internet de las cosas

Conoce sobre el Internet de las cosas y su funcionamiento

Redactor Rock Content
Es difícil imaginar cómo sería un mundo sin Internet, ¿verdad?
Kit domina googlePowered by Rock Convert

Estamos tan acostumbrados a vivir conectados, haciendo actividades online casi de forma automática que se convierte en utópico pensar sobre como sería nuestra vida sin ese facilitador. Pues, para potenciar la globalización y ofrecer cada vez más comodidad, surgió la Internet de las Cosas. 

¿Has oído hablar en la IoT (Internet de las Cosas)? ¿Para qué sirve? ¿Su importancia y las tendencias? Te invitamos a que continúes con nosotros y te enteres del concepto. ¡Ya verás cómo el mundo tiende a estar aún más conectado! 

¿Qué es la Internet de las Cosas? 

La Internet de las Cosas hace referencia a una revolución en el ámbito tecnológico. Tiene como objetivo conectar los aparatos usados en el día a día a la red mundial de computadoras. Cada vez más surgen electrodomésticos, medios de transporte, ropas y otros objetos menores como picaportes conectados a aparatos como smartphones y computadoras. 

Pero, al final, ¿cuál es el principal propósito de la IoT? La idea es que, cada vez más, el medio digital y el físico logren encontrarse al punto de convertirse en un solo mundo. Eso es posible gracias a la posibilidad de comunicar un dispositivo con otros, la nube y data centers.  

¿Te acuerdas de los lentes especiales fabricados por Google hace unos años? Este es un ejemplo perfecto de como la Internet puede agregarse a objetos teniendo como meta fundir el ambiente digital a los aparatos utilizados a diario. Incluso, se puede decir que ese tipo de aparato, así como el modelo Smartwatch 2 de Sony, revolucionaron la movilidad y la presencia de la Internet en el cotidiano. 

 Historia de la IoT 

Desde 1991, época en la cual la conexión TCP-IP y la Internet empezaron a despuntar de la manera que las conocemos hoy, los científicos y empresas interesadas buscan formas de conectar objetos. Desde ese entonces, muchas cosas sucedieron como la conexión Device para Device, D2D, propuesta por Bill Joy (cofundador de la Sun Microsystems).  

Ya en 1999, el término “Internet of Things” se hace real por medio de Kevin Ashton del MIT cuando hablaba en etiquetar electrónicamente a los productos de la empresa con la intención de facilitar el rendimiento de la cadena logística. Esto es, hablaba sobre la incorporación de los identificadores de radiofrecuencia (RFID)

Diez años después, el creador del término publicó el artículo “That ‘internet of things’ thing”. En su texto, informaba que en aquel entonces, la red ofrecía únicamente 50 Pentabytes de datos acumulados en registros, grabaciones y reproducción de imágenes. 

La limitación de tiempo y la rutina demanda que las personas logren tener una mayor afinidad con el medio virtual. De acuerdo con Kevin Ashton, esa misma necesidad genera que cada vez existan más datos acumulados sobre nuestros movimientos a diario, es decir, que se registren más informaciones sobre el movimiento de nuestro cuerpo. Con el registro adecuado de los datos se puede reducir, optimizar y hasta ahorrar recursos de índole energética y natural.  

¿Cómo funciona la Internet de las Cosas? 

Es probable que al llegar hasta aquí entiendas a la Internet de las Cosas como una forma agregada de conectarse a Internet, o en otras palabras, algo como un medio a más de conexión. ¡Es fundamental sacar esta idea de la mente y enfocar en su real propósito!  

Cuando hablamos de Internet de las Cosas, es necesario hacer hincapié que la idea es usar la conectividad para que los objetos puedan quedar más eficientes o recibir atributos complementares. En este sentido, tener una heladera conectada a Internet podría avisarte cuando un alimento está próximo a terminar y al mismo tiempo, investigar por Internet en cuál mercado este producto está más barato.  

Otra tarea interesante sería que esa misma heladera ofreciera una guía de recetas virtual. ¿Parece mentira o completamente fuera de la realidad? ¡Pues nada! Ya existe en el mercado una heladera con funciones parecidas. ¿Y sabes quién la produce? Samsung.

Actualmente, varias áreas ya experimentan las ventajas de contar con la Internet de las Cosas tales como hospitales y clínicas, agricultura (sensores distribuidos en plantaciones), fábricas y tiendas. 

4 tendencias estratégicas de la IoT 

Hace unos cinco años que la Internet de las Cosas está cada vez más presente en la vida de las personas y principalmente, en la vida de las empresas. Actualmente, la IoT es vista con un enfoque más pragmático y operacional. Así, es posible decir que la Internet de las Cosas potencializa los ingresos empresariales, mejora modelos de negocios, abre puertas para nuevas experiencias y relaciones.  

Al entender que la IoT está presente con mayor intensidad, queda aún más evidente su desarrollo y la idea de que se incorpore más y más en la rutina de las organizaciones. 

Inteligencia Artificial 

Todo indica que hasta 2023 muchas empresas especializadas en el área de tecnología invertirán fuertemente en la Inteligencia Artificial y en servicios basados en plataformas inteligentes. Como resultado del crecimiento de la importancia de la Inteligencia Artificial, las empresas deberían adoptar herramientas y habilidades para explorar la IA en su estrategia de IoT. 

Cuestiones legales deben considerarse 

A lo largo del tiempo, IoT madura cada vez más y es usada con mayor intensidad y frecuencia, así, es normal que cuestiones de índole social, legal y ética aparezcan y sean discutidas. Esas discusiones incluyen propiedad de datos, deducciones hechas a partir de ellos, incluyendo tendencias algorítmicas y privacidad. 

De esta manera, es importante asegurar que IoT sea tanto técnica como socialmente aceptable. 

Monetización de los datos 

Es tendencia que las informaciones sean colocadas como activos comerciales. La teoría del Infonomics lleva la monetización adelante, considerando esas informaciones como producto estratégico a ser registrado en las cuentas de la empresa. Hasta en 2023, la compra y venta de datos será parte fundamental de sistemas conectados e inteligentes. 

Gobernanza de IoT 

Es importante que exista una estructura de gobernanza que permita el comportamiento adecuado de la creación, almacenamiento, uso y exclusión de informaciones referentes a proyectos de IoT. La gobernanza abarca tareas simples, auditorias en dispositivos, etc. Es fundamental que los gestores asuman el papel de educar sus colaboradores sobre la IoT en las organizaciones. 

¿En tu empresa incentivas la IoT? ¿Te parece que tus colaboradores entienden de que forma la tecnología puede ayudar a mejorar el rendimiento? ¿Aún quedan dudas? Cuéntanos tus impresiones y aprovecha la oportunidad para suscribirte en nuestra newsletter. ¡Entérate de las novedades!