matriz dofatomar una decisión importante.

">

Análisis SWOT o Matriz D.O.F.A: entiende el concepto y ponlo en práctica

Redactor Rock Content
El análisis SWOT es una herramienta esencial para la planificación estratégica de cualquier empresa. Pero, ¿ya sabes cómo hacerlo? ¡Descúbrelo ahora!

Intenta recordar la última vez que tuviste que tomar una decisión importante.

Una decisión que impactara tu vida, tu destino. Probablemente no fue un momento fácil.

Tuviste que pensar en tu situación actual, comparar los pros y los contras, evaluar el impacto en tus personas cercanas, entre otros factores.

Al hacer ese análisis, debes haberte sentido más seguro de que estabas tomando la decisión más correcta.

¿Te acordaste de alguna situación así? Lo mismo sucede en las empresas.

En el momento de dar un paso importante, es necesario antes evaluar la situación del negocio y el escenario en que está inserto para entender cuál es el camino correcto a seguir.

Y es para eso que sirve el análisis SWOT, que en español se puede llamar matriz DOFA, una de las herramientas de planificación de uso más común en los negocios.

Nuestro objetivo en este post es explicarte todo sobre el análisis SWOT: qué es, para qué sirve, cómo hacerlo.

Aprende con nosotros a usar esta metodología en tu negocio para basar tus decisiones.

¿Vamos?

¿Qué es el análisis SWOT?

SWOT es la sigla en inglés para las Fortalezas (Strengths), las Debilidades (Weakness), las Oportunidades (Opportunities) y las Amenazas (Threats).

En América Latina, puedes oír a algunas personas llamando a este análisis de DOFA (Debilidades, Oportunidades, Fortalezas y Amenazas).

No se sabe con certeza, pero probablemente fue creada en la década de 60, en la Universidad de Stanford (EEUU), a través del estudio de las 500 mayores corporaciones norteamericanas de la época.

Hoy es una de las metodologías clásicas de la Administración.

El análisis SWOT es muy utilizado en la planificación estratégica de las empresas o de nuevos proyectos, pues consiste en la realización de un diagnóstico completo sobre el negocio y el ambiente que lo rodea.

Así, el emprendedor tiene una base para formular sus estrategias de gestión y marketing con más seguridad.

El resultado del análisis es la creación de la matriz, también llamada Matriz SWOT, que ayuda a identificar los principales factores internos que deben trabajarse y los puntos externos que demandan atención.

¿Para qué sirve el análisis SWOT?

Como explicamos al principio de este post, el análisis SWOT sirve para basar la toma de decisiones.

Con él, tenemos un diagnóstico completo sobre la empresa, lo que reduce los riesgos a la hora de dar un paso importante, como explorar nuevos mercados, lanzar un nuevo producto o crear nuevas estrategias de marketing.

Por lo tanto, el análisis SWOT puede ayudar al negocio de las siguientes maneras:

  • Dar más seguridad para la toma de decisiones;
  • Conocer con profundidad el escenario;
  • Comprender la posición a respecto a los competidores;
  • Anticiparse a movimientos externos;
  • Indicar alternativas de acción.

La metodología es bastante versátil y fácil de aplicar.

Por eso, se hizo popular y pasó a ser usada no solo por grandes empresas (como en su origen), sino también en pequeños negocios, nuevos proyectos, productos, lugares, blogs e incluso personas.

Es decir, en cualquier situación en que sea necesario tomar una decisión, el análisis SWOT puede ser usado.

¿Quién debe hacer el análisis SWOT?

Dependiendo del porte del negocio, es el gestor de la empresa o un profesional de marketing quien hará el análisis.

Sin embargo, será mucho más completo si todo el equipo se involucra en el proceso.

Ciertamente los gestores tienen una visión global del negocio, pero son los expertos de cada área que conocen de cerca los dolores, los desafíos y las necesidades dentro de su trabajo.

Además, participar en un proceso estratégico como este es capaz de despertar un sentido de pertenencia, esencial para enganchar a los colaboradores hacia el objetivo mayor.

Ahora vamos a entender todos los detalles sobre cómo realizar un SWOT, empezando por el análisis interno.

¿Cómo analizar los factores internos?

“Conócete a ti mismo”. Esta sabiduría no vale solo para tu vida, sino para las empresas.

El autoconocimiento es el primer paso para el desarrollo. Entonces, el análisis SWOT comienza mirando hacia dentro, para las dos primeras letras de la sigla: Fortalezas y Debilidades.

Los puntos fuertes y débiles de la empresa son factores que la sitúan en ventaja o desventaja con relación a la competencia.

Por eso, aunque el análisis interno mire dentro de casa, hay que tener en cuenta también lo que los vecinos (los competidores) están haciendo.

Nota también que, en relación con estos factores, tu empresa tiene control, a diferencia del análisis externo que viene después.

