revisión literaria vs web

Revisión literaria vs. Revisión para Internet: semejanzas y diferencias que necesitas conocer

José Fermín
¿Ya has escuchado hablar sobre la revisión literaria? No, no es la revisión a la que estamos acostumbrados, que corrige la ortografía, la gramática y la estructura del texto. La revisión literaria está enfocada en las referencias utilizadas por el autor de un texto.

Comúnmente asociada con los artículos académicos o la literatura propiamente dicha, esa categoría no es de las más conocidas entre los redactores, lo cual no quita que sea una de las más importantes para los productores de contenido. Al final, ella será la que garantizará una pauta bien estructurada y un texto consistente.

En este post, profundizaremos más en la revisión literaria, sus beneficios para la redacción y sus semejanzas con el copydesk. ¡Acompáñanos y compártenos todas tus dudas!

¿Para qué sirve la revisión literaria?

En pocas palabras, para darte credibilidad. Así como la revisión del texto evita que los errores estructurales afecten a los lectores, la revisión literaria evita que seas incoherente.

Parte de la rutina del redactor es escribir sobre asuntos variados, con los cuáles no siempre tiene mucho contacto. En ese caso, buscar referencias es el proceso más importante en la elaboración del artículo.

Por otro lado, incluso cuando trabaja con un tema que le es familiar, es bueno que el redactor haga una rápida investigación para confirmar algunos detalles o profundizar en otros.

En su aplicación más formal, la revisión literaria sirve para revisar autores, libros y fuentes, en general, que apoyan la argumentación del texto. En la redacción web la cosa no cambia, pues también es necesario revisar que la información ofrecida al lector sea válida y que los argumentos están bien fundamentados.

Además de eso, la revisión literaria se guía por elementos comunes en la redacción web, los cuales explicaremos al detalle más adelante. En resumen, ella sirve para que te asegures que el texto tiene una base sólida.

¿Cuáles son las semejanzas entre revisión literaria y revisión web?

El copydesk es otra categoría de revisión, que busca adecuar textos a la pauta y la estructura propia de una editorial específica. Eso quiere decir que el copydesk, o la revisión web, es la responsable de verificar si el artículo sigue las reglas del Marketing de Contenidos y el objetivo de la pauta del cliente.

Nativo del periodismo, ese proceso es un bocado más amplio que la revisión textual. El copydesk puede hacer que buena parte del texto sea reescrita – si es necesario –, que más contenido sea adicionado y que la estructura sufra alteraciones para optimizar el SEO.

Entre sus diversas funciones, tenemos un equivalente muy próximo a la revisión literaria, que es verificar si los sitios o páginas vinculados por el redactor sustenten su artículo, así como la calidad del link building del texto.

A continuación, descubre cómo funciona y cómo aplicarlo a la hora de montar tus artículos.

¿Cómo usar la revisión literaria en artículos para Internet?

La revisión literaria está dividida en cuatro etapas:

  1. Elaboración de palabras clave;
  2. Consulta de fuentes secundarias;
  3. Revisión de fuentes primarias;
  4. Verificación de calidad de las fuentes.

En la redacción web, utilizamos las mismas referencias, ya que están adaptadas a nuestro trabajo diario. Ve abajo cómo suceden:

1. Elaboración de palabras clave

También llamadas “elementos descriptores”, las palabras clave sirven para identificar todos los asuntos que el texto maneja. Son especialmente importante en el Marketing de Contenido, pues a través de ellas es que los lectores filtran sus resultados en mecanismos de búsqueda y el redactor tiene una noción de lo que debe ser abordado en el artículo.

O sea, las palabras clave son esenciales tanto para el enfoque de quién está escribiendo como para el SEP, y deben ser el primer paso en la estructuración de un buen texto, literario o no.

2. Consulta de fuentes secundarias

Las fuentes secundarias son aquellas que se encuentran en una búsqueda superficial, y generalmente sirven como guías hacia las fuentes primarias en el cuerpo del texto o al final del mismo.

Si vas a investigar sobre reglas gramaticales, por ejemplo, encontrarás una serie de sitios con información sobre el tema, incluyendo la bibliografía de dónde sacaron esa información. Así, los sitios son las fuentes secundarias, mientras que los libros son las fuentes primarias.

3. Revisión de fuentes primarias

Basarse solo en las fuentes secundarias no está completamente equivocado, pero es importante tener en mente que las fuentes secundarias pasan por un filtro de interpretación del autor. Eso quiere decir que estás interpretando la interpretación de terceros, lo que a veces funciona, pero muchas veces también limita el entendimiento del asunto en cuestión.

Siempre que sea posible, revisa las fuentes primarias o fuentes secundarias que profundicen un poco más sobre el tema. De esa forma, tendrás una mayor comprensión del tema y podrás trabajar más libremente con la información.

4. Verificación de la calidad de las fuentes

Esta etapa se hace en paralelo con las dos anteriores. Para que tengas certeza de que tienes fuentes confiables en tus manos, necesitas ser crítico al leer las referencias.

En el caso de que sea una página, se vale tener en consideración como llegaste hasta ahí, si se actualiza constantemente, si los textos están bien escritos, si es referido por profesionales del área en cuestión y, cuando se trata de una fuente secundaria, si cita las fuentes primarias.

Además, ¡ese proceso también sirve para revisar si el artículo cita una buena fuente para la persona a la que se le está hablando!

Ningún artículo nace listo, y todo buen redactor sabe eso. Paciencia, ojo crítico y revisar todo, es parte del proceso, y deben recibir tanta atención como la producción del texto en sí.

Ya sea a la hora de escribir o hacer de copydesk, es fundamental checar la relevancia de la referencias, si el contenido corresponde a las palabras clave y si, en esas condiciones, está listo para superar la prueba de una revisión literaria.

Si tienes alguna duda sobre la revisión literaria, ¡compártela en los comentarios! ¡Con gusto te la responderemos!