cómo crear un portafolio de redactor

Crea tu portafolio como redactor siguiendo nuestros consejos

Germán Milich Escanellas
Llegó el momento, la gran oportunidad, un prospecto te pidió que le envíes por e-mail tu portafolio de textos. El problema es que no tienes uno. De pronto sientes que tu mundo se viene abajo, ¡no puedes perder esta oportunidad!

Has pedido ayuda y todos te dicen lo mismo, te hablan de plataformas en inglés, de redes sociales, etc. Nadie te da un consejo práctico que resuelva tu problema con rapidez y belleza.

Mi pregunta es: ¿por qué demoraste tanto para venir? Sabes que en nuestra plataforma lo importante es tu necesidad y que buscaremos la forma más adecuada de ayudarte. Por eso, hoy te diré cómo crear un portafolio de redactor.

La gran cuestión en este artículo

Lo que abordaré en este artículo es lo siguiente: cuando necesitas elaborar un portafolio, la mayoría de los consejos de los sitios especializados no te ayudan, todo lo contrario, muchas veces aumentan tu angustia.

Tienes poco tiempo, trabajas, tu cuerpo siente el cansancio. Por lo tanto, por respeto a tu necesidad, no te enviaré a una plataforma en la que te perderás navegando y cansarás tus ojos. Te sugeriré algunas acciones prácticas, que podrás realizar en un archivo Word y que te posibilitarán avanzar.

No es enseñarte cómo se optimiza un portafolio; ¡es hacerlo! Para vencer lo difícil, primero hay que vencer lo simple, para dar mil pasos primero tendrás que dar uno.

 

Tiempo de elaboración

El factor tiempo es fundamental para la elaboración, a veces cuando tenemos una fecha muy distante tendemos a procrastinar y sólo cuando estamos muy cerca de la fecha de entrega tenemos tendencia a la pro-actividad.

Por lo tanto, existen dos situaciones iniciales que podemos trabajar, la primera en la que tienes tiempo, la podemos vincular más con la forma. Puedes investigar las plataformas, estudiar las herramientas y trabajar el layout. En esta opción podemos mezclar la optimización con la elaboración del contenido.

La segunda, que es la más común, en la que no tienes tiempo, es donde tienes que pensar en organizar  el contenido. El portafolio parte de la verdad, por lo tanto todas las informaciones relevantes están ahí en tu computador y el desafío es sistematizarlas.

 

Contenido versus Layout.

No es una pelea, es sólo una forma de ejemplificar lo que puede ser un momento específico en que el factor tiempo te obligará a elegir entre uno u otro. Por lo tanto, como no podía ser de otra forma, mi consejo es: primero el contenido.

producción de contenidos

Obviamente que un layout ayuda mucho, pues demuestra tu interés y cuidado en la presentación de tu trabajo, pero no será el layout que dirá si redactas bien o mal. Quienes te presentarán a tu contratante serán los textos que escribiste.

Por lo tanto, una acción práctica y que funciona es: coloca en un archivo Word una lista con todos los links de tus artículos publicados. Esa es la información central que una vez sistematizada podrás usar y divulgar rápidamente.

 

Portada

Ahora que ya listaste la información central, vamos a crear una portada para ese archivo Word. Cualquier presentación comienza con una página inicial donde se pone la identidad del titular del portafolio. No sólo tu nombre, sino también, si es el caso, tu logo y tu especialidad.

Nada más, la portada es lo que se podría decir la primera impresión, por lo tanto no podemos arriesgarnos a crear una confusión de informaciones. Si estamos enviando un portafolio es porque alguien va a evaluarlo, por lo tanto invítalo a leer el interior.

Currículo, el principal prerrequisito.

Imagino que ya tienes un currículo. Y si no lo tienes, no te preocupes porque en breve lo tendrás. Siempre usando Word, nuestro objetivo es simplificar para que no te detengas.

El currículum es un prerrequisito, una herramienta esencial para los que trabajamos con emprendimiento y marketing. Todo comienza con él, cualquier empresa, cualquier oportunidad, cualquier cargo vacante demandará que envíes un currículo.

El portafolio, a su vez, es un currículo ampliado que contiene muestras de tu trabajo. Por lo tanto las informaciones de tu currículo deben estar incluidas en el portafolio:

  • Nombre;
  • Nacionalidad;
  • Ciudad de residencia, estado y país;
  • Número de documento de identidad;
  • Fecha de nacimiento;
  • Dirección;
  • Contactos: teléfono – e-mail;
  • Graduación;
  • Especialidad;
  • Otros conocimientos (idiomas – cursos, etc);
  • Experiencia profesional.

Organizar el contenido

Llegamos a la parte central en la que tienes que organizar el contenido. Esto va a depender mucho de tu trayectoria y de los formatos en los que tengas archivados tus artículos.

Ya tienes la lista, fue lo primero que hicimos, ahora selecciona cuál criterio utilizarás para agrupar los artículos. ¿Será por temática, será cronológico o priorizarás los que fueron más leídos y tuvieron mejores críticas? Busca la forma de destacar lo que representa mejor tu calidad. 

No te preocupes por la extensión, muchas veces pensamos que un portafolio corto y sin diagramar no vale la pena. Te engañas, este paso que estamos dando es donde la mayoría abandona. ¡Si quieres preocuparte por algo, preocúpate por corregir la ortografía!

Índice

El índice se elabora al final pero se coloca después de la portada, es un detalle que funciona muy bien, pues es simple y facilita mucho la navegación por el documento, al mismo tiempo que transmite una sensación de seriedad.

Piensa que la persona que está evaluando tu contratación, puede estar estudiando otros portafolios, por lo tanto, a veces compara informaciones. Facilita la navegación en tu documento, que la información que el analista busca sea fácilmente encontrada.

El pensamiento de un analista es diferente a tu pensamiento, él analiza decenas de portafolios y proyectos, es una maestro del arte de la contratación, no se deja seducir por la forma, agradecerá todo lo que le facilite el análisis y el acceso a la información que le interesa.

 

Por fin Layout

Bien, ya está listo. Si no tienes tiempo, convierte el archivo a PDF y envíalo de esa manera. Lo importante es cumplir. En cambio, si tienes tiempo, dedícate a la forma. Ahora sí tendrán sentido los consejos en los que te enviaban a plataformas específicas y te decían que trabajaras con redes

Hemos pasado la noche trabajando, tú de un lado de la computadora y yo del otro, estamos cansados, pero valió la pena, ¡el portafolio está listo! Verás cómo habrá evolucionado de aquí a unos meses . ¡Mucha suerte con tu prospecto! Espero que consigas ese contrato.

Yo por mi parte, quiero hacerte una propuesta. ¿Te gustaría ser redactor freelancer? ¡Regístrate en el siguiente link y prepárate para el proceso!

ser un freelancer