Cómo vender productos en un blogmarketing digital, se trata del enlace o hipervínculo que acompaña tu pauta o tu contenido. La intención es dirigir a nuestra audiencia a los motores de búsqueda, aquí entra Google, pero de esto hablaremos más adelante, primero definamos el nombre de esta acción y su funcionalidad.

">

¿Cómo vender un producto en tu blog sin fastidiar al lector?

Autor Invitado
El blog es una excelente herramienta que ofrece diversas ventajas: puedes comunicarte con tu público, reforzar tu marca y convertirte en una autoridad en tu nicho de mercado. Además, este poderoso instrumento también puede ser utilizado para que difundas tu trabajo y realices ventas concretas, que pueden ser medidas. Sin embargo, es muy importante saber cómo vender un producto sin fastidiar a tu lector.

Nadie quiere ser molestado con publicidades agresivas, pedantes e incluso repetitivas. Cuando vas a una tienda, ¿te gusta que el vendedor esté detrás de ti todo el tiempo diciéndote: “compra, compra, compra”? La respuesta probablemente ha sido “no”, ¿verdad? En Internet, funciona de la misma forma. Por eso, en este post te vamos a mostrar 10 tips para vender en tu blog sin perturbar a tus clientes potenciales. ¡Sigue leyendo!

Ofrece contenidos de alta calidad

Lo primero que tienes que considerar es que los lectores de tu blog están accediendo a tus textos para leer contenidos que les interesa y que son útiles para ellos – y no para comprar un producto. Por eso, tienes que enfocarte en ofrecer materiales que añadan valor de verdad a tu público objetivo.

Imagínate, por ejemplo, que vendes un infoproducto, como un curso online sobre automaquillaje. El objetivo principal de tu blog no será vender tu curso y sí ofrecer contenidos en los cuáles eres especialista para ayudar a las personas a solucionar problemas que enfrentan en su día a día.

Algunos textos que podrías publicar, por ejemplo, serían los siguientes:

  • ¿Cómo elegir la base de maquillaje ideal de acuerdo a tu color de piel?
  • Conoce 3 estrategias fáciles para ponerte pestañas postizas tú misma.
  • Las 10 marcas de cosméticos con mejor relación costo beneficio.
  • 5 tutoriales de maquillaje inspirados en los personajes de Game of Thrones.

Como habrás notado, ninguno de esos contenidos está enfocado en tu producto. Cada uno sirve para ofrecer conocimientos relevantes sobre un tema que les interesa a tus lectores: el maquillaje.

Sin embargo, puedes añadir en tu post una parte en que hablas sobre tu curso (de forma natural y discreta, preferentemente). Puedes hacerlo a lo largo del texto o utilizar un CTA llamativo al final.

Si ofreces un contenido excelente y agradas a tu público con tus materiales, probablemente empezarán a confiar en ti y sentirán ganas de comprar tu curso espontáneamente, ¡porque estarán seguros de que valdrá la pena invertir en algo que tú has creado!  

Piensa siempre en tu avatar

Si quieres vender un producto en tu blog sin fastidiar a tu lector, es muy importante que siempre tengas en mente sus características y que crees todo tu contenido considerando su perfil. Poseer un avatar bien definido y usarlo en todas tus estrategias es fundamental para que los lectores no se sientan incómodos cuando anuncies tu producto.

Imagínate que vendes un e-book que enseña a preparar platos sanos para perder peso y publicas en tu blog recetas de dulces y postres azucarados: probablemente no llamarás la atención de los lectores hacia tu producto.

Es decir, si tu especialidad es la gastronomía y tienes un avatar bien definido (como personas que quieren perder peso) probablemente conseguirás agradar a tu público fácilmente, pues crearás un contenido altamente personalizado, que será útil y llamará la atención.

Sin embargo, si eliges la gastronomía en general será más difícil vender tu producto, pues muchas personas que están en tu blog no se identificarán con lo que estás vendiendo.

No hables solo de ti mismo

Si existe algo que molesta a las personas en general es que los otros hablen solo de sí mismos. Además de ser una actitud cansativa, es también una práctica bastante arrogante.

Por eso, siempre que puedas habla sobre otras marcas y personas en tu blog. Da ejemplos de algo que has visto en otro sitio (especificando de dónde has sacado la información, claro); entrevista a otros profesionales que trabajan en tu mismo nicho; pregúntale la opinión a tus lectores sobre algún asunto y publica sus respuestas… ¡Usa la creatividad!

Una buena idea para mostrar que no estás interesado solo en ti mismo es utilizar la estrategia del co-marketing, que es la colaboración entre dos marcas distintas que pueden ayudarse mutuamente.  

No presiones a tu lector

Como hemos dicho antes, a nadie le gusta que lo estén presionando, principalmente cuando estamos hablando de ventas. ¿A ti te gusta que te llamen por teléfono todos los días para ofrecerte un producto que no te interesa? ¿O te agrada llegar a casa y encontrar un montón de folletos debajo de tu puerta, anunciando algo que ni siquiera necesitas?

