Benchmarking: ¿copiar o aprender?

Benchmarking: ¿copiar o aprender?

Paula Obeso
“Hay alguien tan inteligente que aprende de la experiencia de los demás.”Voltaire

 

benchmarking

Fuente:www.huffingtonpost.com

Alguien me explicó hace mucho tiempo que el benchmarking era como estar en el colegio en medio de un examen muy difícil, y echar un ojo a las respuestas del compañero de al lado para verificar las tuyas. Esa imagen me acompaña hasta hoy, pero con el tiempo me di cuenta de que no era la más adecuada, ya que sugería que el benchmarking era copiar a la competencia.

Y es que el problema de copiar (además de un tema ético), es que probablemente el examen de tu compañero sea distinto al tuyo, por lo que pueden no aplicar las mismas respuestas. Lo que sí puedes hacer es aprender de él e implementar sus técnicas de estudio para que te vaya mejor. Pues bien, ¡de eso se trata realmente el benchmarking!

¿Qué es benchmarking?

En inglés, benchmark significa “punto de referencia”, y benchmarking significa “evaluación comparativa”. Es decir, que el benchmarking consiste en evaluar y analizar los procesos, productos, servicios y/o demás aspectos de otras compañías o áreas para compararlos y tomarlos como punto de referencia para tus futuras estrategias. La intención es aprender de la experiencia de los demás para mejorar tu propio desempeño. Contrario a copiar, esto te permitirá diferenciarte de los demás de una manera efectiva.

El benchmarking es un proceso continuo que ayuda a las empresas a mantenerse a la vanguardia e innovar en un mundo de constante cambio. Por eso exige aprendizaje constante y adaptabilidad.

¿Qué tipos de benchmarking existen?

Benchmarking interno

Si pensabas que el benchmarking se aplicaba únicamente a la competencia, piensa otra vez.

El benchmarking interno consiste en evaluar y analizar una o más áreas de una misma empresa. Esto permite compararlas y determinar en qué aspectos necesitan fortalecerse y qué pueden aprender unas de otras.

Por ejemplo, si hay un departamento que tiene un mejor desempeño que los demás en algún aspecto, el benchmarking es la manera de averiguar qué están haciendo bien para que esas acciones se adapten a los demás departamentos.

Benchmarking de competencia

Sin embargo, si no llevamos nuestra mirada fuera de nuestra organización, podemos llegar a tener una visión muy miope de las innovaciones y otras cosas interesantes que pasan en nuestra industria.

El benchmarking de competencia estudia otras compañías de un mismo sector con el fin de analizar sus prácticas. Esto ayuda a identificar tus puntos débiles en cuanto a servicio, procesos y estrategias se refiere, y así tomar acciones para ser más competitivo.

Por ejemplo, si tienes un restaurante de comidas rapidas a domicilio pero recibes constantes quejas por la demora en las entregas, debes estudiar otros negocios similares al tuyo, analizar cómo gestionan su servicio y determinar si tienen prácticas que puedas aplicar (o incluso, perfeccionar) en tu negocio.

Benchmarking funcional

Pero si lo que quieres es innovar, la inspiración puede venir del lugar menos esperado.

El benchmarking funcional o estratégico toma como referencia las estrategias o procesos específicos de empresas de otros sectores que no son necesariamente competidores. Continuando con el ejemplo de la comida rápida, en ese caso podrías analizar compañías de mensajería o de ventas por internet.

Este tipo de benchmarking ayuda a replantear los paradigmas propios de una industria, ya que implica ver más allá de tu sector.

¿Cómo hacer un estudio de benchmarking?

  1. Define qué aspectos quieres mejorar de tu área o compañía. ¿Son las entregas a domicilio? ¿la calidad de los materiales?¿la motivación de los empleados?
  2. Determina qué tipo de benchmarking vas a implementar. ¿Quieres analizar un área específica de tu empresa? ¿tus competidores más directos? ¿o prefieres analizar compañías de otros sectores? Puedes desarrollar uno, dos o los tres tipos de benchmarking, dependiendo de tu necesidad.
  3. Identifica los sujetos de estudio y qué datos específicos quieres conocer de ellos. Si vas a estudiar otras empresas, se recomienda incluir un aproximado de cinco sujetos.
  4. Asigna un equipo de trabajo y determina con ellos cómo van a realizar el estudio. ¿Qué técnicas van a implementar para recopilar la información? ¿Qué recursos necesitan? ¿Cuánto tiempo tomará el estudio?
  5. Analiza la información recogida y compárala. Identifica los puntos fuertes de los sujetos de estudio y las raíces de estos. Con base en ello, analiza qué puedes adaptar e implementar en tu propia empresa. Recuerda que cada caso es distinto, por lo que no todo lo que hacen los demás aplica a tu área o empresa.
  6. Define tue estrategias de mejoramiento y cómo vas a medirlas en el tiempo.
  7. Implementa las estrategias, mídelas y realiza los ajustes que consideres necesarios. Recuerda que este es un proceso de mejoramiento continuo, así que deberás estar evaluando constantemente.

Herramientas para realizar benchmarking digital

El benchmarking tiene múltiples aplicaciones, también, en el entorno digital. Así, existen herramientas que te permiten comparar tu posicionamiento con el de páginas similares, además de otra información relevante sobre tráfico, búsquedas, duración de las visitas, etc.

Aquí te presento tres de las más útiles:

Google Trends

Una herramienta gratuita de Google que te muestra las tendencias de búsqueda y te permite comparar la popularidad de varias palabras clave. Es fácil de usar, está en español y los resultados aparecen de una forma muy visual.

Conoce más sobre Google Trends aquí.

Semrush

Una de las herramientas más completas, ya que te permite analizar datos de tu sitio y de cualquier otro que te interese. Brinda información minuciosa sobre palabras clave, ubicación geográfica, competidores orgánicos, entre muchos otros datos que seguro encontrarás interesantes. Está disponible en español y puedes acceder a algunas funciones gratuitas.

Si quieres aprender a usar Semrush como un maestro, no dejes de leer este artículo: Tutorial completo sobre Semrush.

Similarweb

Esta sencilla herramienta te permite analizar tu competencia, descubrir nuevas oportunidades, identificar tendencias, encontrar nuevas audiencias, entre otros. Tiene versión gratuita, pero solo está disponible en inglés.

Conclusión

Incorporar el benchmarking en tu empresa es importante para mantener una cultura innovadora y de mejora continua. ¡Así que no temas aprender de los demás! Una mentalidad flexible y abierta al cambio es la clave para mantenerte vigente y relevante para tus clientes.