modelo de negocio

Modelo de negocio: todo lo que necesitas para saber elaborar el tuyo

Laís Bolina
Preparamos para ti, una guía con lo que necesitas saber para elaborar tu propio modelo de negocio.

Muchos emprendedores principiantes, incluso algunos con más experiencia, tienen dudas sobre los primeros pasos a la hora de emprender y terminan enfocándose en lo que consideran más urgente.

Las prioridades terminan siendo establecidas por las actividades más prácticas y eso, a largo plazo, puede significar grandes problemas para tu empresa.

Uno de los primeros pasos fundamentales e indispensables a la hora de abrir una empresa, es la elaboración de un modelo de negocio. ¿Por qué?

¡El modelo de negocio es quien le dará forma a lo que tu empresa hará! Es a partir de este que todas las principales acciones de tu negocio serán observadas y documentadas.

Te ayudará, inclusive, a entender los principales aspectos de tu negocio y garantizará que todos estén alineados para ejecutar de la mejor manera posible, todas las tareas.

Por ser un concepto relativamente nuevo, muchas personas se confunden elaborando un modelo de negocios. Y, como ya entendimos que este es determinante para tu empresa, es necesario entender no solo lo que es, ¡sino todo el proceso en torno a un modelo de negocios exitoso!

En últimas, qué es un modelo de negocios

El modelo de negocios es la forma en cómo tu empresa genera y entrega valor a sus clientes. O, de manera más práctica, es la estructuración de los elementos y atapas que componen la forma en la que tu empresa hace lo que hace.

En este documento, el emprendedor debe citar y describir todas las principales acciones de la empresa y sus relaciones unas con las otras. Esto facilita que este comprenda exactamente cómo el negocio funcionará y cuáles son los puntos débiles y fuertes de lo que estás ejecutando.

Esa visión macro de tu empresa será fundamental para evaluar de manera estratégica cómo entregar a tu cliente, el mejor producto o servicio de la manera más práctica y lucrativa para ti, ¡a corto, mediano y largo plazo!

Tal vez esta explicación parezca muy abstracta, en primer momento. Pero, con algunos ejemplos percibirás cuán simple y fundamental es la estructuración de un modelo de negocios.

Diferencia: modelo y plan de negocio

Muchas personas relacionan el plan con el modelo de negocios. ¡Es importante entender que esos dos procesos son distintos!

Un plan de negocios es un documento totalmente detallado que sirve para entender la viabilidad de tu negocio, a través del análisis de mercados, economía y procesales. Este es el documento que, por ejemplo, debe ser entregado a un inversor, cuando sea el caso.

En cuanto al modelo de negocios, es el proceso anterior a un plan de negocios, te ayudará a observar todas las etapas que deben constar en tu plan de negocios, pero de manera menos detallada, más práctica y visual.

Es decir: ¿debo tener un plan de negocio?

¡Sí!

La diferencia es que en el plan de negocios está estructurado el “qué” haces, de la manera más detallada posible. Costos, ingresos, procesos, estructura, etc.

Son largos y estructurados, toman tiempo para ser desarrollados y también son resultado de tu trabajo, finalmente, ningún detalle de tu negocio puede quedar por fuera.

Y el modelo de negocios, es el mapeo del “cómo” lo haces: cómo generas ingresos, cómo generas valor al cliente, la forma en que trabajas tus entregas y cómo todas esas etapas se relacionan. Estos son rápidos y simples de ser comprendidos.

Es decir: a partir de ellos, será más fácil pensar en todos los elementos esenciales para un plan de negocios completo.

Business Model Generation

El Business Model Generation es un libro, escrito por los emprendedores Alex Osterwalder e Yves Pigneur, que revolucionó el modo con el que las empresas en el mundo entero entienden tu modelo de negocio. Por eso, es una lectura obligatoria para cualquier emprendedor.

En él, el concepto de modelo de negocios fue consolidado y una manera simple y práctica de elaborarlo surgió: El Business Model Canvas.

Canvas es un cuadro dividido en 9 etapas para que cualquier emprendedor logre elaborar y visualizar claramente tu modelo de negocios sin ninguna dificultad.

Además de los tópicos, en cada pestaña del cuadro, las etapas se detallan con preguntas clave que deben ser respondidas en cada parte del cuadro, ¡haciendo que sea más fácil llenarlo!

modelo de negocios

Las etapas de elaboración de un modelo de negocio a partir de Canvas, que idealmente deben ser llenadas en este orden, son:

Segmentos del mercado

En este punto, llena el cuadro enlistando quiénes son tus clientes ideales. Es importante definir un perfil, o mejor aún, una persona, con todas las principales informaciones sobre esa persona para que jamás sea olvidada ni por ti ni por tu equipo.

