textos argumentativosEl texto argumentativo es uno de los tipos más abordados en la escuela, eso porque despierta la capacidad de expresar ideas, opiniones y la posición sobre determinado tema.

">

Textos argumentativos: características esenciales para una redacción perfecta

Redactor Rock Content
Los textos argumentativos son aquellos que presentan recursos, justificaciones y alegaciones con el objetivo principal de persuadir el lector sobre un determinado punto de vista

El texto argumentativo es uno de los tipos más abordados en la escuela, eso porque despierta la capacidad de expresar ideas, opiniones y la posición sobre determinado tema.

Este tipo de texto inncluye diferentes géneros como disertación, artículos de opinión, carta argumentativa, editorial, entre otros. 

El texto de caráter argumentativo busca convencer al lector sobre determinado asunto, por eso, es indispensable tener fundamentos y tener una base, o sea, un punto de vista central sobre un determinado asunto. Solamente así será posible convencer al interlocutor sobre tu visión. En los géneros argumentativos escritos, sobre todo, conviene que el punto de vista sea presentado de forma clara, luego al inicio del texto. De esta manera, a través de una argumentación objetiva y con diversidad lexical sostenida o defendida, se puede convencer al lector de lo que el emisor está defendiendo.  

 

La estructura general de un texto argumentativo consiste en introducción, desarrollo y conclusión. ¡Ojo que acá el orden debe ser respetado! Cada una de esas partes posee una función diferente dentro de la composición textual.  

  • En la introducción presentamos el asunto que será tratado a lo largo del texto así como la posición que será desarrollada a respecto del asunto. 
  • El desarrollo es el argumento y puede ser considerado como el corazón del texto, por eso, normalmente, cuenta con más de un párrafo. De una forma general, cada argumento en defensa del asunto debe corresponder a un párrafo. 
  • La conclusión es la parte final del texto. Es el momento donde será retoma la tesis central, ahora teniendo como base a con argumentos desarrollados durante el texto. 

Conociendo la estructura queda más fácil entender por qué un texto argumentativo precisa tener ciertas características.  

Cuando un texto argumentativo es construido a partir de una disertación objetiva, el autor no se identifica al lector, presentado así, argumentos de manera impersonal. Esto confiere al texto la sensación de imparcialidad, aún cuando la opinión del autor está siendo expresada. Sin dudas, es el tipo de texto argumentativo que más se ve en la web, pero, hay aún una visión subjetiva. En el caso de esa disertación, se usa la primera persona del singular, de manera que, queda bastante evidente que la opinión es del autor del texto. Es importante considerar que, al elegir una de las formas de construir el texto argumentativo, es fundamental seguirla hasta el final.  

¿Te has gustado lo que has leído?  Entonces acompáñanos ahora en nuestro ‘post’ y recuerda tus técnicas de estudiante para escribir con la excelencia de un profesional.

Vamos por las partes: Introducción, Estructura o Desarrollo y Conclusión.

​Introducción

Diferente a la experiencia del estudiante, que con certeza leerá hasta el fin, este es un momento crucial para el productor de contenidos web: ya que es cuando el lector decide si sigue leyendo el texto o no. Y sin una introducción, como mínimo atractiva, el lector no seguirá hasta el final.

Algunas sugerencias que te daremos pueden ayudarte a moldear el principio del texto de una manera más atractiva. Existe una característica infalible de los buenos textos argumentativos que puede ser aplicada a todos tus publicaciones de blog. ¿Todos? Sí, todos. Y ¿cuál es?  ¡Sé claro y objetivo!

Trayendo claridad y objetividad al texto

Dar claridad y objetividad al texto demuestra conocimiento, seguridad y autoridad sobre el tema. Por lo tanto, en ese primer momento, es importante usar menciones o citas impactantes, preguntas retóricas o datos y ejemplos que refuercen lo que deseas hablar. Así, puedes percibir que coinciden elementos con el texto argumentativo, ¿verdad?

En el marketing de contenidos hay algunas especificidades: contar historias y hacer preguntas que la persona se haría a sí misma, son buenos caminos para atraer a tu lector desde el princípio de tu texto. Se sugiere que siempre comprendas bien a la persona con la que tu texto va hablar. Ahora, a continuación, presentaremos algunos ejemplos de introducción.