La propia empresa puede actuar para eliminar un punto débil o mejorar un punto fuerte. No estamos diciendo que sea fácil hacerlo, pero el control está en tus manos.

Para entender qué características deben analizarse internamente, mira especialmente a los factores clave de éxito, o sea, qué elementos son esenciales dentro de tu sector para el buen desempeño de la empresa.

Para saber cuáles son ellos, mira al líder: ¿qué características lo hacen el mejor en tu mercado?

Por ejemplo, en el mercado financiero, la tradición y la credibilidad pueden considerarse factores clave de éxito.

Para un restaurante, atención y ubicación. Para una agencia de viajes, agilidad operativa y soporte eficiente. Cada mercado tiene los suyos.

Identifica cuáles son los atributos esenciales en tu mercado y tu situación con respecto a ellos.

Estos son algunos puntos que puedes analizar en tu empresa para identificar tus fortalezas y debilidades:

  • Ubicación;
  • Tiempo de mercado;
  • Reputación;
  • Recursos humanos;
  • Recursos financieros;
  • Marketing;
  • Administración;
  • Capacidad de funcionamiento;
  • Acceso a la materia prima;
  • Materiales y equipos;
  • Etc.

¿Cómo analizar los factores externos?

Las Oportunidades y Amenazas se refieren a lo que está en el ambiente externo, en el exterior.

Estos factores no son controlables, ninguna acción de la empresa puede influir en su existencia. Ellos simplemente están allí.

Y es en el análisis SWOT que identificarás si son relevantes, si pueden impactar en tu negocio y cómo te encargarás de ellos.

Las empresas que están atentas a los movimientos del mercado, del sector, de la economía, de la política, de la sociedad en general, estarán mejor preparadas para el futuro.

Nadie puede predecir el futuro, pero es posible identificar tendencias y prepararse para ellas.

Hay dos ambientes externos que el análisis SWOT debe abarcar: el micro y el macroambiente.

El microambiente se refiere al sector en el que actúas. ¿Cómo son las barreras de entrada? ¿Hay mucha competencia entre los players? ¿Nuevos entrantes representan una amenaza para tu negocio? Sobre el microambiente, evalúa los siguientes puntos:

  • Clientes (poder de negociación sobre tu empresa)
  • Proveedores (poder de negociación sobre tu empresa)
  • Competidores (cantidad de empresas, rivalidad, relación)
  • Nuevos entrantes (barreras de entrada, amenazas)
  •  Substitutos (barreras de salida, amenazas)
  • Intermediarios (poder de negociación sobre tu empresa)
  • Entidades de clase (organización, poder de presión)

El macroambiente se refiere a lo que está más allá de la empresa y del sector.

¿Qué dicen los índices económicos sobre el futuro del país? ¿Qué está haciendo la sociedad hoy que puede convertirse en un nuevo comportamiento social? ¿Cómo afectan estos movimientos a tu negocio?

  • Para analizar el macroambiente, observa a estos escenarios:
  • Político-legal (proyectos de ley, corrientes ideológicas, nuevos gobernantes, etc.)
  • Económico (inflación, niveles de consumo, ingresos de la población, etc.)
  • Demográfico (crecimiento de la población, tasa de natalidad, escolaridad, etc.)
  • Tecnológico (nuevas tecnologías, procesos operativos, automatización, etc.)
  • Sociocultural (creencias, valores, costumbres, hábitos de consumo, etc.)
  • Natural (escasez de materia prima, aumento de la contaminación, sostenibilidad, etc.)

Veamos un ejemplo…

Supongamos que tienes una librería física tradicional en el mercado de una ciudad y estás evaluando la posibilidad de abrir un e-commerce para vender tus productos.

Vamos a ver cómo sería tu análisis SWOT:

Fortalezas (Strengths)

Como hemos dicho, la evaluación de las fortalezas y debilidades debe estar relacionada con factores clave de éxito.

En nuestro ejemplo, la amplitud de la oferta y la reputación de la marca son puntos importantes, que esta librería tiene.

Debilidades (Weakness)

Sin embargo, la empresa pretende entrar al mundo virtual, por lo que la ausencia de conocimientos técnicos en el comercio electrónico es un punto débil.

Además, la librería no tiene un sistema de inventario que pueda ser integrado a las ventas online, lo que es esencial para quien tendrá puntos de venta diferentes (físico y virtual).

Oportunidades (Opportunities)

El acceso a Internet en Latino América continúa en crecimiento, especialmente con personas de bajos ingresos y en el interior del país.

Otra gran tendencia es el aumento de uso de smartphones para la investigación de productos y compras online — hábito de consumo que también puede ser aprovechado por la librería.

Amenazas (Threats)

En Latino América, la falta del hábito de la lectura (factor sociocultural) puede ser considerada una amenaza para la librería.

