cómo establecer precios

Aprende a establecer los precios de tu producto y servicio

Redactor Rock Content
Dominar las técnicas de cómo establecer precios y reconocer su importancia, pueden cambiar los rumbos de la organización.

El principal objetivo de un emprendedor, tanto al inicio de su carrera o ya con experiencia, es obtener excelentes resultados para su inversión, consolidarse, crecer y obtener cada vez más lucros. En este sentido, dominar las técnicas para establecer los precios y reconocer su importancia puede cambiar los rumbos de la organización.

La función de cómo establecer un valor para la venta de mercaderías es mucho más compleja de que únicamente atraer compradores y no son raras las veces que es motivo de dolor de cabeza. Pensando en esto, elaboramos un post para que por fin aprendas cómo dar precio a tus productos y servicios. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es lo que compone el precio de un producto o servicio?

Saber cuánto debes cobrar por tu trabajo es consecuencia de un amplio análisis de factores indispensables. Ellos son:

  • Costo: reúne todos los componentes esenciales para la fabricación de los productos, desde la parte burocrática como tributación, estrategias de marketing, hasta la distribución. 
  • Competencia: los precios de tu competencia te ayudarán a entender la dinámica del mercado, a pesar de la libertad para fijar valores, el hecho de haber otras empresas comercializando artículos semejantes en el mismo ambiente forzará un equilibrio entre ellos.
  • Consumidor: el escenario económico también tendrá gran influencia en esta misión. Por mejor que sean tus productos o servicios, no siempre el consumidor está dispuesto a pagar la cantidad pedida. Por este motivo, estudia bien el público objetivo, sus hábitos de consumo y su poder adquisitivo.
  • Valor agregado: toda mercadería gana respaldo cuando satisface la necesidad de los clientes. Es agregando valor que la empresa consigue cautivar a su público y fidelizarlo. Esta relación de confianza también interfiere en el resultado final.

¿Cómo establecer el precio de venta de un producto?

La política de precios sufre variación de acuerdo con el tipo de empresa e involucra condiciones subjetivas, sin embargo algunas acciones son de utilidad general sirviendo para cualquier modelo. Entre ellas:

Identifica tus costos y gastos

El primer punto que debes evaluar al determinar el valor de tus productos o servicios, es la cantidad desembolsada hasta el punto de entrega al consumidor, tales factores van a influir directamente en el montante cobrado.

Los gastos engloban dispendios de carácter general, y difíciles de individualizarlos. Son los gastos necesarios para el funcionamiento pleno de la compañía, remuneración de los empleados, estrategias de marketing, materiales para la oficina, en fin, ítems que no contribuyen directamente a la actividad final del negocio, sin embargo no pueden ser olvidados.  

Ya los costos comprenden aspectos más específicos y divisibles, tales como insumos, mantenimiento del equipo, agua, energía eléctrica, viajes de los colaboradores, materiales de limpieza y todo lo que está relacionado a la fabricación.

Los costos y gastos además pueden ser clasificados como fijos, que no se modifican en función del volumen producido o vendido, y variables, el consumo se modifica de acuerdo con la cantidad de los artículos.

Lo que el empresario debe tener en mente es que un gran volumen de ventas o una extensa lista de clientes, no es sinónimo de lucro. Existe la posibilidad de que tus productos estén siendo adquiridos porque su precio es menor que el de la competencia, esto puede ser muy peligroso para la salud financiera de tu emprendimiento.

Analiza el mercado

El tópico de las condiciones de mercado jamás puede ser descuidado o puesto al final de la lista de prioridades, por lo tanto, antes de fijar tu precio, debes observar el precio que tus adversarios están practicando, pues eso también sirve como parámetro para esa importante decisión.

De una forma general, no hay mucha discrepancia entre los valores estipulados por establecimiento aunque tengan libertad para esto.

Es común el hecho que, ocasionalmente, los emprendedores alcancen montos más competitivos en determinadas campañas, o sea, mucho más abajo del mercado, sin embargo lo que no puede ocurrir es convertir eso en un campo de batallas y querer medir fuerzas constantemente. Puede ser que ellos consigan descuento en la materia prima, alguna condición especial o posiblemente estén en crisis. Por eso un análisis detallado es tan importante.

Fija la margen de lucro

La margen de lucro es lo que trae verdadero sentido a la existencia de cualquier compañía. ¿Cuál es la lógica de cobrar solo lo suficiente para cubrir los gastos? Si tu facturación permite solamente lo necesario para la supervivencia de la empresa, llegó la hora de revisar algunos conceptos.

No existe una receta que se aplique a todos los tipos de emprendimiento, pero de una forma bien simple, el lucro es la diferencia entre la facturación obtenida con las ventas de un producto o servicio y los costos de la ejecución del trabajo.

