hazte rico mientras duermes

Hazte rico mientras duermes: 5 motivos para no levantarte a las 5 de la mañana

Redactor Rock Content
La personas creían que sólo era posible alcanzar el éxito levantándose antes del sol nacer. Vamos a darte algunos consejos para que te vuelvas rico mientras duermes.

Al que madruga Dios lo ayuda: ¿quién nunca escuchó ese refrán, ya sea dicho por los padres, amigos o por el propio jefe?

Muchas personas fueron forzadas a creer que sólo era posible alcanzar el éxito despertándose antes de la salida del sol y terminando el trabajo después del sol ponerse. ¡Pero esa no es una verdad universal! Hoy vamos a darte algunos consejos para hacerte rico mientras duermes.

¿Es realmente importante despertarse tan temprano – muchas veces en un período poco productivo para algunas personas – para conseguir hacer las tareas del día? ¿Cuál es el mejor horario para empezar tu trabajo? ¿Por qué tendrías que descansar más tiempo?

1. Levantarse temprano no significa ser productivo.

¿Eres de esas personas que demora más tiempo después de despertarte para comenzar a hacer tus obligaciones? ¿El inicio de tu día no es tan productivo? ¡Eso es una señal de que madrugar no es tu punto fuerte!

Entonces, si levantarte tan temprano no le agrega valor a tu rutina, lo ideal es definir un horario en el que consigas despertarte más relajado para aprovechar, de hecho, el período en el que estás despierto.

Muchas veces somos inducidos a salir de la cama en un horario totalmente contrario a nuestro reloj biológico y eso puede traer efectos de somnolencia durante el día, caída de producción, desinterés en las actividades y desgaste profesional y social.

Por eso es fundamental entender tu limite biológico, estipular las horas de sueño esenciales para que tu cuerpo esté descansado y tengas, de esa forma, días más productivos, garantizando más retorno a la planificación de tu rutina.

2. Dormir más te obliga a desarrollar proyectos mejor planificados.

A veces, mantenernos despiertos es una estrategia para fiscalizar actividades y trabajos. A pesar de ser una estrategia muy adoptada, puede llevar a una zona de conforto para no mejorar, después de todo, los proyectos está funcionando.

Una vez que te das más tiempo para descansar, algunos problemas deben ser superados y uno de ellos es la planificación. Como el objetivo es hazte rico mientras duermes, el papel de una buena planificación es fundamental.

Los emprendedores exitosos invierten cada vez más en proyectos con sistemas protegidos para garantizar la seguridad de sus negocios, permitiendo la economía de tiempo monitoreando pequeños puntos del emprendimiento.

El objetivo es simple: desarrollar plataformas y usar tecnologías que permitan que aproveches mejor el tiempo disponible, en vez de vivir en función de tu empresa. Al final de cuentas, quien pretende emprender busca más autonomía y libertad para aprovechar la vida.

Por lo tanto, forzarte a seguir proyectos mejor planificados es una forma de mantener tu emprendimiento funcionando mientras duermes el tiempo necesario.

3. El descanso influye directamente en la motivación del día.

¿Quién nunca se  levantó muy temprano y tuvo un día malísimo por causa del estrés por haber dormido poco?

¡Es un tema complicado! Muchas veces, terminamos haciendo o diciendo cosas que no deberíamos tan sólo porque no tuvimos el tiempo de sueño suficiente y, consecuentemente, pasando un día con un humos nada agradable.

Trabajar, principalmente en el propio emprendimiento, sin motivación, es un grave error que puede costar todo tu proyecto.

Imagínate lo problemático que sería tener una rutina de mal humor al lado de tus colegas de trabajo: el punto principal, que es tener un equipo exitoso y conseguir incentivarlos a alcanzar metas y cumplir objetivos jamás será alcanzado y, además, puedes comprometer la imagen de tu marca frente a los clientes.

Tener algunas horas más de sueño, permitiéndote levantarte revitalizado, es una buena elección para mantener tu ambiente de trabajo mejor y garantizar que el servicio sea hecho tal y como fue planificado.

Bryan Clayton, CEO de GreenPal defiende que:

“es mejor aceptar el hecho de que necesitas de una buena noche de sueño para ser el mejor en lo que haces, que obligarte a levantarte temprano para hacer algo que no conseguirás hacer bien”.

4. El aprendizaje para hacer y seguir cronogramas.

Para volverte rico mientras duermes, algunas habilidades deben ser desarrolladas y una de ellas es aprender a hacer y seguir cronogramas.

Si ya existía un esfuerzo – aunque poco productivo – para quedarte horas y horas dedicado a tu emprendimiento, al optar por tener más tiempo de descanso será necesario adaptar tu rutina a los cronogramas.

Independientemente del horario en el que te despiertas, la clave del éxito es seguir los cronogramas, donde colocarás todas las actividades del día, horarios a ser cumplidos y tareas extras, respetando la planificación al máximo.

Natasha Nelsom, una emprendedora multimillonaria, dueña de Kauzbots, que inclusive se despierta entre las 08:00 y las 09:00, dice que “planifica las tareas del próximo día al final de su jornada de trabajo el día anterior”.

Lo ideal es que traces planos para ser seguidos y, de esa forma, al final del día todo habrá sido realizado de la forma más próxima a la realidad. E-mails de clientes, tareas urgentes y otras actividades que no deban ser evitadas pueden ser colocadas en una lista de prioridades.

Un consejo importante de Nelson es evitar entrar en redes sociales personales durante el trabajo. Eso puede quebrar la fluidez de tus cronogramas y atrasar tus tareas.

5. La preocupación con el bienestar personal.

Probablemente ese es el principal interés de las personas preocupadas en dormir un poco más.

Escalas de trabajo muy pesadas, aunque sean en trabajos flexibles, si no son interrumpidas por un período de descanso efectivo, pueden influir negativamente en la salud sicológica. Es difícil alternar el tiempo entre estar con la familia, cuidar de la salud, practicar ejercicio y preocuparse con la alimentación cuando tu cabeza está exclusivamente pensando en el trabajo.

Al crear este límite entre el tiempo disponible para el trabajo y el plazo para resolver los asuntos personales, consigues definir – ¡como en los cronogramas! – las tareas que deben ser realizadas, permitiendo encontrar un tiempo para ir al gimnasio, salir con tus amigos y descansar.  

Eso te garantiza que cada momento – profesional y personal – sea aprovechado de la mejor forma, mejorando tu calidad de vida y afectando positivamente el uso de tu tiempo.

¿Y entonces, lector? ¿Entendiste que no es fundamental despertarte a las 5 de la mañana para tener éxito? Ahora ya sabes qué hacer para enriquecerte mientras duermes.