Narración

Johana tiene 18 años y tiene ganas de cursar periodismo en la universidad. Hoy, su vida en la preparatoria, le pide elecciones y ella ya lo sabe: tendrá que estudiar, como mínimo ocho horas todos los días para lograr su sueño. Como Johana, hay millones de jóvenes que ocupan la mayor parte de sus días sobre los libros estudiando. ¿Será que el modelo vigente de enseñanza está funcionando bien en el país?

Ese es un ejemplo de introducción  de un texto argumentativo que presenta la história de un personaje para reforzar la opinión del escritor, en este caso, sobre el modelo tradicional de educación.

Claramente, es posible percibir que hará cuestiones sobre el actual sistema educativo. Eso es positivo porque el lector puede notar que el autor va directo a su punto.

Definición

Otra posibilidad para atribuir valor desde el inicio de tu texto es conceptuando el tema sobre el cual vas a escribir. Por ejemplo, en este post, un buen consejo sería empezar así:

Los textos argumentativos son aquellos que presentan recursos, justificaciones y alegaciones con el objetivo principal de persuadir al lector sobre un determinado punto de vista. Pero, ¿es posible utilizar elementos de ese tipo textual también para escribir blog posts?, ¿es posible recordar esos elementos para construir una buena disertación?

Mención

“La imaginación es más importante que la ciencia, porque la ciencia es limitada, por otro lado, la imaginación alcanza todo el mundo.”

La frase del científico Albert Einsten puede ser una invitación a la reflexión sobre el número de horas que los jóvenes tienen que estudiar en las asignaturas para lograr su ingreso en la educación superior. ¿Es posible decir que el sistema de educación está formando personas?

Traer la idea de otras personas a tu texto puede dar más credibilidad a tu punto de vista. Ese elemento puede convertirse en un valioso punto de conexión con el lector, una vez la cita despierta la atención sobre el tema.

Estructura 

Los textos argumentativos deben presentar 3 elementos:

  1. La tesis, o sea, la opinión que será defendida;

  2. Los argumentos, que sujetan esa opinión;

  3. La conclusión, que condensa y refuerza lo que fue presentado.

 

Quizás estarás pensando que has visto esa división con los nombres de: introducción, nudo y desenlace.

Pero, en el caso de los textos argumentativos, existen muchas estructuras que son posibles.

Empezando por la tesis

Esa es la estructura tradicional. Este texto inicia con la presentación de la tesis en la introducción, que se defiende a través de los argumentos desarrollados en los párrafos siguientes y, finalmente, retomada en la conclusión.

Empezar por la tesis es una buena manera de construir una introducción sucinta y honesta, que dice para el lector cual es el objetivo del texto.

Empezando por los argumentos

En ese caso, los argumentos son presentados primero y su desarrollo lógico lleva a la tesis. La idea es conducir el raciocinio del lector, de manera que él coincida con la conclusión del texto a la medida que lo lee.

Esa es una buena estructura para despertar la curiosidad o para presentar opiniones opuestas, que pueden hacer que el lector se cierre a la argumentación si no es compartida desde el inicio.

Un buen ejemplo de formato de texto para la web que suele ser construido siguiendo esa estructura, son aquellos que explican al lector el porqué investir en un CRM (o cualquier otro producto), por ejemplo, que puede ser benéfico para la empresa.

Estratégias argumentativas

Antes de comenzar específicamente con las estrategias que pueden mejorar tus textos argumentativos, una pregunta: ¿conoces la diferencia entre estratégia y argumento?

Explicando sucintamente, un argumento es toda la información que utilizas para defender tu punto de vista. Y las estrategias son las maneras en que expones, articulas y presentas esa información.

En eso nos acercamos mucho a los campos de la retórica y de la lógica, áreas de estudio de la Filosofía. 

Pero, no hace falta coger tu libro de la escuela, porque vamos explicarte sobre algunas estrategias argumentativas que podrás utilizar en tus textos.

Analogía

La analogía es una figura del lenguaje que consiste en establecer paralelos y semejanzas entre situaciones, inicialmente distintas.

