penalizaciones de Google

¿Cuáles son las penalizaciones de Google y cómo afectan tu estrategia de SEO?

Redactor Rock Content
Las penalizaciones de Google son la tarjeta roja del SEO. ¡Conoce cuáles son estas, cómo identificar si tu sitio fue penalizado y cómo recuperarte!

Creas un sitio web. Redactas buenos artículos. Eliges palabras clave relevantes para tu negocio. Entonces, comienzas a convertir visitantes en leads y a nutrir al usuario por medio del email marketing. Como consecuencia, cierras varios negocios.

Buen trabajo, ¡estás en el camino correcto!

En este momento, ya entendiste cómo las técnicas de Inbound marketing y la generación de contenidos son eficientes, lo que se refleja en la salud financiera de la empresa.

Pero, un buen día, percibes que las visitas en tu sitio cayeron.

Al verificar en google, un diagnóstico: algunas de tus páginas perdieron posiciones. O peor, simplemente desaparecieron de los resultados de búsqueda.

¿Sabes por qué sucedió esto?

Probablemente, tu sitio fue penalizado por el mecanismo de búsqueda, lo que terminó en la ruptura de tu cadena del embudo de ventas, perjudicando el desempeño del negocio como un todo.

Es una historia triste, pero sucede.

Pero no te preocupes. Para todo mal, hay solución.

En este artículo, sabrás cuáles son las penalizaciones de Google, cómo estas impactan en tu estrategia de SEO y qué hacer para combatirlas.

¿Qué es una penalización de Google?

Como en cualquier otra área, una penalización tiene el objetivo de castigar un error, falla o una actitud de mala fe.

En el mundo de los deportes, una penalización es aplicada a un atleta que rompe las reglas establecidas en el reglamento, utilizando recursos ilegales para mejorar su desempeño, como el uso de sustancias ilícitas o violación del reglamento.

Es exactamente igual en el mundo digital.

Como una de las principales herramientas de adquisición de tráfico en la internet, los mecanismos de búsqueda poseen normas para posicionar las mejores páginas en el tope de las páginas de resultados, también conocidas como SERPs.

Es simple: cuando se violan, hay represalias.

Esa es la manera que los desarrolladores han encontrado para evitar el uso de técnicas que perjudiquen la experiencia del usuario y se enfoquen solo en la conquista de beneficios.

A las prácticas que violan las directrices de buen comportamiento de google, se les da el nombre de black hat, tema que será abordado más adelante.

¿Cómo reconocer si mi sitio fue penalizado?

Existen dos tipos de castigo aplicados por Google: el manual y el automático.

En el primer caso, recibes una alerta explicando las razones, pues de trata de una acción individual de un colaborador de la empresa.

Sin embargo, es necesario resaltar que el buscador abarca todo el contenido online, por lo tanto, no siempre Google avisará si tu sitio sufrió un castigo.

Muchas veces, el bot solo aplica el castigo sin dar muchas explicaciones. Esas son las penalizaciones automáticas.

El primer consejo de precaución es estar atento a las plataformas de análisis de métricas, como Google Analytics y Google Webmaster Tool.

Por medio de estas, es posible identificar las caídas bruscas de posicionamiento en los resultados de búsqueda.

Ese es el primer síntoma de una penalización.

No obstante, de una manera más directa, existen 3 formas simples para reconocer cuándo un sitio o una página fue penalizada. Son estas:

  • Alertas en Google Webmaster Tools;
  • Decline brusco en el posicionamiento de las SERPs;
  • Dificultades para indexar páginas en los resultados de búsqueda.

A pesar de eso, analizas con regularidad tus números, ciertamente percibes cuando eso sucede.

Eso porque las penalizaciones impactan directamente en una métrica esencial para cualquier estrategia digital: el tráfico.

Vale la pena recordar que el algoritmo responsable por identificar y aplicar los castigos es actualizado con frecuencia, ese es el caso de Panda, Penguin y otros.

