruleta rusa” puede ensuciar la dirección de e-mail que utilizas para envíarlos, haciendo que, después de un tiempo, todos tus mensajes sean considerados spam.

¡Realiza muchas pruebas!

La prueba es la mejor forma de generar el aprendizaje para tus estrategias de marketing digital. Prueba nuevos temas y enfoques en tu campaña de e-mail marketing y, también, formas de acompañar los resultados de los clics, conversiones y demás métricas que consideres relevantes. Las herramientas de análisis de métricas, pruebas A / B y planificadores de palabras clave son esenciales en este proceso.

Los experimentos también contribuyen con la profundización sobre tu público. Gracias a eso, vamos descubriendo qué palabras y asuntos de e-mail atraen más atención y, consecuentemente, mayor adhesión.

Sé breve y específico en los asuntos de e-mail

Como dijimos anteriormente, es fundamental que el usuario sepa de qué se trata el e-mail sólo por el título: si es sobre contenidos, productos, consultorías, etc. Por eso, sé bastante específico y resume tu tema. Esto hará que el título del e-mail quede claro y visible en la bandeja de entrada, facilitando el entendimiento del lector acerca de lo que se trata.

Crea asuntos que faciliten las búsquedas

Otro punto fundamental, en el que pocas personas invierten, es la creación de asuntos que faciliten las investigaciones en los buscadores de los e-mails. ¿Alguna vez has recibido un e-mail interesante y, sin tiempo para leerlo, lo perdiste en tu bandeja de entrada para siempre?

Vivimos una rutina llena de información y recibimos varios mensajes a lo largo del día. Por lo tanto, es necesario que el e-mail tenga un tema con una palabra clave relevante para el lector, de modo que se acuerde del tema y pueda encontrarlo fácilmente después.

Los e-mails también necesitan incentivar una acción o respuesta

También es interesante trabajar en los e-mails el incentivo a una acción o respuesta, posterior a la lectura. Al divulgar tu contenido, realiza una llamada al lector: visita a un sitio, descarga de un material rico o comentario en el post, por ejemplo, son formas de despertar el engagement de tu persona.

Detente ahora, por un momento, y visualiza la caja de entrada de e-mails de tu persona. Son muchos, ¿verdad?

Entre innumerables temas de trabajo, anuncios de empresas y ofertas de materiales, de forma subconsciente, analizas e identifica a aquellos que más llaman tu atención. ¡Observa cómo, entre los más atractivos, la mayoría presenta palabras clave en el título y un CTA!

Cuidado para no crear ansiedad

 Al pensar en un asunto de e-mail, ten cuidado para no generar ansiedad o una sensación de estrés, que incomode al lector.

El tono de tu texto, sobre todo en el asunto, es muy subjetivo y puede generar un impacto no deseado. Ésta es una etapa en la que, aunque existan buenas prácticas sobre cómo manejarte, es necesario aplicar una buena dosis de sentido común. Si realmente deseas llamar a una acción urgente, explora aspectos creativos y simpáticos, evita crear un tono de obligatoriedad o de respuesta inmediata.

¿Te gustó el contenido y quieres saber más sobre las mejores prácticas para las acciones de marketing digital? ¡Síguenos en Facebook y no te pierdas ninguna novedad!