En el microambiente, la fuerte competencia entre las librerías virtuales es también un punto de atención.

Sería posible también enumerar muchos otros puntos importantes de cada aspecto analizado, pero es importante mantener la lista concisa.

A la hora de analizar, piensa en todo y enumera todos los puntos, pero, cuando vayas a elaborar tu matriz, prioriza lo que es más relevante para el negocio.

 

Factores Positivos

Factores Negativos

Factores Internos

S – Strenghts

F – Fortalezas

W – Weakness

D – Debilidades

Factores Externos

O – Opportunities

O – Oportunidades

T – Threats

A – Amenazas

 

Terminé la matriz DOFA… ¿Y ahora?

El análisis por sí solo no ayuda. La evaluación de todos los factores internos y externos relacionados con tu negocio es lo que debe ayudar en la toma de decisión.

Por lo tanto, ahora que ya tienes la matriz rellenada en todos sus cuadrantes, es hora de analizar los posibles movimientos.

Pero, ¿cómo se transforma la matriz SWOT en acciones y estrategias?

Nuestro consejo es ver cómo las fortalezas, las debilidades, las amenazas y las oportunidades se relacionan entre sí.

El objetivo es maximizar los puntos positivos y minimizar los negativos.

Por ejemplo, mira a tus fortalezas e identifica cómo pueden ayudar a potenciar el negocio aprovechando las oportunidades observadas.

Las fortalezas de tu empresa también pueden ayudar a minimizar los impactos de las amenazas.

Mira las posibilidades de estrategias combinando la información planteada:

Fortalezas + Oportunidades

¿Qué puntos fuertes de la empresa se pueden utilizar para maximizar las oportunidades identificadas?

En el caso de la librería, la amplitud de la oferta maximiza la oportunidad de entrar en las ventas virtuales.

Entonces, ya serías capaz de tomar una decisión estratégica: enfocar los mensajes publicitarios en la gran variedad de libros.

Fortalezas + Amenazas

¿Qué puntos fuertes de la empresa pueden ayudar a minimizar el impacto de las amenazas?

Por ejemplo, la reputación de la librería puede reducir la amenaza de entrar en un mercado con una competencia fuerte, puesto que la marca es consolidada.

Entonces, una estrategia importante sería mantener el mismo nombre e identidad visual en la web.

Debilidades + Oportunidades

¿Qué acciones puedes hacer para minimizar las debilidades a través de las oportunidades levantadas?

El uso de smartphones para compras online es una oportunidad importante, pero solo se aprovechará si la empresa toma una acción: adoptar un sistema de inventario integrado para todos sus puntos de venta.

Debilidades + Amenazas

¿Qué acciones puedes hacer para reducir o eliminar las debilidades y minimizar el efecto de las amenazas?

En el caso de la librería, la falta de know-how, combinada con la fuerte competencia del mercado, es un problema grave.

Para reducir este impacto, una acción importante sería contratar a una empresa especializada para estructurar la operación del e-commerce.

¡Listo, ahora tu análisis está completo! Ya estás provisto de varias informaciones para tomar tus decisiones con más seguridad.

Consejos extras para tu análisis

  • Sé realista – enmascarar la realidad solo perjudicará a tu empresa.
  • Sé objetivo – explica en pocas palabras cada punto, si es necesario.
  • Evita listas muy largas – prioriza los puntos por relevancia para el negocio.
  • Combina diferentes metodologías de análisis de escenario y diagnóstico.

Conclusión

El análisis SWOT es una herramienta práctica y fácil de aplicar. Pero el proceso puede no ser tan simple.

Identificar las debilidades en la propia empresa puede ser doloroso. Encontrar los datos para evaluar el ambiente externo demanda esfuerzo del equipo.

Percibir que algunas amenazas pueden poner tus planes por debajo de agua — y aún así mantener la cabeza erguida — es un gran desafío.

Durante el análisis, el emprendedor se enfrenta a algunas verdades. Pero ese es el gran beneficio del análisis SWOT.

En vez de dar los pasos de la empresa con base en creencias, el proceso permite que se conozca la realidad, justamente para evitar desilusiones en el futuro.

Al final, el análisis SWOT resulta en un gran aprendizaje sobre tu empresa y tu mercado.

Aprovecha esta herramienta no solo para la toma de decisiones, sino también para conocer a fondo tu negocio e involucrar a tus colaboradores en ese conocimiento.

Reúne a tu equipo, discute cada aspecto que vimos aquí, busca los datos, monta tu matriz DOFA. El análisis SWOT será tu gran aliado en la planificación de tu negocio.

Si deseas aprender aún más, lee nuestro post sobre lo qué es mercadotecnia. El artículo es súper completo y trae varios detalles interesantes acerca del área.