Por lo tanto, es importante estar atento a cada actualización revelada, ya que presenta cambios y pueden ser el motivo del problema.

Ahora, pasamos a la parte práctica de la identificación. Al percibir una caída repentina en el número de visitantes en tu sitio, realiza los siguientes pasos para asegurarte:

1.   Busca en Google

Ingresa al motor de búsqueda y, en el campo de las búsquedas, haz una búsqueda específica, exactamente como está descrito entre comillas:

“sitio: dominio.com”

Si tu sitio aparece en los resultados, significa que no fue penalizado. Esa es una buena noticia.

En caso de que no aparezca, todavía existe la posibilidad de que hayas sido desindexado manualmente tu sitio por accidente.

En esta situación, ve a tu WordPress (o a la plataforma de CMS) y asegúrate de remover la desindexación, pues eso no te traerá ningún beneficio a tu negocio.

Si ese no es tu problema, significa que tu sitio fue removido de los resultados de búsqueda por el Googlebot.

Pero hace falta que te desesperes. Continúa acompañando el artículo para encontrar la solución.

Una vez hecho esto, busca por el nombre de tu sitio en la plataforma, sin especificaciones en la búsqueda. De esta forma:

“dominio.com”

Si tu página aparece debajo de otras páginas (incluso de tus propias páginas en redes sociales), probablemente hubo un castigo de menor gravedad.

2.   Verifica la herramienta Webmaster

Cuando tu sitio continúa estando indexado, pero incluso así presenta una caída significativa en el tráfico, otros problemas pueden ser la causa.

Para verificar, entra a Google Webmaster tool e ingresa a la pestaña “Errores de rastreo”. Necesitarás tener el código de Google Analytics instalado en tu sitio.

La misma herramienta hará un diagnóstico sobre posibles problemas de rastreo y te sentirás más cómodo para corregirlos.

3.   Mira tus principales palabras clave

Todo sitio posee algunas páginas que son más importantes que otras. Es decir, aquellas que generan más tráfico al sitio por medio de los mecanismos de búsqueda.

Probablemente, poseen un buen posicionamiento para algunos términos específicos. Entonces, intenta buscarlo en una ventana anónima del navegador.

Si hubo una discrepancia entre el posicionamiento actual y el anterior, probablemente sufriste un castigo.

Ahora, entendiste que existen castigos diferentes para dominios enteros y para páginas individuales.

4.   Comprueba las actualizaciones de Googlebot

Como he dicho, el algoritmo de Google frecuentemente recibe actualizaciones. Entonces, si notas una caída en el desempeño de tus páginas, busca información acerca de ellas.

Estas pueden traer nuevas especificaciones sobre las cuales no estabas consciente, y esta puede ser la razón de haber caído.

¿Cuáles son las penalizaciones de Google?

No existe un manual que explique detalladamente cuáles son las penalizaciones de Google, aunque las directrices desempeñen un papel de referencia a las posibilidades.

Sin embargo, algunos reclamos son comunes por parte de los administrados de los sitios web. Según el nivel de gravedad, son estas:

  • Reducción del PageRank
  • Pérdida de 30 posiciones en el posicionamiento de las búsquedas
  • Pérdida de 50 posiciones en el posicionamiento de las búsquedas
  • Pérdida de 950 posiciones en el posicionamiento de las búsquedas
  • Desindexación de la página del motor de búsqueda
  • Desindexación del dominio del motor de búsqueda.

Además de eso, Google pone algunos impedimentos a páginas únicas o dominios enteros, como:

  • Dificultad de indexar nuevas páginas del sitio
  • Dificultad de posicionar bien nuevos contenidos en las SERPs.

¿Por qué Google penalizó mi sitio?

En la mayoría de las veces, si Google aplicó algún castigo en tu sitio, es porque identificó el uso de técnicas ilícitas para mejorar el posicionamiento en el motor de búsqueda. Es decir, el black hat.