Todas las actividades deben ser planeadas en torno a ese campo, al final, es a quien deseas llegar y por eso debe estar en el centro de tu plan.

Propuesta de valor

Esta es una parte muy importante de tu Canvas: ¿cuál es la solución a la que tu empresa desea llegar? ¿Cuáles son los diferenciales de esa entrega para los clientes?

Este cuadro determina no solo tu actividad, sino en lo que ella se refiere de otras empresas que hacen lo mismo que tú. Es fundamental tener eso claro en todo el equipo, pues esta será el aspecto que determinará la decisión de un cliente por tu empresa y no por algún competidor.

Canales

Tu cliente compra tu producto. ¿Cómo el producto llegará hasta él? Piensa siempre en el mejor canal para tu perfil de cliente y documenta para evitar posibles engaños del equipo a lo largo de los procesos de venta.

Relaciones con clientes

¿Cuáles son los canales y cómo tu empresa pretende mantener una relación con los clientes? Esta debe ser la pregunta respondida en este cuadro.

En él, delimita los canales de comunicación incluso antes de que esta persona se vuelva efectivamente en un cliente y también en el mantenimiento de esa relación. Pueden suceder online, en el punto de venta, etc.

Fuente de la renta

En este trecho, enlista todo lo que representa una entrada para tu negocio: los clientes, estrategias de marketing, etc. detalla cuánto y cómo tu cliente está dispuesto a pagar por lo que ofreces, al final, este es el fin por el cual tu negocio existe: ¡el lucro!

Recursos clave

Son definidos obviamente, después de determinar las actividades clave de la empresa. En esta etapa, describe lo que es necesario para que tu empresa ejecute esa propuesta de valor a los clientes.

Por ejemplo: equipos esenciales, capital humano y local de producción, si es el caso.

Actividades clave

En este cuadro, escribe cuáles son las principales actividades responsables por el valor entregado a tus clientes por tu empresa.

Deben ser pensadas siempre como la solución de algún problema de tu cliente ideal.

Asociaciones clave

En este bloque, deben ser enlistadas las asociaciones que contribuyen a la entrega de la empresa, como tercerizaciones, proveedores (cuando el material proporcionado es parte fundamental de la entrega), alianzas, etc.

Es importante determinar esas empresas, pues estas contribuirán directamente a la calidad de las entregas y servicios ofrecidos, y deben ser pensadas de manera estratégica.

Estructura de costos

¿Cuáles son los costos necesarios para la ejecución y mantenimiento de tus actividades? Enlista todos ellos en el capo “Estructura de costos”.

Estos te ayudan, inclusive, a determinar el precio a ser cobrado para tu producto o servicio sin que eso te represente perjuicios a corto o largo plazo.

En este punto, debes atender los costos más importantes, no a los detalles, y también enlistar cuáles son las actividades más caras relacionadas a tus entregas.

Como puedes observar, con este cuadro es más fácil estructurar el mapa de tu modelo de negocios, sin olvidarte de las partes más relevantes.

Todas estas deben ser llenadas pensando siempre en el valor que se entrega a los clientes, finalmente, es ese el fin de todo modelo de negocio.

Y, en caso de que aún tengas dudas, observa un Canvas ya elaborado y así te será más fácil y claro llenarlo en tu mente.

A continuación, como ejemplo, tenemos uno de los Canvas más famosos hasta hoy: el del iPod de Apple. Sí, la empresa estructura, además de un Canvas de las actividades, uno para cada nuevo producto, pues en cada uno de ellos, es pensado un nuevo valor a ser entregado a los clientes.

Esto se aplica teniendo en cuenta la dimensión de la empresa y de sus ventas. Pero, en lo general, un único modelo de negocios se aplica a la gran mayoría de las empresas.

Lo interesante es observar cuáles fueron los criterios para llenar el cuadro, en este caso, para orientarte a la hora de crear el tuyo.

modelo de negocios

Observa cómo los cuadros fueron llenados, cuáles fueron las informaciones más relevantes y esto será tu guía a la hora de estructurar el tuyo. Y percibe que los cuadros son llenados, hipotéticamente, con notas adhesivas.

Al final, durante el desarrollo de tu negocio, posiblemente esos campos cambiarán muchas veces, y deben ser revisados cada cierto tiempo para garantizar que el negocio está cumpliendo con tu objetivo inicial.