Sin embargo, la tarea de deliberar sobre el margen de lucro no es simple, mantener el equilibrio se manifiesta como la decisión más acertada. ¿De qué sirve querer ganar mucho, cobrando más caro que la competencia, si sus productos quedan estancados en las góndolas? ¿O reducir los precios para aumentar las ventas y arruinar la estabilidad financiera del negocio?

¿Cómo saber si el valor pago por mis servicios es justo?

Establecer los precios de los servicios puede ser medido por elementos objetivos, como los gastos para viabilizar el trabajo: impuestos, energía eléctrica, agua, sueldos, materiales y equipos, dislocamiento, internet, teléfono, etc.

Sumados a estos factores, están los aspectos subjetivos, que también deben ser agregados al valor final.

En este contexto se insertan la dificultad de la demanda, una estimativa del tiempo necesario para finalizar la tarea, así como el diferencial de la calidad de la mano de obra. El último paso es estimar el porcentaje de lucro deseado.

La cobranza por los servicios se efectúa de 3 formas diferentes:

  • Por fee: remuneración mensual por el total de los servicios o cantidad de horas trabajadas.
  • Por trabajo: estimativa anticipada de cada servicio con base en su tiempo de duración.
  • Paquete cerrado: el precio para desempeño de la actividad es medido con base en el número de horas y pagado previamente, en caso no sea lo suficiente para concluir, el excedente será cobrado aparte.

¿Cómo establecer los precios de los servicios Saas?

Los servicios Saas cambiaron totalmente el concepto del uso de un software. La funcionalidad del servicio ocurre sin la necesidad de instalación del programa en el equipo, y ese mercado ha crecido a pasos largos en el mundo empresarial.

La forma de establecer los precios ocurrirá conforme al nivel de exigencia de los clientes, para cada circunstancia existe una opción más indicada.

El costo de su servicio presentará valores diferentes si la empresa es de gran porte y muchos empleados utilizan el producto, si la cantidad de recursos usufructuados es menor o mayor y dependiendo también del número de elementos procesados por el software.

El punto de partida es entender como los destinatarios del servicio harán uso de tu producto. Veamos algunos modelos para establecer el precio:

1. Remuneración mensual por usuario

Cobranza de una tasa mensual y fija, para que el cliente se sirva de una serie de softwares, o sea paga por un paquete de servicios.

2. Remuneración por la utilización del servicio al cliente

Tiene como base la funcionalidad que tendrá para cada cliente. Quien necesita mucho soporte paga más. Aquí la mejor opción es ofrecer planos personalizables, cuentas básicas, medianas y prémium.

3. Remuneración por anualidad

Este modelo generalmente es utilizado por las organizaciones que dedican sus servicios a dispositivos móviles, aplicaciones o instalación de software en sitios web. El cálculo es hecho por la cantidad de aparatos en los que fue instalado en el periodo de un año. 

4. Remuneración Cross selling

Modalidad que agrega servicios adicionales, la empresa adquiere un software y recibe otro complementar para probarlo. Si el ítem agrada, probablemente también será comprado.

¿Cuáles son los beneficios de establecer los precios de forma eficaz?

Disminuye los riesgos del negocio

Como mencionamos, un volumen de transacciones alto no asegura la estabilidad financiera y mucho menos el éxito de una organización. Vender más implica el aumento de recursos saliendo de la caja.

Cuando no establecemos los precios correctamente, los riesgos para que el emprendimiento fracase o sufra con las alteraciones del mercado son altos. El mundo de los negocios es cruel con los que no están preparados y saber estipular un precio correcto también es importante para mantenerse en la cumbre.

Aumenta la competitividad

Independientemente del nicho en el que actúas, la competitividad es otro motivo para administrar bien los precios de tus productos. Lo ideal es conseguir extraer el máximo potencial de los recursos, o sea, producir más utilizando lo mínimo.

Disminuyendo los costos en la confección, se vuelve posible hacer campañas con buenas ofertas para los consumidores, estimulando la disputa del mercado sin poner la salud financiera de la empresa en peligro.

Proporciona mejores resultados

Obtener lucro no es una tarea fácil, la fabricación de mercaderías o prestación de servicios esconden innumerables gastos, pero quien le dio atención merecida al tema de componer los precios de los productos, está preparado para lidiar con las adversidades.

Un líder dedicado conoce todos los factores que modifican la valorización de sus ítems y está apto para actuar con eficiencia, utilizando las mejores estrategias con el fin de garantizar todas las metas.

El negocio competitivo viable es aquel en el que sus gestores trabajan para encontrar un equilibrio al establecer sus precios, el camino indicado para crecer con responsabilidad. Mejores resultados vienen con mucha dedicación y sentido de realidad. ¿Te gustó nuestro artículo? Ahora que ya aprendiste cómo establecer los precios de tus productos y servicios, conoce también cómo llevar a cabo una investigación de mercados para lanzar un producto o servicio.