Pero, antes de hablar sobre estas, traeremos un caso específico: Google Sandbox

Diariamente, surgen nuevos sitios que deberán ser indexados. Y, muchas veces, permanecen en línea por un año, cuando son abandonados por los administradores después de su expiración.

Siendo así, los dominios relativamente nuevos poseen mayores dificultades para ser indexados y bien posicionados.

Esto porque la edad del dominio es uno de los 200 factores de posicionamiento.

Es importante tener mucho cuidado al intentar acelerar el proceso de optimización por medio de backlinks.

Cuando un dominio de poca edad posee muchas referencias en otros sitios, en poco tiempo, el bot desconfía del uso de black hat y le termina dificultando las cosas para el posicionamiento.

Eso vale para sitios registrados, principalmente, hace menos de seis meses. Pasado un año de su existencia, las cosas comienzan a mejorar.

¿Qué es black hat?

Probablemente ya viste películas del viejo oeste protagonizadas por Clint Eastwood o alguna otra estrella de Hollywood, ¿estoy en lo cierto?

Entonces debes haber reparado que uno de los símbolos más presentes eran los sombreros de los vaqueros. Mientras los buenos usaban el característico sombrero blanco, los villanos siempre tenían la cabeza de negro.

En las estrategias de SEO, se utiliza la referencia de cowboys de ese tipo de películas. Mientras las técnicas recomendadas fueron nombradas White Hat, las prohibidas recibieron la cuña de black hat.

Pero, así como las películas, en el ambiente digital también existe un sheriff encargado de mantener el orden. Este es el algoritmo de Google (o Googlebot), que vigila y castiga las páginas que utilizan el black hat.

Y se trata de un policía riguroso. Aunque estés del lado de los héroes, un vacilo y ¡bang! Tu página puede ser eliminada.

¿Cuáles son las técnicas de black hat conocidas?

¿Pretendes convertirte en un vaquero digital? Entonces es mejor que conozcas las reglas del juego, compañero. Y claro, ¡opta siempre por el sombrero blanco!

Pero, ¿sabías que puedes estar usando black hat y no saberlo?

Para no ser confundido por la “policía del SEO”, conoce, a continuación, algunas de las técnicas de black hat que no debes aplicar de ningún modo:

Duplicar contenido

Es considerada como una de las peores acciones de un webmaster, la copia integral o parcial de un contenido es considerada una infracción grave a las directrices de Google.

El plagio ciertamente no es recomendado, ya que el bot identifica fácilmente esa práctica (incluso con algunas alteraciones de palabras) y ciertamente perjudicará el posicionamiento de la página.

Cómo evitarlo: produce contenido original. Los textos pueden ser producidos con base en otros artículos, pero nunca copies la información idéntica. Para eso, es recomendado el uso de diferentes referencias.

Palabras clave escondidas

Como sabemos, las palabras clave son uno de los criterios más importantes para el posicionamiento en Google.

Pensando en eso, algunos webmasters de sombrero negro insertan términos relevantes escondidos entre las páginas, lo que no beneficia en nada al usuario.

Pueden venir de afuera de la página a través del CSS, camufladas en el mismo color del fondo, escondidas atrás de otros elementos (como imágenes y plugins) o formateadas en un tamaño mínimo.

Cómo evitarlo: pon todas tus palabras clave en el cuerpo de texto, de manera visible. Si Google identifica alguna palabra cubierta por el HTML o elementos de la página, desconfiará del sitio.

Keyword Stuffing

¡Ah! El anhelado primer resultado de búsquedas para aquel importantísimo término.

Sin dudas, posicionar en el tope de las búsquedas para las palabras clave de tipo long tail es el sueño de muchos emprendedores digitales.

Entonces, ¿es una buena idea repetir la palabra clave en un artículo varias veces?, ¿Es posible insertarlas en las etiquetas, metatags y en el texto alternativo de las imágenes?

La respuesta, definitivamente, es NO.

Esa es una práctica que puede conllevarte al castigo, vista como black hat por los motores de búsqueda.

