Contenido confiable: ¿qué se necesita para identificar uno?

José Fermín
Encontrar buenos contenidos no es fácil, principalmente con la cantidad de contenidos no confiables publicados. ¡Entiende aquí como identificar uno!

¿Ya te preguntaste qué exactamente es un contenido confiable? Utilizamos esta expresión para referirnos a aquellos textos en internet que tienen información realmente valiosa. Los contenidos confiables son aquellos que traen datos relevantes, explicaciones contundentes y análisis en las cuales podemos basarnos para comprender mejor sobre un determinado asunto.

Como puedes imaginar encontrar contenido confiable no es fácil. En la era de las “fake news” aprendemos diariamente que determinar si un contenido es verdadero es muy difícil e identificar si trata con verdad un asunto puede serlo aún más. Por eso hemos listado las siete virtudes de un contenido confiable y te ayudamos a identificarlas en los textos de la web.

 

El contenido confiable cita sus fuentes

Esta es una de las premisas fundamentales del contenido y no solamente del confiable. Siempre que deriva de otro tipo de material, como un libro o un texto periodístico, no tiene problemas en citar sus fuentes. Es muy común que a lo largo de textos de blogs encuentres enlaces para noticias y hasta referencias a Google Books.

Son rasgos como estos que identifican que es posible depositar nuestra credibilidad en aquellos materiales. Cuando un autor no quiere revelar en qué se inspiró para componer su trabajo hay dos grandes posibilidades: el plagio y la mentira. En la primera situación nadie citará la pieza original, bajo pena de sufrir las consecuencias.

Ya en el segundo las cosas pueden ser más complicadas. Un texto mentiroso puede, muchas veces, ser convincente. Se trata del exacto problema de las “fake news” que citamos en el inicio del artículo. Para decidir en qué confiar, busca referencias externas que confirman determinada información.

Es posible confirmar los datos de un contenido confiable

Uno de los recursos que tenemos al escribir para la web es el de citar datos para confirmar una idea. Por eso muchas veces en los textos del blog encuentras informaciones de búsquedas y análisis hechas por terceros. Todos estos datos sirven para que puedas verificar, personalmente, si la idea que es transmitida en una redacción es verdadera o falsa.

Cuando un contenido dice que “muchas búsquedas” o “varias autoridades” informan una cosa, pero no da las referencias de estos datos, tienes un buen motivo para desconfiar de él.

Hay contenido similar por ahí

Nota que aquí no estamos hablando de plagio. Y sí del hecho de que toda vez que un contenido es verdadero no permanece inédito por mucho tiempo. Puede ser que la primera referencia de Google con respeto a un asunto sea la única, pero es mucho más probable que utilizando términos similares encuentres aquella información repetida en otras fuentes.

Cuando hacemos la lectura de algo absurdo y queremos verificar su confiabilidad buscamos inmediatamente otras menciones al asunto. Eso ocurre porque es natural que haya necesidad de una segunda opinión y encontrarla nos trae veracidad.

El origen del contenido es confiable

No es siempre que podrás encontrar informaciones sobre un tema en los blogs que sueles leer. Incluso, es mucho más fácil decir que un contenido es confiable si tenemos alguna idea de dónde este se origina. Por lo tanto, uno de los preceptos del contenido confiable es la autoridad del sitio en que se hospeda.

Aquí, la regla es más o menos similar a la de las fuentes. Porque ya conocemos el origen de una información tenemos más facilidad en creer que ella es verdadera. Y estamos correctos al asumir eso.

Cuando un vehículo de los medios gana autoridad, gana también credibilidad. Recuerda esto al buscar un contenido confiable por ahí.

Está bien escrito

Hay muchos sitios por ahí que se especializan en escribir bien noticias y contenidos falsos, como Actualidad Panamericana, en este caso, su interés es justamente este. Pero es mucho más fácil comprender que se trata de sitios de humor y hay siempre algún lugar en la página donde esto queda evidente.

Es posible que un contenido sea mentiroso y al mismo tiempo bien escrito. Sin embargo la mayoría de las veces ellos tendrán fallas lógicas. Harán cosas como confundir causalidad y correlación y fundamentarán sus argumentos en premisas falsas.

Todos estos son indicativos de un contenido poco confiable. Un lenguaje inadecuado para el tema también puede ser lo suficiente para hacerte desconfiar de un material encontrado en internet.

El contenido confiable no es exagerado

¿Conoces aquellos textos que, periódicamente, insisten en que necesitas confiar en una determinada información? El uso de “créeme” o términos similares es una buena indicación de que un contenido no es confiable. En otro caso, citaría fuentes y utilizaría argumentos mejores que esos.

Toda vez que el interlocutor intenta convencerte repetidas veces de que es la única autoridad en un determinado tema, no te consideres raro por dudar de esto.

El recurso, junto con la insistencia en informar una fuente desconocida o citar un conocimiento que no puede ser comprobado con hechos, es una de las maneras más comunes que sitios poco confiables utilizan para simular autoridad. Llamadas exageradas también son otro motivo para no tomar en serio una pauta.

Sitios que buscan clics generalmente no tienen compromiso con la verdad. Siempre que sea posible evita dar exposición a estas páginas y busca información en otros locales.

El contenido confiable promete y cumple

¿Quieres otra evidencia de que el enlace en el que hiciste clic no es exactamente el ideal para pasar información sobre un asunto? Verifica cómo es construido el texto y en qué cantidad conecta la premisa puesta en el título.

En general, cuando un texto, sitio o vehículo es confiable se preocupa por entregar todas las informaciones que promete. Entonces si la introducción para un contenido dice que irá a suplir dudas sobre un tema, responder preguntas y enseñarte que X es verdad, pero no consigue hacerlo, ahí está un buen motivo para desconfiar.

El contenido confiable es uno de pilares de internet. Necesitamos, cada vez más, que la información que leemos online sea verdadera y pueda dar soporte a nuestras decisiones. Al final, hoy en día no hay ningún canal que sea más utilizado que internet para informarse y construir un ambiente donde conseguimos diferenciar verdades y mentiras y no permitir ser engañados es un papel de todos nosotros.

No compartas contenido que no sea confiable. Y haz lo posible para averiguar si las informaciones que lees son verdaderas. Somos nosotros quienes promovemos y penalizamos las páginas de web y mantenerse vigilante es fundamental.

Una de las características del contenido confiable es ser persuasivo. ¿Quieres aprender cómo se pueden producir textos así? ¡Descúbrelo en nuestra Guía del Texto Perfecto!

Guía del texto perfecto