google no importa

¡Ahora la clasificación de Google no importa! ¿Qué fue lo que cambió?

Tatiana Grapsas
Tu clasificación en Google no importa. Sí, ya sé que esto suena un poco raro, principalmente si lo decimos nosotros, que tanto compartimos contenidos para ayudarte a alcanzar los primeros resultados en el buscador.

De ninguna manera debes desconsiderar todo lo que leíste por aquí, pero hoy quiero hablarte sobre algo que, en general, casi nadie suele cuestionar: ¿qué tan efectivas son las clasificaciones en Google y hasta qué punto vale la pena invertir tus esfuerzos pensando solo en ellas?

Esto es lo que vas a descubrir hoy. ¡Acompáñame!

Todo cambia… Incluso Google

La forma de clasificarse en los motores de búsqueda recorrió un largo camino hasta llegar a lo que hoy conocemos como SEO (Search Engine Optimization). La necesidad de encontrar fácilmente toda la información que había en Internet dió origen a las primeras técnicas de catalogación. En esta etapa — aún muy primitiva y hostil — las reglas eran extremamente básicas, o mejor dicho, prácticamente no existían.

La clasificación en Google, por ejemplo, dependía casi exclusivamente de keywords (palabras clave, en español) en el contenido del sitio web. Ahora puedes imaginar cómo las páginas generaban su clasificación, ¿no? Se llenaban de palabras clave y transformaban todo en spam.

Desde entonces, el algoritmo de Google implementó varias actualizaciones, y las sigue implementando, con el objetivo de eliminar las técnicas poco éticas y las trampas de posicionamiento, conocidas como Black Hat SEO. Pero, a pesar de todos esos cambios, algo pareció mantenerse esencialmente relevante: el uso de palabras clave.

La palabra clave es importante, pero ya no lo es todo

Efectivamente, la palabra clave siguen siendo “la niña de los ojos” del SEO, pero esto está tomando un rumbo diferente.

Hasta hace muy poco tiempo, si accedías a Google Analytics y buscabas los términos que los usuarios utilizan para llegar a tu contenido, encontrarías una información bastante precisa como, por ejemplo, el volumen de búsqueda de determinada palabra clave. En cambio hoy, lo que encuentras es una estimación amplia. Es decir, si antes sabías que una palabra clave se buscaba 1.500 veces al mes, hoy sabes que se busca entre 1.000 y 10.000 veces al mes, y esto no te ayuda demasiado, ¿verdad?

Con esta alteración, las estrategias de posicionamiento dejaron de enfocarse tanto en las palabras clave y comenzaron a centrarse en temas, o sea, tópicos similares y asociados al pilar del contenido del sitio.

Además de aumentar el grado de dificultad por la búsqueda de términos específicos, Google también empezó a tener en cuenta otros factores que ponen en juego el posicionamiento a través de las keywords.

Personalización, dispositivo y ubicación: factores influyentes

Buyer Persona: Guía para una adecuada creación

Buyer Persona: Guía para una adecuada creación

Aprende con este ebook: Qué son las personas, su diferencia con el público objetivo y lo que necesitas para crear una.

¡Obtén el PDF gratuito!

Google piensa exclusivamente en la experiencia del usuario. Eso significa que hace todo lo posible para presentar resultados de acuerdo a las preferencias personales de cada persona. Incluso ya adoptó públicamente el uso de la información de los usuarios como historial de navegación, ubicación y dispositivos para personalizar sus resultados de búsqueda.

Veamos un ejemplo para que entiendas mejor cómo, de hecho, Google hace sus clasificaciones:

Supongamos que eres dueño de un restaurante de comida italiana en Bogotá y optimizaste tu sitio web justamente para este término: “restaurante de comida italiana en Bogotá”, después de todo, quieres ser la primera opción cuando alguien busque por este tipo de restaurante. Un usuario hizo la búsqueda por tu keyword, pero en el momento de su investigación estaba a través de su móvil y caminaba por una región lejana a tu restaurante. Entre sus resultados aparecieron algunos restaurantes de comida italiana, pero el tuyo no está entre ellos.

¿Qué sucedió?

Google recopiló la información del usuario y le entregó resultados adaptados a su situación actual, en otras palabras, le mostró opciones cercanas. Ahora entiendes por qué posicionar las palabras claves “restaurante de comida italiana en Bogotá” puede ser muy complejo. Esto se debe a que Google puede identificar desde cuál dispositivo el usuario hace una búsqueda, dónde se encuentra e incluso si está moviéndose.

Este es un ejemplo sencillo que ya puedes haber vivido, pero los resultados caminan, cada vez más, para este tipo de comportamiento en el cual tu optimización se mantiene en segundo plano, mientras que la intención del usuario está primero.

Tu clasificación de Google no importa. ¿Y ahora qué?

Como te he dicho al principio de este artículo, la idea no es que abandones los conocimientos adquiridos sobre SEO, sino que entiendas que, inevitablemente, Google seguirá adaptando las consultas de acuerdo a criterios que pueden estar más allá de nuestro alcance. Por eso, es muy importante que adoptes otras prácticas y no te obsesiones demasiado con el resultado orgánico mediante palabras clave específicas.

Un modo de variar tu estrategia es enfocar tus esfuerzos en temas grupales a partir de tu contenido pilar. Aquí en el blog Marketing de Contenidos, por ejemplo, tenemos temas grupales como marketing y ventas. Si analizamos el rendimiento de las páginas web de cada grupo, nos damos cuenta de qué temas suelen generar más tráfico o cuáles convierten más, y esto nos puede ayudar a centrarnos en otros asuntos sin que nos volvamos locos atrás de clasificaciones individuales de keywords.

También puedes trabajar tu presencia de marca y reforzarla a través de las redes sociales, buscando el crecimiento de tu audiencia con los seguidores. 

Por otro lado, el comportamiento del usuario tiende cada vez más al uso del móvil, ¿ya tu sitio está optimizado para este dispositivo? Aparte, ¿está optimizado para la búsqueda local e incluso para la búsqueda por voz? Es hora de pensar en estrategias para mejorar la experiencia de las personas y aumentar tu reputación y autoridad, no solo tu clasificación.

Si Google no importa, no olvides que tu público sí, así que no dejes de buscar formas de entregar un buen contenido y una excelente experiencia siempre, lo demás será consecuencia.

Nuestra guía de SEO puede inspirarte a encontrar nuevas maneras de posicionarte, ¡descárgala y disfrútala!