cómo hacer un resumen

Paso a paso: aprende a hacer un resumen de calidad

Redactor Rock Content
¿Tienes dudas si tu resumen te está ayudando a la hora de estudiar? ¡Conoce aquí algunos consejos para hacer resúmenes de calidad!

Es muy común encontrarse en el tipo de situación en que un resumen podría ayudar. Si estás estudiando para una prueba o preparándote para una reunión importante, saber cómo hacer un resumen te ayudará a ser más ágil y eficiente.

Muchos de nosotros tenemos nuestros propios métodos para hacer resúmenes y los utilizamos a lo largo de la vida haciendo adaptaciones aquí y allí para atender mejor a cada situación.

Sin embargo, ¿estás haciendo resúmenes de la mejor manera posible? Hay por ahí muchas técnicas que son utilizadas por estudiantes y profesionales alrededor del mundo para garantizar que el resultado sea siempre el de buenos resúmenes. ¿Qué tal aprender algunas de ellas?

Seleccionamos siete pasos para un resumen perfecto y te explicamos cómo acelerar tu producción. ¿Listo(a)?

1. Entiende mejor el tema

El resumen perfecto sólo se puede hacer cuando entendemos muy bien el tema que será abordado. Si estás preparandote para una presentación en la universidad, estudiando para una prueba o listando lo que se debe mencionar para un cliente en una reunión, comprender perfectamente acerca lo que estás hablando es un paso fundamental. Por eso, lo primero para un buen resumen es el estudio.

Tendrás que saber responder a las principales preguntas sobre un tema concreto para saber cuáles son los temas de interés dentro de él. Entonces tendrás que buscar tanta información como te sea posible para poder orientarte. Tu resumen sólo estará completo si, al leer su contenido, quien necesite utilizarlo sea capaz de guiarse por un tema.

Presta mucha atención en esta etapa si estás haciendo un resumen que no será sólo para ti. Es muy fácil escribir para nosotros mismos y en ese caso podemos usar términos que conocemos sin preocuparnos de explicar sus significados. Pero al hacer un resumen para otras personas, debes tener el cuidado de introducir principios básicos y de hacerlo accesible.

2. Determina lo que necesita ser abordado

Antes de comenzar un resumen es necesario definir cuáles serán los temas abordados en él. Si estás preparando un resumen para estudiar para una prueba, las orientaciones del profesor serán suficientes para estructurarlo. Sin embargo, si se trata de un resumen profesional o creado para compartirlo con un equipo, es necesario que establezcas estos temas tú solo.

Piensa en los principios de un texto periodístico completo. Los resúmenes tienen la obligación de informar, por lo tanto comparten algunas características con este género textual. Cuándo, dónde, por qué y cómo son preguntas que deben ser respondidas y encontradas fácilmente en tu resumen.

3. Define quién va a leer este resumen

Como mencionamos anteriormente, hacer un resumen depende mucho de su aplicación. Hay algunas libertades que podemos tomarnos cuando escribimos textos para el consumo propio, pero que no son exactamente adecuadas al dirigirse a un interlocutor. Por eso debes entender cuál será el uso de tu resumen y en qué contexto será consultado.

El resumen que hacemos para que un especialista se oriente durante una conferencia es muy diferente de aquel que creamos para que un estudiante sea introducido a un tópico. El lenguaje que utilizamos también varía de acuerdo con el destino final de un resumen. Ten esto siempre en mente.

4. Haz un listado de contenidos

Es normal que los resúmenes sigan una estructura similar, es decir, que aborden los tópicos necesarios para la comprensión de un tema de acuerdo con ciertas reglas. Una introducción, por ejemplo, es imprescindible para que un resumen pueda guiar a quien lo lee. De la misma forma una conclusión es importante para resaltar los principales puntos contenidos en aquel material.

La estructura de un artículo académico es un buen modelo para la ejecución de resúmenes. Es que además de contar con ambos, introducción y conclusión, esta estructura generalmente contempla otros puntos relevantes para construir un resumen completo y fiel a un asunto.

Además de estos dos tópicos, los artículos académicos tienen capítulos y cada uno de ellos construye conocimientos sobre el capítulo anterior. Entonces, si estás resumiendo un libro de historia tal vez sea una buena idea separar los bloques de tu resumen por el año o evento abordado, sucesivamente.

Los mismos moldes pueden ser utilizados para resúmenes científicos, técnicos y para decidir cuándo cada parte del asunto será abordada para hacerla más inteligible.

Materiales y lecturas que te recomendamos:

¿Cómo hacer una conclusión perfecta? ¡descúbrelo de una vez por todas!

Cómo hacer un borrador de texto

Guía definitiva del texto perfecto: del brainstorm a las técnicas de persuasión

5. Utiliza bullet points

Los bullet points, o temas, son una buena idea a la hora de hacer resúmenes. Ellos nos obligan a utilizar una o dos frases para describir un concepto completo y esto ayuda a la memorización de informaciones. En algunos casos específicos temas numerados también pueden ayudar, sobre todo si lo que estás resumiendo tiene que seguir un orden específico o ciertas instrucciones.

Bullet points van a hacer el texto más fluido, una característica fundamental para los resúmenes. Y pueden ser fácilmente comprobados si alguna duda se presenta.

6. Enumera referencias para un estudio en profundidad

Para hacer un buen resumen de verdad, necesitamos tomarnos un tiempo para listar las referencias que puedan profundizar el estudio. Claro que los resúmenes deben conseguir contemplar de forma suficiente un asunto para que no sea necesario consultar el material completo, sin embargo, siempre debemos proporcionarle al lector de un resumen, fuentes, para que amplíe su conocimiento.

De la misma manera que en artículos académicos hay una bibliografía, necesitamos incluir en los resúmenes materiales y links que corroboren lo que se ha dicho allí.

7. Entra en detalles

Aunque el resumen sea un material breve no dejes de entrar en detalle cuando sea necesario. Si es necesario tener un conocimiento anterior para digerir un material por completo, haz una explicación previa.

La medida de un párrafo es suficiente para abordar en detalle cierta pauta de un resumen. Ella garantiza que haya una orientación para comprender lo que se dice y que no será necesario consultar obligatoriamente otro material para entender un resumen plenamente.

Aprender cómo hacer un resumen es imprescindible para aquellas personas que necesitan este recurso a menudo. Quien en especial trabaja y estudia puede beneficiarse de los consejos que describimos aquí.