En caso de que te haya gustado esta manera innovadora y práctica de desarrollar tu modelo de negocios, en el sitio oficial del libro, es posible tener acceso al cuadro gratuitamente y en excelente resolución, para que puedas realmente tener el tuyo estructurado y al alcance de todos los envueltos en tu negocio.

El sitio está en inglés, consecuentemente, el cuadro también. Por si acaso no es tu punto fuerte, puedes buscar por Canvas en Google. Allí encontrarás innumerables modelos y todos básicamente con el mismo formato.

Modelos de negocio e innovación

Los modelos de negocio e innovación están directamente relacionados. En últimas, este describe la manera en que entregas valor a tu cliente, ¡y este debe ser un criterio diferenciador!

Si tu empresa posee un modelo de negocios genérico y común en relación a los de tu competencia, posiblemente no te destacarás por él. Por eso, debes presentar siempre tu diferencial en relación a los demás y eso se reflejará en tus entregas.

Esa innovación puede estar relacionada a cualquiera de las etapas descritas en el Canvas: en la propuesta de valor, en los canales, en la relación con el cliente o en la actividad.

Lo fundamental es pensar diferente y encontrar un “porqué” que te destaque y haga que tus futuros clientes miren eso de la manera más clara posible en ti, a la hora de elegir a quien contratar o a quien comprar.

Puedes, inclusive, adaptar un modelo de negocio que ya existe, es decir, el “cómo generar valor” de otras empresas o tipos de negocios parecidos al tuyo, que desarrollaron un modelo funcional, pero que tenga sentido tanto para tu empresa como para el cliente, incluso si ese modelo-ejemplo no sea de tu rama de actuación.

Tipos de modelo de negocio

Existen algunos modelos de negocio que poseen muchas similitudes y, por eso, son separados en grandes grupos. Eso porque la forma de ser de algunos negocios funciona muy bien para una categoría de empresas. Mira algunos ejemplos:

Franquicias

El modelo de franquicias es un sistema en el que las empresas realizan expansión a través de la comercialización del uso de la marca y, consecuentemente, del modelo de negocios para otros empresarios.

Esta estrategia permite que los emprendedores comiencen ya con una estructura sólida y reconocida, y procesos probados y estandarizados, disminuyendo las posibilidades de errores en muchos casos. Las más conocidas son las internacionales Subway y McDonald’s.

Sin embargo, en contrapartida, la libertad de operaciones y acciones se restringen a la aprobación del franquiciador (titular de la marca), lo que a menudo limita las posibilidades de franquiciado.

De esta forma, el modelo de negocio de franquicias, en general, posee muchas características comunes, como los canales y el flujo de ingresos.

En caso de que estés del otro lado y tengas el deseo de abrir una empresa que futuramente será franqueada, el modelo de negocios debe ser aún mejor estructurado y comprobado, para garantizar que los franquiciados tengan éxito y consecuentemente, tu marca. En general, el modelo tendrá muchas características comunes con otras franquicias, no obstante, no puedes olvidar tu diferencial.

Firma

El modelo de negocios de firma ha ganado destaque en los últimos años, principalmente en cuanto a los negocios online.

Es posible pagar mensualmente para recibir productos de diversas categorías, desde bebidas hasta productos de higiene personal, cosméticos y libros. Por ejemplo, ClubeW de la firma de vinos Wine y Glambox de productos de belleza.

La idea garantiza un ingreso recurrente para la empresa, lo que ayuda al mantenimiento y a la garantía de las actividades en determinados plazos, dando cierta tranquilidad a los empresarios que optan por ese modelo.

No obstante, la gran dificultad del modelo acostumbra a estar asociada a la estructura de costos, generalmente alta, y a la fidelización del nicho, que puede interrumpir la firma en determinado momento cuando se agotan las novedades o intereses por aquellos productos.

En este caso, los diferenciales acostumbran a estar en el método de entrega y en las novedades y exclusividades asociadas a la firma.

Saas

Saas o Software as a Service es el modelo de negocios que ofrece al cliente el acceso a una plataforma a través de un cobro mensual.

Están asociadas al modelo de firma, pero, en este caso, la entrega es hecha online y todo el mantenimiento es responsabilidad de la empresa. Buenos ejemplos de este modelo son Spotify y Netflix.

El problema de ese modelo es que acostumbra a estar asociado a la necesidad de tener internet de calidad por parte del comprador, para garantizar que la plataforma o software funcione de manera eficiente. Y, como en el caso de las firmas, el producto debe tener un diferencial realmente relevante para garantizar la fidelización de los clientes.

