saas, paas, iaas

SaaS, PaaS, IaaS ¿conoces qué son y sus diferencias?

Tatiana Grapsas
¿Tienes una empresa y estás pensando en invertir en nuevos recursos tecnológicos? ¡Bien! Eso significa que tu organización está creciendo lo suficientemente bien como para necesitar una estructura de TI más robusta.

Por eso, me alegro de que hayas llegado a este artículo, porque aquí te hablaré justamente de una excelente solución para tu actual necesidad: la computación en nube y sus modelos de servicios SaaS, PaaS, IaaS.

Descubre aquí todo sobre los recursos computacionales online y los beneficios que ofrecen a tu negocio. ¡Ven conmigo!

 

Conociendo la computación en la nube

Para entender los conceptos de SaaS, PaaS, IaaS, hay que tener claro, primeramente, qué es el cloud computing o la computación en la nube, como la llamamos en español.

Básicamente, la computación en la nube se refiere a la utilización de recursos computacionales como memoria, capacidad de almacenamiento de datos e información, capacidad de procesamiento, etc., basados en servidores compartidos e interconectados a través de Internet. La nube se caracteriza por no exigir el acceso desde un ordenador personal o servidor local. Es posible acceder a sus recursos remotamente, a través de cualquier ordenador, tablet o celular, sólo basta con tener conexión a Internet.

El cloud computing parte del principio de que la computación y todos sus recursos no son un producto, sino un servicio. Estos servicios no necesitan comprarse u obtenerse necesariamente de forma física, pues pueden ofrecerse on demand, con base en la necesidad del cliente y de modo online.

De ahí surgieron los modelos SaaS, PaaS, IaaS: soluciones digitales para atender a los consumidores de TI, sin burocracia, con agilidad y de manera totalmente transparente.

SaaS, PaaS, IaaS: entendiendo sus diferencias

Tu empresa no necesita comprar una licencia, una plataforma de desarrollo o invertir en una infraestructura de TI completamente física. Esto es precisamente lo que los modelos SaaS, PaaS e IaaS proponen. 

A continuación, conocerás las especificaciones de cada tipo de servicio.

SaaS

El SaaS, del inglés Software as a Service, es un modelo que permite la adquisición y/o utilización de softwares sin que hayan compras de licencias. Es decir, adquieres un software, pero sólo pagas por aquello que utilizas en determinado período o situación puntual. Para que lo entiendas mejor, te daré un ejemplo:

Seguramente conoces Skype, ¿verdad? Skype es un software de comunicación que ofrece al usuario distintas funcionalidades, como el simple intercambio de mensajes o hasta videoconferencias en grupo. Para utilizarlo, no pagas ningún tipo de licencia, sin embargo, eres cobrado de acuerdo con los servicios que utilizas. Por ejemplo, si haces una videoconferencia, contratas y pagas sólo ese recurso, aunque también te permite contratar y combinar diferentes servicios adaptables a tus necesidades.

Algunos SaaS permiten el acceso libre, sin la necesidad de ningún tipo de pago, pero te proporcionan recursos limitados. Es el caso de OneDrive, el servicio de alojamiento de Microsoft. Su acceso gratuito permite el almacenamiento de 5 GB, y si necesitas más espacio, puedes adquirir sus planes de 50 GB, 1 TB o 5 TB, pagando mensualmente un valor específico.

La mayoría de las aplicaciones SaaS se ejecutan directamente desde el navegador web y no requieren ningún tipo de descarga o instalación por parte del cliente.

PaaS

PaaS, del inglés Platform as a Service. Se asimila bastante al SaaS, la diferencia está en el hecho de que el primero se trata de un software y el segundo de un ambiente, o como lo dice su nombre, de una plataforma, que sirve para crear, hospedar y gestionar un software. Es decir, en este modelo contratas un ambiente en la nube, en el que puedes desarrollar tus propios softwares y aplicaciones, acorde a tus necesidades.

El PaaS es una solución flexible para aquellos que necesitan un software, pero por limitaciones de los demás modelos, no encuentran un servicio que atienda sus expectativas. Con el PaaS, es posible satisfacer necesidades específicas de la empresa, a través de la estructuración de una solución personalizada. De ese modo, las empresas no necesitan adquirir softwares, hardwares, licencias o sufrir con costes de manutención.

Para entender bien este modelo te recomiendo investigar sobre Microsoft Azure. Inclusive, Azure es muy flexible y te permite utilizar, además del PaaS, también los modelos SaaS y IaaS.

IaaS

El IaaS, Infrastructure as a Service, es un modelo que ofrece exactamente una infraestructura como servicio. En otras palabras, da la posibilidad de contratar dispositivos virtuales de infraestructura en lugar de comprarlos, como se hace tradicionalmente. El IaaS dispone de hardwares que corresponden a la memoria, almacenamiento, procesamiento, etc. En su modelo de servicio, es posible contratar, por ejemplo, servidores, enrutadores, racks, entre otros.

Toda empresa necesita un proveedor para guardar la información de sus clientes, las contraseñas y demás contenidos. Para citar un ejemplo, hablemos de Facebook.

Cuando entras con tu email y contraseña, la red te dirige hacia todas tus fotos, publicaciones, mensajes y demás informaciones. Todo eso está guardado en algún lugar, y ese lugar es la nube, mediante un IaaS. Antes, este tipo de información se guardaba a través de un hardware, con ordenadores, todo hecho de forma física, pero ahora ya no.

En este modelo, también se aplica el pago de acuerdo con el uso. El cobro se hace teniendo en cuenta algunos factores, como el número de servidores virtuales, la cantidad de datos traficados o almacenados, etc. Todo depende de cómo y con quién (proveedor IaaS) trabajas.

Conclusión

Lo que tienen en común el SaaS, PaaS, IaaS es el tipo de servicio que ofrecen. Todos son servicios online, que funcionan a través de la nube y trabajan con base en el pago por uso. Esta es su mayor ventaja, una vez que sólo pagas por el servicio que realmente necesitas y utilizas. 

La manutención y la asistencia técnica quedan a cargo del proveedor, lo que vuelve este tipo de servicio la mejor opción para las empresas que quieren reducir sus costos, mejorar la comunicación y aumentar su productividad.

Guía para rutinas de marketing

Como pudiste ver, cada modelo tiene sus propios beneficios, variaciones y especificaciones. Y ahora que entendiste bien las diferencias entre SaaS, PaaS, IaaS, estoy segura de que sabes bien cómo elegir el mejor modelo para tu organización.

Espero que el artículo te haya brindado la información que buscabas. Si quieres recibir más contenidos como este en tu email, ¡suscríbete a nuestra newsletter!