como escribir la primera frase

Cómo atrapar a tu lector desde la primera frase

José Fermín
La frase de introducción puede provocar más impacto en tu lector de lo que imaginas. ¡Descubre todo aquí!

Toda frase en un texto tiene la tarea fundamental de convencer al lector y preparar el camino para la siguiente oración.

Si la redacción está bien hecha, conforme el lector avanza en el texto la tendencia será dejarse envolver hasta que sea imposible parar. Sin embargo, si la atención de tu lector no fue capturada desde el inicio, las probabilidades de que abandone la lectura son bastante grandes.

Por eso, el primer párrafo de cualquier texto cumple un papel estratégico a la hora de conquistar al lector y convencerlo de que llegue al final del contenido.
Hoy, vas a conocer 7 técnicas que deben ser usadas para despertar la curiosidad e interés en el tema de manera sutil. ¡Iniciemos!

 

1. Piensa bien en la primera frase del primer párrafo

El primer párrafo debe ser creativo y redactado de una forma que atraiga la atención del lector desde la primera frase. Por eso, evita usar expresiones lingüísticas trilladas como:

  • En el día de hoy;
  • Actualmente;
  • En el mundo en el que vivimos;
  • En el contexto actual, etcétera.

Algunas formas interesantes de comenzar son:

  • Con una declaración fuerte que cause alguna emoción en el lector: “No interrumpas el contenido que tu público desea consumir, SÉ el contenido que ellos desean consumir”.
  • Definiendo un concepto: “El Marketing de Contenidos es una estrategia para atraer la atención de tu público a tus servicios por medio de la oferta de contenidos que son de interés para ellos”.
  • Haciendo una pregunta: “¿Sabes lo que es el Marketing de Contenidos?
  • Con una cita: “Según el escritor Simon Sinek ‘las personas no compran por lo que produces, sino por el “porqué’ de lo que produces”

 

2. Logra que se sienta identificado

¿Conoces ese sentimiento que te da cuando pareciera que un contenido fue escrito especialmente para ti?

Probablemente lo fue. Bueno, no exactamente, pero fue escrito para una persona que tiene sueños, miedos y preocupaciones similares a los tuyos. Poniéndolo en términos de Marketing de Contenido: aquél contenido que fue hecho para una persona que te representa.

Conoce a tu lector y escribe la primera frase de tu texto de una forma que se relacione con él de inmediato.

 

3. Despierta su curiosidad

Los seres humanos son naturalmente curiosos. Por eso, una de las formas más eficientes de capturar la atención de los lectores es despertar esa curiosidad intrínseca.
Puedes levantar preguntas o dudas que serán respondidas a lo largo del texto.

En el Marketing de Contenidos, una buena jugada es hacer una pregunta que cause una identificación y esté alineada con los objetivos y problemas de la persona del cliente.
Por ejemplo, “¿sabes cómo el Marketing de Contenido puede ayudar a aumentar la rentabilidad de una empresa?”.

Pero ten cuidado: no hagas preguntas tontas solo por hacerlas o que no corresponden a un dolor real del lector.

 

4. Llama la atención con datos concretos

Presenta datos y estadísticas que comprueben la importancia del asunto tratado. Para transmitir credibilidad, es fundamental citar la fuente de la información.

Un consejo de oro es estudiar bien a tu persona para citar una fuente que ella considere relevante. Por ejemplo, si estás escribiendo para un gerente de una empresa grande, es natural que una investigación de Harvard Business School llame más la atención y transmita mucha más confianza para él que citar algún estudio por algún blogger poco conocido.

Por ejemplo: “De acuerdo con una investigación realizada por Google, 1 de cada 5 aplicaciones instaladas en dispositivos celulares será abandonada por el usuario en poco tiempo”.

 

5. Informa de manera clara los beneficios que la lectura del texto traerá al lector

Existen pocos consensos en nuestra sociedad, pero uno de ellos es que vivimos en una época saturada de información. Eso es especialmente cierto cuando estamos navegando por Internet.

Con tanta oferta de contenido, la verdad es que en el fondo siempre que las personas ven un texto se preguntan: “¿Por qué debería ver esto?”.

Una buena manera de capturar la atención de tu lector y hacer que sea obvio desde la primera frase y a lo largo de la introducción cuál será el beneficio que surgirá por leer el texto. El lector va a continuar leyendo porque le hiciste una promesa, ya sea ayudarlo a superar un desafío que enfrenta todos los días o ofrecer un atajo para mayores objetivos.

Todos tenemos problemas que resolver y objetivos que alcanzar. Preocúpate por conocer los problemas de tus lectores y escribe la primera frase pensando en ellos.

 

6. Haz alusión a una pieza de la cultura pop

Una buena manera de generar empatía con la persona en el primer párrafo es hacer una mención a algún romance, cuento, libro, película, etcétera.

Solo asegúrate que es realmente una obra popularmente conocida y que tiene sentido la referencia para tu lector. Por ejemplo, si tu público son jóvenes millenials, no tiene sentido mencionar una película de la década de los 40, por mucho que consideres que la obra es reconocida como un clásico audiovisual.

 

7. Deja la redacción del primer párrafo para el final

No necesitas ser lineal en la construcción de tu texto. Este consejo, por ejemplo, es el séptimo de este artículo, pero es el primero en ser escrito.

Comienza por las partes que te hacen sentir más seguro y después ve a las otras. Escribe la introducción de tu texto al final, principalmente si no te estás sintiendo muy creativo al momento de comenzar a escribir.

Dejar la redacción del primer párrafo para después representa una ventaja porque, usualmente, es al final del texto cuando tenemos una mejor idea del contenido que será abordado. Esa visión más amplia te permitirá escribir un primer párrafo más asertivo, que resuene con el lector y cree expectativas que serán correspondidas a medida que avanza la lectura.

¡Y listo! Con esos consejos ya vas a estar mejor preparado para escribir un primer párrafo capaz de encantar a tus lectores y convencerlos para que sigan leyendo.
Si se te ocurre algún otro consejo o te ayudó mucho alguno de estos, ¡dinos en los comentarios!