Cómo hacer una introducción

Aprende a hacer una introducción que cautive a tu lector

José Fermín
¿Ya te diste cuenta que bastan unas cuantas líneas de texto para que decidas si vas a leer este contenido hasta el final o no? Pues entonces…

La introducción es el primer contacto del lector con el cuerpo de tu texto, ¡por eso debe ser seductora! Antes de la introducción, la única cosa que el lector conoce es el título, o sea, la promesa de que tu contenido puede enseñarle algo. Por esa razón, la introducción es imprescindible para garantizar que tu texto sea leído hasta el final. Si no puedes conseguir cautivar al lector con las primeras frases, él se irá y difícilmente regresará.

La web es un paraíso de distracciones y el dedo de tu lector va a estar siempre listo para dar clic en “volver”, o simplemente cerrar el navegador. Recuerda: el objetivo del primer párrafo es hacer que el lector quiera leer el resto del texto. Para conseguir que eso suceda, existen algunas estrategias que te podemos enseñar ahora. ¡Empecemos!

producción de contenidos

Imagina quién es tu lector ideal

¿Para quién será escrito tu artículo? ¿Cuáles son sus objetivos, intereses y necesidades al leer el texto? Piensa en qué tipo de persona e tu público objetivo e intenta entonces imaginar qué es lo que le importa. Para eso, basta con responder algunas preguntas:

  • ¿Cuál es la mayor preocupación del lector? ¿A qué le teme?
  • ¿Cuáles son los objetivos que mi lector quiere alcanzar? ¿Cuál es su ambición?

O sea, ¡evidencia un problema y demuestra que tú tienes la solución! Crea tu primer párrafo mostrando cómo tu contenido puede ayudar al lector a evitar aquello a lo que le teme o, lo que es igual, conquistar aquello que ambiciona.

¿Cuál es el tono de habla de tu lector?

Es importante saber cuál es el tono adecuado para comunicarse con él. El tono adecuado crea un comunicación más personal y, por lo tanto, de mayor enganche.

Por ejemplo, hablar con una adolescente sobre moda es muy diferente a hablar con un abogado sobre el mercado inmobiliario. Cada uno de esos tipos de lectores exige un tono diferente de conversación. Esto puede ser explotado por medio de expresiones coloquiales, textos más formales e, incluso, un vocabulario más técnico.

Entiende el concepto de persona

Todos esos aspectos (tono de habla, tipo de problema, posible solución, etcétera) dependen mucho de la persona para quien estás escribiendo. Mucho más que simplemente redirigir un texto pensando en un público objetivo, es importante saber reconocer la persona de tu texto, el perfil general de tu lector (hábitos, comportamiento, intereses, entre otras características).

Así, tendrás más facilidad de entender cuáles son los principales dolores y dificultades de tu lector, y sabrás también como hacer una introducción de texto dirigida a solucionar sus problemas.

Define claramente los beneficios de tu artículo

¿Qué es lo que el lector va a ganar si gasta unos cuantos preciosos minutos de su tiempo leyendo tu texto? Tu introducción debe atender las expectativas generadas por el título y mostrar cuál es el propósito de tu texto.

Piensa en por lo menos un beneficio que el lector puede sacar del artículo y úsalo como cebo para engancharlo. Ese “cebo” puede ser elaborado con una serie de técnicas. Ve algunas de las más eficientes:

Crea una USP para tu artículo

Una USP (Unique Selling Proposition) es una táctica de marketing para crear una frase de simple entendimiento y comunicación que representa el aspecto diferenciador de un producto. Sintetiza, en apenas una frase, el valor de tu artículo y preséntaselo claramente al lector.

Sé extremadamente sincero

Sí, puede parecer absurdo, pero la sinceridad no es exactamente la cosa más común en Internet hoy en día. El tono de muchos textos es infantil y condescendiente.

Al ser completamente franco con el lector estableces una inmediata relación de confianza con él. A partir de esa información, en la introducción inicial, el lector sabe que podrá confiar también en los párrafos siguientes.

Promete revelar un secreto

Las personas adoran los secretos porque inmediatamente les despiertan la curiosidad. Promete revelar los secretos de las personas exitosas y tendrás el interés de tu lector. Crea expectativa y no reveles tu As bajo la manga al comienzo del artículo.

Es necesario crear curiosidad primero, hablando sobre el mundo de posibilidades que se van a abrir para el lector después que el secreto sea revelado. O sea, haz una cadena de ideas y ventajas durante la lectura. La anticipación de ese aprendizaje es un fuerte motivador para la lectura.

Cuenta el comienzo de una historia

Contar una historia al lector es aproximarlo a la temática del texto. Es posible dar ejemplos del tema que vas a tratar al inicio de un texto, de forma que el lector esté curioso o se identifique con la situación que expusiste. Así, hay más compromiso y voluntad de descubrir cuál será el desenlace de aquella situación.

Muéstrale que está haciendo todo mal

La posibilidad de estar haciendo algo importante de manera equivocada es muchas veces suficiente para llamar la atención de las personas. Todos queremos dar lo mejor de nosotros en nuestras actividades cotidianas y no queremos desperdiciar nuestros esfuerzos.

Generalmente, imaginar que después de mucho esfuerzo podemos no obtener los resultados que deseamos, es bastante perturbador.  Por eso, esta puede ser una técnica valiosa para usar como gancho las introducciones de tus textos.

Haz preguntas retóricas

Cuando conversas con el lector por medio de preguntas retóricas, obviamente, no estás esperando que le responda al texto. Sin embargo, la primera reacción que él tendrá durante la lectura es responder a esos cuestionamientos, aunque sea inconscientemente. Al hacer esas preguntas, estimulas la reflexión del lector y haces que perciba la relevancia del tema sobre el que está leyendo.

Muchas veces la primera impresión es la única oportunidad que tendrás. ¡Aprovéchala bien! ¡Escribe introducciones intrigantes y ve como el enganche de tu contenido aumenta inmediatamente!

¿Te gustaron los consejos? ¿Qué tal si nos compartes en los comentarios tus dudas y sugerencias sobre cómo escribir una introducción más interesante?