Cómo evitarlo: usa las palabras clave de forma natural y fluida. Una buena alternativa para la repetición en demasía es el uso de términos similares, pues el algoritmo considera la búsqueda semántica, que los identifica.

Camuflaje (cloacking) y URL’s no relacionadas

En una guerra real, el camuflaje es uno de los aspectos más importantes para llegar a la victoria.

No obstante, para los mecanismos de búsqueda, esa técnica es extremadamente perjudicial.

El objetivo principal de un artículo, es cumplir la promesa del título y ser útil para quien ingresa.

El camuflaje (o cloacking) es el uso de técnicas ilícitas que aparecen de una forma para los mecanismos de búsqueda y de otra para el usuario, utilizando el IP delivery.

Además de eso, insertar un título (o cambiar una URL) que no tenga ninguna relación con el texto, solo para posicionar en los motores de búsquedas, también es una pésima idea.

Además del tiempo de permanencia del usuario, otro factor extremadamente importante para el posicionamiento, ser mínimo, el Googlebot puede identificar y penalizar la página en cuestión.

Cómo evitarlo: Tus textos deben contener un título y una URL que coincidan con el contenido, así como las etiquetas y metatags. Además de eso, no intentes aprovecharte de los recursos de HTML para burlar el algoritmo.

Linkfarm y PBN’s

¿Recuerdas ese grupo de amigos en la escuela que siempre hacían los trabajos juntos para sacar la mejor nota? Con el profesor Google, eso no funciona tan bien.

El linkfarm o granja de links, es una técnica de black hat en el que una empresa ofrece links en su blog a cambio de una acción recçiproca por parte del beneficiado.

Al principio, esa puede parecer ser una práctica interesante, ya que lleva referencias a ambos lados. Pero el bot no lo ve con buenos ojos y, cuando lo identifica, puede generar un castigo.

Otra actividad que es considerada antiética es la participación en PBNs o Private Blog Network (Rede de Clogs privada).

En resumen, son sitios que venden links. Los gestores de empresas de este tipo quedan atentos ante los dominios recién expirados, y los compran para heredar su autoridad.

En algunos casos, son páginas inactivas hackeadas. Sí, leíste bien.

Obviamente, es un error participar en esas redes. Eso porque Google probablemente castigará las páginas que estén anclando el link (desperdiciando toda la inversión). Y lo peor: puede dirigir sus ojos a tu sitio.

Cómo evitarlo: los links deben ser conquistados de manera natural, entonces, no hay mejor forma que invertir en la calidad del contenido. Otra práctica recomendada es la del guest posting, que es la divulgación de textos en blogs de otras empresas como invitado.

Doorway Pages y palabras clave no relacionadas

No puedes engañar a Google.

En los intentos por “burlar” al Googlebot, algunos administradores de sitios inician un texto de manera adecuada e insertan elementos de black hat a lo largo del texto (como por ejemplo, repetir una palabra clave no relacionada al texto).

Las Doorway Pages, a su vez, redireccionan al usuario a una nueva página en medio de la lectura o abren pop ups indeseados.

Es claro que eso hace que el usuario se siente furioso, ya que no encuentra lo que busca al ingresar en la página de destino.

Cómo evitarlo: jamás uses el redireccionamiento para llevar al usuario a otra página, interrumpiendo su experiencia. Esto ciertamente reducirá la autoridad de tu página.

Comentarios tipo spam

Sabemos que una web es un terreno donde la interacción cuenta mucho. Pero eso no significa que puedas abusar.

Otra técnica de black hat conocida, son los comentarios en sitios, foros y redes sociales de grandes jugadores o páginas con una buena autoridad de dominio, insertando links del propio sitio.

En teoría, funcionaría como un pequeño “hurto de autoridad”.

Pero la verdad es que, además de que esa práctica es mal vista, muchos sitios ponen la etiqueta de “nofollow” para indicar al Googlebot que no está repasando autoridad para aquel link, como es el caso de Wikipedia, por ejemplo.