El exceso de publicidad y la insistencia es muy mal vista por las personas, principalmente ahora en la era de la información. Por eso, no llenes tu blog de banners dramáticos y escandalosos, ni incluyas botones de compra por todas partes. Tampoco estés insistiendo, en todos los posts, para que tu cliente compre tu producto a todo costo.

Sé sutil en tus promociones y solo ofrece tu producto si tiene que ver con el contexto del post que estás escribiendo. ¡Aprende a “vender sin vender”!

Muestra que tu producto es confiable

En vez de estar todo el tiempo pidiendo para que tu lector compre un producto, muéstrale de forma natural que lo que vendes es confiable y de alta calidad.

Por ejemplo, si vendes cursos online de gestión financiera, puedes pedirle a alguno de tus alumnos que han concluido las clases que deje un testimonio sobre sus resultados. Imagínate que uno de los módulos del curso es sobre como aplicar tu dinero: puedes hacer un resumen de los consejos más importantes y, al final, publicar el testimonio (preferentemente en vídeo).

Utiliza un lenguaje liviano y personal

Si quieres vender un producto en tu blog sin fastidiar al lector, no te olvides de que tu público está ahí para acceder a tus conocimientos, no para realizar una compra. Eso también debe transmitirse en el lenguaje que utilizas.

Expresiones en imperativo como “compre ahora”, “pruebe hoy mismo” y “no pierda más tiempo” pueden sonar muy comerciales e incomodar a tus lectores. Prefiere utilizar un lenguaje más personal y liviano. Imagínate que estás hablando con un amigo al que quieres ayudar y no con un cliente al que quieres persuadir.

Sé honesto

Otro punto muy importante para que conquistes la confianza de tus clientes potenciales y consigas vender tu producto sin fastidiar a tus lectores es siendo siempre lo más honesto posible.

No hagas falsas promesas ni cuentes historias que no ocurrieron de verdad, por ejemplo. Además, no hables mal de tus competidores. Sé lo más transparente y abierto posible.

Enfócate en desarrollar tu producto y en producir los mejores textos de Internet. Si confías en lo que publicas y en lo que estás vendiendo, ¡tus lectores creerán en ti espontáneamente y querrán realizar una compra contigo!

Coloca un formulario en tu blog

Una excelente opción para que realices ventas gracias a tu blog es incluir un formulario de suscripción en tu página. Es decir, los lectores que estén muy interesados en los contenido que publicas podrán dejar su dirección de e-mail para que les envíes notificaciones, materiales útiles, descuentos especiales, contenidos exclusivos y otras ventajas.

Seguramente, esas personas quieren recibir mensajes tuyos y por lo tanto es más fácil que les envíes una oferta sin fastidiarlos, ya que ellos mismos se han apuntado para estar en contacto contigo. Sin embargo, no te olvides de ofrecer la opción de que el usuario cancele su registro si no quiere recibir más tus mensajes.

¡La nutrición de leads es una estrategia fantástica y asertiva para realizar ventas online!

Combina el blog con otras herramientas y redes sociales

Para que tus clientes potenciales confíen en ti y tengan ganas de comprar un producto tuyo, tienen que acordarse de tu marca. Por eso, mientras más puedas estar en contacto con ellos, en diferentes contextos, ¡mejor!

Además de la nutrición de leads que mencionamos en el tópico anterior, asegúrate de utilizar otros medios de comunicación. Crea un canal en YouTube y publica videos interesantes, crea un perfil en redes sociales como Facebook e Instagram y envía contenidos diariamente.

Una buena idea es utilizar esos canales para difundir los posts de tu blog. El recurso “stories” de Instagram, por ejemplo, puede ser utilizado para eso, pues llama mucho la atención de los usuarios y tiene la capacidad de aumentar el tráfico en tu página.

Realiza tests y mide tus resultados

Si quieres vender un producto sin fastidiar a tu lector, tienes que analizar lo que tu público está sintiendo con tus textos y cómo está reaccionando a tus posts. Pensar en una estrategia y ponerla en marcha sin analizar los resultados puede ser una gran pérdida de tiempo.

Por eso, si estás indeciso entre poner un banner divulgando tu producto al final de un post o incluir un vídeo en el que hablas sobre tu producto, por ejemplo, realiza una prueba. Deja una semana la primera opción y en la otra la segunda, por ejemplo. Observa en cuál período has tenido mejores resultados y enfócate en mejorar lo que está funcionando.

Esperamos que nuestros consejos hayan sido útiles y que empieces a ponerlos en práctica hoy mismo. ¡Vender un producto es mucho más fácil cuando tu público confía en ti y te ve con buenos ojos! Si te ha gustado este texto, te invitamos a descubrir cómo ganar dinero con un blog.

Este artículo fue producido por Hotmart.