Con esto, es posible acercar la situación en cuestión a las experiencias vividas por tu lector (en marketing de contenidos, por tu persona), simplificando el entendimiento de algo fuera de su realidad.

Cuando es bien aplicada, esta estrategia permite aumentar el apelo emocional del texto. No obstante, para ello, es necesario garantizar que no sea muy simple.

ebook sobre personas

Apelo emocional

Esta estrategia está relacionada al pathos, palabra que, para los griegos, significaba la pasión y el sentimiento. La idea es provocar la emoción en tu lector, con la finalidad de conquistar el lado emocional de cualquier opinión, por más racional que parezca.

Para escribir un texto con mucho apelo emocional, es importante conocer las dolencias de tu persona y elegir argumentos próximos a su realidad.

A pesar del nombre “apelo emocional”, lo ideal es no exagerar. 

Prolepsis

Este es el nombre sofisticado de la estrategia de anticiparte los argumentos de tu interlocutor.

Esta estrategia es facilmente observada en debates políticos, en que un candidato, conociendo los temas de su adversario, deconstruye sus argumentos antes que pueda presentarlos, exigiéndole más esfuerzo para argumentar.

La prolepsis puede ser utilizada, por ejemplo, para estructurar un texto sobre la importancia de mantenerse  fisicamente activo. Puedes empezar tu producción apuntando a las principales objeciones de las actividades físicas y deconstruir cada una de ellas en un intertítulo.

7 Tipos de argumento

Ahora que conociste algunas estrategias que pueden ayudarte en tu texto, veremos algunos tipos de argumento que puedes utilizar para sostener tu tesis:

Argumento de autoridad

Ese argumento presenta la credibilidad de tu fuente, como un instituto de investigación, un investigador o un testigo.

La fuerza de ese argumento viene justo de la fuente, por ello es fundamental incluir links para las investigaciones mencionadas o decir el nombre de la institución donde la información fue colectada. Decir “las investigaciones apuntan” es lo mismo a no decir nada, porque, cuando haces esto, estás omitiendo la credibilidad del argumento.

Es necesario decir también que, cuando estás escribiendo como un ghost writer, tu propia autoridad no significa nada, porque tu nombre no está relacionada al texto.

No importa si eres phD en el tema sobre el cual estás escribiendo: te será necesario sostener tus argumentos con fuentes confiables.

Argumento de ilustración

Aquí se trata de utilizar ejemplos para confirmar que los puntos expuesto son, de hecho, reales. Es importante mencionar que los ejemplos no necesitan ser solo positivos: si la idea es comprobar, por ejemplo, la necesidad de poner una placa de identificación en tu perrito, puedes mencionar no solo casos en los cuales la presencia de la placa tuvo un final feliz, sino también, situaciones en que, por no tener la identificación, el animal no fue encontrado.

Argumento por Causa y Consecuencia 

Para comprobar una tesis, puedes buscar las relaciones de causa (motivos, razones) y de consecuencias (efectos, resultados). 

Argumento de Pruebas Concretas o Princípio 

Al utilizar argumentos sostenidos en pruebas concretas, buscamos evidenciar la tesis por medio de informaciones concretas, pertenecientes a la realidad. Pueden ser usados datos estadísticos o falsos o hechos importantes de domínio público. 

Argumento por Analogia 

Es el argumento que parte de la hipótesis que se debe tratar algo de manera igual, situaciones iguales. Las citaciones de jurisprudencia son ejemplos más claros de argumentos por analogía, que es bastante útil porque el juez será, de algun modo, influenciado para decidir de acuerdo con lo resuelto en situaciones anteriores similares. 

Argumento de Sentido Común 

Es el argumento que contiene una afirmación que presenta consenso general, incontestable. Son más usados cuando se quiere defender un punto de vista, una opinión, un argumento que es masificado. Así, nadie puede decir nada contra, pues es reconocido mundialmente. 

Argumento de Fuga 

Este argumento tiene como base la intención de querer escaparse de una discusión central, donde sus argumentos no serán válidos (por lo menos, no mantendrán ese carácter). En términos generales, se utiliza la subjetividad. 