Startups y el modelo de negocio

Muchas personas tienen dudas acerca del concepto de Startups y este tiene una conexión directa con el concepto de modelo de negocios.

Uno de los criterios para que una Startup sea clasificada como tal, es justamente tener un modelo de negocios innovador, escalable y replicable. Vamos a entender cada una de esas características.

Un modelo de negocios de una Startup debe ser innovador pues solo de esa manera se encuadrará como escalable y replicable.

Es muy difícil que una idea de emprendimiento haga algo que otras empresas ya hacen y de la forma en que ya lo hacen y tenga un crecimiento exponencial significativo; finalmente, no existe un diferencial que contribuye para que sea elegida en lugar de tu competencia.

Escalable porque la diferencia de una Startup es un crecimiento rápido con bajos costos de subsistencia. Por eso, al pensar en un modelo de negocio y percibir si encuadra en una Startup, las partes del Canvas que habla Estructura de costos y Fuente de Ingresos, tienden a ser muy diferentes al de las empresas tradicionales.

Finalmente, debe ser replicable, como ya citamos anteriormente, comprobando que la metodología o la forma de ser de esa Startup pueda ser aplicada a otros negocios y, aun así, ser sinónimo de éxito.

Es decir: si tienes dudas entre abrir una empresa tradicional o una Startup, los primeros puntos a ser tomados en cuenta, están en llenar el Canvas.

Por dónde comenzar

Para comenzar un modelo de negocios, sea de una nueva empresa o en caso de que ya exista, pero no tenga documentada esa estrategia, el primer paso es tener en mente tu idea.

No solo de manera superficial, sino con toda la información posible sobre la viabilidad de esa idea, para entonces comenzar a entender cómo las personas reaccionan a ella.

Luego, imagina quién es el comprador ideal y haz una investigación de mercados detallada para comprobar si las personas se interesan por lo que deseas ofrecer y, principalmente, si están dispuestas a pagar por ello.

Sin datos reales del mercado, posiblemente tendrás dificultad de desarrollar un modelo de negocios realmente aplicable y funcional, pues, es a partir de tu segmento de clientes que todas las otras ventanas del Canvas serán llenadas.

Con la investigación en manos y dados de posibles consumidores reales, evalúa si esa idea es realmente plausible y puede generar lucros.

Después, ten en manos el Canvas, sea online o impreso, y llena cada una de las etapas en el orden que te describimos antes, ¡pero nunca de manera definitiva! Posiblemente, mientras lo vas llenando, cambiarás varias cosas varias veces y, por eso, las notas adhesivas o llenarlo en línea permiten que comiences de nuevo.

Consejo: una manera optimizada de llenar el Canvas es utilizando esas notas adhesivas de colores diferentes para las diferentes entregas. Así, logras clasificar tus servicios (cuando son más de 1) y la visualización de los procesos.

Recuerda que la idea es comprender de la forma más simple y clara posible, tu modelo de negocios.

Conclusión

La elaboración de un modelo de negocios es uno de los primeros pasos del emprendedor para entender de manera visual y simple, el contexto general de una empresa, así como los factores relevantes para su aplicabilidad.

Y nunca fue tan fácil de estructurar y tener acceso siempre que sea necesario, a un modelo de negocio a través del Canvas, que además de poseer todos los principales puntos para la estructuración de un modelo, es didáctico y ayuda a que no te olvides de ninguno de los puntos clave durante el proceso de creación.

En caso de que tengas una empresa y aún no tienes un modelo de negocios, nunca es tarde para comenzar.

Su elaboración será fácil, ya que posees los clientes que necesitas para dar el primer paso y llenar tu Canvas, e incluso, esto te podrá ayudar a observar las fortalezas y debilidades de tu negocio, siendo un aliado fundamental a la hora de realizar mejorías y reestructuraciones.

Pero recuerda que el modelo de negocios no substituye un plan de negocios. Estos son, en realidad, dos partes importantes de un negocio: uno para una visión macro del valor entregado a los clientes y el otros para documentar estructurar y detalladamente todo lo que dices al respecto de tu empresa.

Y, cada vez que uno de esos documentos sea alterado, el otro debe ser revisado para garantizar que, a lo largo del tiempo, los objetivos de tu equipo continúan alineados con tu propósito de ser, que el valor está realmente siendo entregado a los clientes y que nada se perdió a lo largo del camino.