El arte de escribir de manera simple

Según Sir Francis Bacon, “leer hace completo al hombre, el hablar lo hace expeditivo y el escribir lo hace exacto"

Si tratamos de llevar el concepto de “plena exactitud” al plano narrativo con base a la frase de este autor, podríamos decir que ser realmente exacto es lo que diferencia a un escritor de un buen escritor.

Son muchas las personas que disfrutan escribir, pero, ¿la mayoría de esos escritores tienen la capacidad de expresarse de manera simple y concreta?

S. Lewis dijo, ““cualquier necio puede escribir en lenguaje erudito. La verdadera prueba es el lenguaje corriente” Seguro Lewis sí logró entender el arte de escribir de manera simple. Su modo de desarrollar una trama tan elevada, como las Crónicas de Narnia, de forma tan fluida lo demuestra.

El arte de escribir de manera simple es tan complicado que se necesita ser sencillo. Es por eso que no cualquier escritor puede lograrlo.

Si tienes curiosidad por la escritura y deseas redactar de manera sencilla, este artículo te va a parecer muy útil, porque te voy a dar 3 consejos que te podrán ayudar a escribir de una manera más simple.

¡Comencemos!

1. Cómo se logra escribir de manera simple

Todo lo que sabes sobre escribir no sirve y el motivo es que cada intento debe ser un renacimiento.

Esto no significa que lo que has estado escribiendo durante meses o años está bien o mal.

Así lo intentó explicar Ernest Hemingway con su frase, “para un auténtico escritor, cada libro debería ser un nuevo comienzo en el que él intenta algo que está más allá de su alcance”

Claro que esto no aplica de forma única para los libros. Si te gusta escribir blogs, estados de Facebook, tuits o lo que sea, esta idea de Hemingway te puede ayudar.

La mayoría de las palabras de lenguaje erudito, como las nombró C. S. Lewis, vienen a nuestra mente cuando tenemos la necesidad de escribir y tratamos con toda nuestra voluntad de llevar las frases de nuestra mente al papel o al teclado.

Un consejo que puedes seguir es: piensa sobre tus ideas tres veces y trata de aplicar este orden jerárquico a tus pensamientos:

Qué idea quiero escribir

Puede parecer una tontería, pero muchas personas cometen la osadía de sentarse a escribir sin tener clara la idea de lo que quieren plasmar.

Escribir de esa manera es como jugar al tiro al blanco a 1 kilómetro de distancia del objetivo con los ojos vendados y sin municiones. Es muy poco probable que tengas buena puntería.

Cómo escribo esa idea

Todo texto que escribas debe tener una idea central. Cada párrafo una idea principal y máximo otra idea secundaria que lo complemente.

El mayor desafío estructural que enfrentarás al escribir es que esa idea central quede bien plasmada en una ilación narrativa durante todo el texto.

Básicamente, la narrativa que quieres comunicar debe estar clara en tu mente para que puedas definir cómo es que la vas a escribir.

Pero hay más. Porque la manera en la que piensas no debe ser la manera en la que escribes. Incluso hay gente que comete el error de escribir de la misma forma en la que habla. Eso es aún peor.

Cómo escribo esa idea de manera más simple

Paso 1, listo. La idea está totalmente clara.

Paso 2, perfecto. Cómo escribo esa idea.

Paso 3, el reto. Cómo escribo esa idea de manera más simple.

Escribe tu idea, luego escríbela de nuevo, pero esta vez imagina que estás dejando un mensaje para tu abuela que tiene 80 años. Esa es una opción imaginaria un poco radical, pero a algunas personas les funciona.

Otra manera de escribir de manera más simple tus ideas es imaginar que le estás contando una historia a un niño de 5 años de edad.

Regularmente, a esa edad los niños ya entienden de manera fluida un lenguaje que para los adultos es bastante básico, pero la capacidad de razonamiento de los niños de esta edad es bastante elevada.

Si tu abuela de 80 años o tu sobrino de 5 años entienden a la perfección lo que escribiste, ya lograste entender el arte de escribir de manera simple.

Guía del texto perfecto

2. Qué es lo obvio y cómo puedo evitarlo

Lo obvio es lo que se percibe a simple vista. Por ejemplo, cuando comenzaste a leer este párrafo supiste que diría el concepto de obvio cuando leíste “lo obvio es”

Si escribes, “Leonardo sacó la mano de la bolsa de Lucía, donde ella guarda sus cosas” Es muy obvio que Lucía guarda sus cosas en su bolsa, porque para eso son las bolsas.

Existen escritores que entienden tan a la perfección el arte de escribir de manera simple que sobrepasan las capacidades de este consejo y lo llevan a un plano superior.

Ellos ya no se preocupan por omitir lo obvio, sino que son capaces de desarrollar una historia sin explicar lo que sucede, haciendo vivir al lector lo que ocurre con su capacidad narrativa.

Un ejemplo es Arturo Pérez-Reverte en su obra El Tango de la Guardia Vieja: “compartir almohada es compartir secretos”

Piensa en el significado literal de la frase. Ahora piensa en la idea que quiso plasmar. Son dos cosas totalmente distintas, una idea muy clara que quedó desarrollada a la perfección con 5 palabras y nada más.

3. Describe solo lo necesario

“Rosa se bajó del camión azul y caminó por la banqueta, que ya mostraba su concreto agrietado por el sol inclemente que sofocaba de calor a las 15 personas que esperaban en la parada donde se encontraba Raúl”

Seguramente te sentirás más interesado por esta historia si lees:

“Rosa se bajó del camión y de inmediato se encontró de frente a Raúl…”

Sí, exacto. No es necesario describir cada detalle. Ir directo al grano es una manera de mantener concentrado al lector. Solo describe lo que sea necesario.

Seguir estos 3 consejos te ayudará a dominar el arte de escribir de manera simple. Pero recuerda, para saber darle fluidez a lo que escribes es necesario que leas, leas más y sigas leyendo.

Si te gustó este artículo o deseas contarnos qué autor conoces, que domine el arte de escribir de manera simple, ¡no dudes en dejarnos tu comentario!