A parte de estos de argumentos, existen varios otros tipos como por raciocinio lógico y citación. Ahora que ya conoces los tipos de argumentos de esta clase textual, fíjate en algunos ejemplos.

Argumento por lógica

Problabemente, has visto aquellos ejercícios simples de lógica, compuestos de 3 sentencias, como “Todo hombre es mortal. Sócrates es hombre. Luego, Sócrates es mortal”. Esa es la estructura básica de cualquier argumento lógico.

Pero no te hace falta dividir todo tu texto en premisas y conclusiones e intentar comprender el raciocinio lógico entre ellas. Argumentar por lógica es más simple que eso – relaciones de causa, consecuencia y de condición, son ejemplos de argumentos lógicos.

Trampas logicas: ¡como evitarlas!

Las trampas lógicas son  intentos de convencer al lector mediante informaciones que no siguen una lógica coherente. En la practica, por ejemplo, significa utilizar argumentos desconectados para crear un apelo emocional exagerado o deshacer el argumento de una persona para un contraataque más impactante.

Es decir, en realidad, esa es una manera de debilitar tu argumento. Entonces, lo ideal es evitar algunos caminos que nos inducen al uso de esas trampas. Utilizando el ejemplo mencionado anteriormente, sería algo en ese sentido: “Todo hombre es mortal. Sócrates es hombre. Joana no es hombre. Luego, Joana es imortal”. ¿Perdón?

Por lo tanto, no seas ese redactor que utiliza ese tipo de argumento por lógica utilizando una secuencia non-sense para sostener un punto de vista.

Identifique las trampas lógicas en tu texto, ¡y sácalas!

4 ejemplos de textos argumentativos 

En esta ocasión, vamos a mostrar cuatro ejemplos de argumentos: 

  • “El tabaco es el problema más grave de salud pública en el país. Así como no admitimos que los comerciantes de marihuana, pasta base o heroína hagan campañas publicitarias para nuestros hijos en la televisión, todas las formas de publicidad de cigarrillos deberían ser prohibidas definitivamente. Para los desobedientes, cárcel”. 

(VARELLA, Dráuzio. In: Folha de São Paulo, 20 de mayo 2000) 

  • “Considerando la afirmación de Bertrand Russel, lo que más seduce al hombre no es tener bienes materiales, sino el prestigio que esos bienes le proporcionan.” 
  • “La casualidad puede originar grandes descubrimientos. Alexander Flemming, por ejemplo, cultivaba bacterias. Un dia, al acaso, verificó que los hongos que surgen en el frasco mataban a las bacterias presentes en el recipiente. Del estudio hecho con esos hongos, surgió la penicilina”. 
  • “Al admitirse que la vida humana es el bien más preciso del hombre, no se puede aceptar la pena de muerte, una vez que existe siempre la posibilidad de error jurídico que, en este caso, sería definitivo.” 

Conclusión

Esta etapa del texto es ideal para recuperar tu punto de vista, reforzarlo y, si posible, acercarlo de la realidad. En el caso del marketing de contenidos, un buen camino es sugerir a la persona cómo aquel blog post le puede ser útil en su vida.

En general, ese es el momento en que el autor del texto dice al lector: me importas y deseo que aprenda; quiero ofrecerte aún más contenido.

Otro atributo importante de una buena conclusión es incluir el llamado a la acción, en inglés: call to action. Este debe indicar el siguiente paso que deseas que el lector haga a partir de tu texto, como compartir el contenido en las redes sociales, dejar un comentário o descargar e-book.

Para los casos del texto argumentativo, ese es el momento que tienes para finalizar la charla, presentando una solución y/o sugerencia para el problema en cuestión. Pero recuerda, que sea de manera  sucinta y directa. ¡Sin lío!

Bueno, hablando enserio, ¿te imaginabas que hubiera tantas cosas detrás de la redacción cuando escribías preparándote para tus exámenes?

Es todo por ahora. Ya sabes como hacer tus textos argumentativos y producciones para web coherentes y bien escritas. No olvides compartir el artículo en las redes sociales, ¡así ayudarás a más personas a crear buenos textos!