Cómo evitarlo: La interacción es muy bien vista por Google, desde que no tengas objetivos antiéticos. Por lo tanto, puedes (y debes) continuar comentando en tus sitios favoritos, desde que no sean identificados como spam.

SEO negativo

Esa es una de las técnicas más apeladas del black hat.

Imagina que un competidor va hasta la Fanpage de tu empresa y hace una mala evaluación de tu producto o servicio, además de redactar algunos comentarios negativos denigrando la imagen corporativa.

Con el SEO negativo es la misma cosa. Sin embargo, generalmente es usado en Google Mi Negocio o en Google+, pues ambos influyen en el posicionamiento de la página.

Cuando es detectada, esa práctica puede tener el efecto inverso y terminar perjudicando la empresa agresora.

Cómo evitarlo: Usa con consciencia a Google Mi Negocio y jamás lo utilices para disminuir a tu competencia. Un mercado justo es uno de los principales objetivos del mecanismo de búsqueda.

Técnicas que no son black hat, pero perjudican el SEO

Existen algunas contradicciones que deben ser evitadas por los webmasters para mantener el buen posicionamiento de la página. Funcionan como una especia de “fair play” del SEO.

Estas no generan, necesariamente, un castigo, pero si tienes problemas para posicionar, estas pueden ser el motivo.

A continuación, conoce algunas de ellas:

  • Contenido pobre
  • Contenido raso
  • Exceso de headings
  • Exceso de páginas de error en el sitio
  • Referencias de sitios en otras lenguas
  • Links de páginas al pie de tu sitio
  • Uso de links escondidos
  • Links externos quebrados
  • Uso excesivo de un mismo texto ancla
  • Alto tiempo de carga de la página
  • Alquiler de links
  • Surgimiento repentino de muchos links apuntando a tu sitio
  • Uso excesivo de metatags
  • Exceso de plugins
  • Sitio fuera del aire
  • Sitio desactualizado
  • Contenido que use black hat
  • Links externos a sitios sospechosos

Y tal vez, el más importante de ellos:

Mi sitio fue penalizado por Google. Ahora, ¿qué puedo hacer?

¿Tu sitio fue penalizado? Calma, no necesitas desesperarte. Aunque las penalizaciones sean severas, existen algunos métodos para intentar recuperar la caída.

La primera cosa que hay que hacer es verificar las directrices para webmasters de Google, que funcionan como una guía de buenas prácticas para posicionar bien en el mecanismo de búsqueda.

Asegúrate de que no estés usando ninguna de las técnicas de black hat. Intenta también reformular tus artículos, recordando siempre de darles el formato de acuerdo con las técnicas recomendadas. Si es posible, revisa también la calidad del contenido.

Una vez más, es importante resaltar el consejos más valioso para cualquiera que trabaje con Searching Engine Optimization: enfócate en el usuario.

Ponte en el lugar de él y simula su comportamiento. ¿Tus artículos son útiles? ¿los links lo conllevan a páginas que pueden suplir sus dudas? ¿la escaneabilidad es propicia?

En fin, la solución

Después de que hayas corregido todas las fallas y posibles aplicaciones ilícitas de tu sitio, debes hacer un pedido de reconsideración en Google, en caso de que haya sido por castigos manuales.

En caso de que tu problema sea por un castigo automático, el secreto es tener paciencia, pues Google tendrá que identificar los cambios para volver a optimizar las páginas.

No entres en pánico. Incluso los grandes sitios sufren penalizaciones en los mecanismos de búsqueda.

Y recuerda: mantente siempre atento a las actualizaciones del algoritmo, pues estas pueden traer novedades que todavía no comprendías.

En este artículo aprendiste sobre las penalizaciones de Google, cómo evitarlas y corregirlas. En fin, todo es cuestión de aplicar las técnicas correctas y proporcionar la mejor experiencia para el usuario.

Entonces, si quieres aplicar las prácticas de SEO en tu estrategia de marketing digital, lee también este material. Ciertamente será muy útil para tu negocio.